Irene Visedo: "El mindfullness aleja mis miedos"

La clave para ser feliz.

¿Qué es el mindfulness? Si estás haciendo el amor, estar plenamente entregada a ello; si cocinas, estar dedicando toda tu energía a preparar esa comida y si hablas con una amiga, implicarte de lleno en esa conversación. Significa atención plena: estar en lo que estás. Poner los cinco sentidos en el momento presente, en el aquí y el ahora.
 Y esto ¿cómo se traduce en tu vida?
 Los actores nos tenemos que enfrentar continuamente a la incertidumbre. El éxito va y viene y la meditación me ha ayudado en esos momentos en que no hay tanto trabajo: los aprovecho para ocuparme de mí. Fortalezco mi espacio interior y todo ello me aporta un mayor bienestar personal y más autoestima. He aprendido a no creerme que estoy arriba o abajo, sino que estoy donde elijo estar. Y hay más: cuando he llegado a la cumbre, me he dado cuenta de que no por ello era rotundamente feliz: la felicidad es un estado mental que creas solo dentro de ti.
 ¿Meditar te ayuda a encontrar esa llave de la felicidad que todos llevamos en nuestro interior?
 Hablar con uno mismo [de eso se trata la meditación], autochequear qué va bien y qué mal, revisar a través del silencio tus sensaciones... son herramientas muy útiles para conseguir que tu vida sea coherente. Muchas culturas hablan de ‘verticalidad’, es decir, que lo que uno piense, sienta y haga sea igual. O lo que es lo mismo, que tu mente, tu corazón y tu cuerpo, pero también tus pensamientos, tus sentimientos y tus actos vayan hacia un mismo lugar. Si consigues dar con ese equilibrio, estarás muy cerca de la felicidad.
 Dicho así no parece tan complicado. Sin embargo, no es tan fácil llevarlo a la práctica. ¿Por qué?
 Lamentablemente, hay mucha gente que vive de una forma que no desea. El quid de la cuestión es no depositar mi vida en el afuera, sino responsabilizarme de mi propia creación. La meditación te entrena para ir hacia dentro y conectar con tu corazón y tus ‘tripas’, que son los que dictan tu verdad. Cuando conoces tus verdades, hay que ser muy valiente para seguirlas.
A veces la vida no nos lo pone fácil.
Desde que estoy más conectada con mi interior tengo más claro que hay que superar esa creencia del ‘yo no puedo hacer nada’. Siempre puedes cambiar algo: tu punto de vista. Hay situaciones extremas en las que lo pasaremos muy mal, pero también hay que saber ocuparse en esos escenarios, y con más razón que nunca, de uno mismo. Es bueno reconocer que tienes miedo, pero al mismo tiempo puedes decidir confiar en ti. Al final se trata de eso: de tomar una decisión. La gente que confía en sí misma es porque decide confiar en ella. Y con el arrojo de esa certeza, de esa decisión, va hacia delante.
En tu libro hablas mucho de las olas, del surf...
Sí, me gusta como metáfora. El ser para mí es la tabla, ahí donde te sostienes a pesar de las tempestades. Es contigo misma con quien tienes que estar totalmente concentrada para que cuando venga la ola te subas a la tabla. Cuando desarrollas tu esencia y eres más consciente de ese espacio interno que te pertenece, ahí estás creando tu propia tabla de salvación.
Dicen que a veces el ego nos juega malas pasadas...
Sí, es la máscara que elegimos para mostrarnos al mundo porque con ella creemos que nos vamos a relacionar mejor. Y justo es la que nos perjudica. Puedes utilizarla, pero hay que saber con qué se juega. La meditación te ayuda a no engañarte, a reconocer con qué máscara te estás moviendo, y recordarte diariamente que el ego que has creado no eres realmente tú.
 ¿Cómo afecta a nuestra relación con los demás?
Funcionamos como un proyector: lo que nosotros creamos, se crea fuera. Así que si tengo unas creencias que respetan la verticalidad de la que hablábamos antes, estaré creando realidades, también fuera, acordes con lo que pienso, siento y hago. Ahí es cuando estás tomando las riendas de tu vida.

Publicidad

1 Irene Visedo

Es sobre todo conocida por su papel de Inés, la hija mayor de los Alcántara en Cuéntame cómo pasó, pero si a Irene Visedo hay algo que la caracteriza es su espiritualidad. Movida desde pequeña por las grandes preguntas existenciales, muy pronto encontró en la práctica del mindfulness todas las respuestas que buscaba. Enseguida comprendió el inmenso bien que le proporcionaba: sentir paz muy frecuentemente, no ‘entrar en bucle’ cuando el miedo acechaba y un sinfín de buenas experiencias que forjan hoy el hilo de su historia y que ha querido reflejar en Sencillamente mindfulness, un completo manual sobre la práctica y los beneficios de la meditación. Y es que, más allá de una rutina o un hobby, la meditación es un modus operandi, una forma de vida que te acerca a tu espacio interior para conocerte, aceptarte y, sobre todo, quererte. Así lo dicta el ejemplo de una actriz que, bajo un halo de inmensa tranquilidad, nos habla sobre el camino que le ha permitido tomar, de una vez por todas, las riendas de su vida.

2 Su primera publicación

 

Sencillamente mindfulness (Aguilar) recoge hábitos de una vida en meditación constante: descubrirás ideas de nutrición, tips de belleza, prácticas deportivas.. ¿Por qué sencillamente? "La vida es bella si la veo desde un punto de vista positivo, si pongo la atención en aquello que me da alegría. Solo son cuatro cositas las que necesitas saber para que te faciliten el camino: darte cuenta de que tu espacio interior existe, tener la certeza de que te tienes a ti misma, responsabilizarte de tu vida y, después, crear la única realidad que tú deseas. En definitiva, hacer la paz en tu propia casa.tener la valentía de seguirlas".

Publicidad

3 Qué es meditar, por Pablo d’Ors

Venerado por gurús y amantes de la meditación, este escritor y sacerdote madrileño habla del silencio como la única meta a seguir en la búsqueda de uno mismo. De hecho, él le confiere el poder de un medicamento al afirmar que “purifica tus sentidos y tus afectos”. Para D’Ors, el silencio da sentido a todo: “Sin silencio la vida es solo vitalismo; la palabra, palabrería; la amistad, un simple remedio para la soledad; la oración, rito, y el mundo, ruido”.
1 Abrirse un espacio interior. Según D’Ors, es importante encontrar ese espacio interior porque es en el único lugar en donde podemos llegar a ser nosotros mismos. En su libro, Biografía del silencio (Siruela), relata su propia experiencia y cuenta cómo él logró alcanzar ese mundo interior gracias a la meditación tras sufrir una importante crisis personal.
2 Contemplar “No se trata de hurgar, sino de contemplar”, dice. De nada sirve darle vueltas a las cosas: se trata sencillamente, de observar: “Los pensamientos van y vienen y si dejas que tu cerebro se oxigene conseguirás grandes beneficios, como la lucidez, el coraje, la alegría y la compasión. El autoconocimiento no es una conquista, sino una libre rendición a la realidad”, cuenta.
3 Un compás D’Ors compara la meditación a través del silencio con esta herramienta, ya que “meditar es peregrinar a nuestro propio centro”. Si la aguja está bien pinchada, “los círculos que haga serán perfectos y hermosos. De lo contrario, serán deslavazados. Igual que nosotros”, dice. ¿La clave para trazar un buen círculo? “Constancia y humildad”, concluye.

4 Cómo meditar, por Naren Herrero

Periodista, escritor y profesor, este argentino residente en Barcelona, especializado en la cultura india, cree en la meditación como vía para poner la mente en silencio y percibir así nuestro verdadero ser, “que nunca falla, porque es algo dichoso y siempre está ahí”, explica. El primer paso para llegar ahí es dejar la mente en blanco y “acercarte a esa paz que existe tras el vaivén de pensamientos”. Al principio, basta con exigirte estar concentrada durante uno o dos minutos sin distracciones.

Publicidad

5 Técnicas para meditar

1. Respiración. Es algo que siempre está con nosotros, así que, si tu cabeza vuela, haz que vuelva con el sonido de tu exhalación.
2. Una vela. Fija tu mirada en ella y cierra los ojos. Si te despistas, ábrelos y vuelve a mirar la vela. Se trata de buscar algo externo que te lleve a lo interno.
3. Visualización. Unas flores, un atardecer... Imagina algo que te inspire y posiciónalo en el centro de tu pecho o el entrecejo. Funciona. hijodevecino.net