Evita que las rebajas sean un disparador de depresión

¿En cuanto ves un descuento te tiras de cabeza? ¿Compras lo que no necesitas? A la hora de entrar al probador... ¿no te ves bien? No conviertas lo que, a priori, es un placer en un problema. Te contamos cómo.

En época de rebajas es normal que te apetezca darte un capricho: ese vestido tan mono que has visto en el Instagram de una influencer, los zapatos que tanto deseas... Pero recuerda esta idea: que ahora esté todo más barato no quiere decir que tengas que comprarlo. Piénsalo bien: tu armario y el de esa bloguera de moda no tienen por qué ser iguales. Tú tienes tu propio estilo y no necesitas emular el de nadie más. Una autoestima saludable, que hará que te sientas bien contigo misma, y la capacidad de relativizar las cosas te ayudarán a no competir con las famosas y a aceptarte con mucho optimismo.

Las rebajas, algo que, en principio, es divertido y placentero, puede llegar a generar alteraciones de ánimo si te dejas llevar. A continuación, y con la asesoría del equipo de psicólogos especialistas en depresión de TherapyChat, plataforma líder de psicología online, te damos una serie recomendaciones que harán que el "momento rebajas" no te dé disgustos.

Publicidad

Recuerda: comprar es un placer efímero

3, 2, 1... ¡Ya! Nuestra web favorita está de rebajas y ahí vamos, tarjeta de crédito en ristre, a comprar lo que necesitamos y lo que no. El momento es placentero. Pero, cuando llega una caja a casa del tamaño de un baúl, surge una nueva insatisfacción: nuestra casa y nuestro armario son pequeños. Veamos qué hacer.

Analiza tu armario

Te conviene revisar tu guardarropa, ordenar y priorizar. Seguro que hay prendas que ya no usas pero que están en perfecto estado. Dales una segunda oportunidad llevándolas a un sitio donde las recojan para alguna ONG o para gente que las necesite. Además de hacer una buena obra, estarás ganando espacio.


Publicidad

Ponte un límite

No sólo de gasto, también de prendas. Esto te ayudará a elegir mejor y reforzará positivamenteel concepto que tienes de ti misma: sabes lo que quieres y sabes ponerte normas y respetarlas.  No renuncias a un capricho, pero tampoco pierdes el control. 

No te compares con nadie

Está bien que te inspires en actrices, modelos, it girls... pero no quieras ser como ellas. Tú eres única, con tus atributos y tu irrepetible personalidad. Más que tu físico, importa cómo te ves tú a ti misma. Acéptate cómo eres y elige prendas, colores y tejidos en función de tu sello personal. 

Publicidad

¡Tienes que creértelo!

Todos tenemos una belleza única que trasciende lo físico. Piensa en ti como una persona completa: con tus cualidades, tus fortalezas, tus gustos... Mírate, con tus virtudes y tus defectos, y asúmete tal cual eres para que éstos no te afecten. Tanto los puntos fuertes como los débiles forman parte de ti; no dejes que tus complejos acaben con tu autoestima.  Y, si alguien te dice que algo no te sienta del todo bien, o si tú misma consideras que ese modelito para ti no es el mejor, no te lo tomes como una sentencia sobre tu físico, sino como una circunstancia: que el corte o la tela o el color de un vestido no encajen con tu estilo ¡solo quiere decir que no encajan con tu estilo! ¡No hay nada malo en ti! 


¡Ojo con los gastos!

Comprarte algo de ropa tiene que ser un placer, no un motivo de preocupación. Así que, si tu economía no atraviesa un buen momento, no trates de renovar el  armario, quizá baste con algún detallito o con un básico, como una camisa, que siempre es una buena inversión. O bien coge ideas para reinventar algunas prendas, "customizarlas" o transformarlas... ¡imaginación al poder!

Si te sientes desbordada, ansiosa por las compras o deprimida porque no te ves bien con nada, te será muy útil recurrir a un psicólogo online. En TherapyChat, un Servicio de Psicología Online de la máxima calidad, pueden ayudarte. Cada mes, tendrás 4 sesiones de una hora de duración, en formato chat o videollamada. Además, tienes el Canal de Chat permanente abierto para intercambiar mensajes con tu psicólogo. El coste es de 88 € al mes y tiene una garantía de devolución durante la primera semana.