Delicias de ajo negro

De origen japonés, el ajo negro se abre paso en las mesas 'gourmet'. Dulce, más suave y de textura agradable, sus propiedades medicinales hacen de él un superalimento.

Truco secreto de chefs y foodies viajeros, el ajo negro se va extendiendo poco a poco al común de los mortales. Es fruto de un proceso de fermentación de un mes a temperatura de entre 60 y 80 ºC, y el resultado es un fruto que mantiene el sabor característico, pero resulta dulce, más suave y con una textura pastosa muy fácil de consumir. 

¿Su gran virtud? El proceso al que se somete consigue redoblar sus propiedades antioxidantes y energizantes, su poder antibiótico y anticolesterol. ¡Y todo eso sin dejar mal aliento! Por eso es considerado uno de esos superalimentos y se recomienda tomar un par de dientes crudos a diario y en ayunas. 

Publicidad

Su llegada a nuestro país, hace ya cinco años, vino de la mano de chefs japoneses, tan concienciados con la comida saludable, que vieron la posibilidad de cultivarlo aquí, en la localidad de Pedroñeras, en Cuenca, donde existía la variedad de ajo morado. Es perfecto para extender sobre tostas, y adereza de forma exquisita platos de huevo, carne y pescados. Existen marcas importadas, aunque la única que se produce en España es Black Allium.

ajonegrodelaspedroneras.com