Las recetas con más éxito de Isasaweis

Sencillos, rápidos y ríquisimos. Así son los tres platos estrella de Isasaweis que han cautivado a sus seguidores: pan para principiantes, palmeritas de hojaldre y calabapizza. ¡Para chuparse los dedos!

Lo más popular

Calabapizza

Una receta sana y sencilla, que se ha convertido en una de las favoritas de sus seguidores, ¡y que además sabe a pizza! Una base de calabacín troceado y, sobre ella, salsa de tomate, atún desmigado, queso rallado bajo en grasa y una cucharadita de orégano. Todo al microondas durante 20 minutos y… ¡listo! "Tengo a media España comiéndolo", asegura Isabel. 

Publicidad

Ingredientes

  • 2 calabacines
  • 6 cucharadas de salsa de tomate o tomate frito
  • 1 lata de atún al natural
  • 2 cucharaditas de organo seco
  • 2 cucharadas de queso rallado bajo en grasa (opcional)

Elaboración

Lava los calabacines y córtalos en rodajas. Ponlas en un recipiente para
microondas. Añade la salsa de tomate, el atún desmigado, el queso y
una cucharadita de orégano. Después, tapa el recipiente con papel
film para microondas y haz pequeños agujeros con un tenedor.
Cocínalo en el microondas a máxima potencia durante 20 minutos.
Pasado el tiempo, lo sacamos, quitamos con cuidado de no quemarnos el
papel film, espolvoreamos la otra cucharadita de orégano… ¡y a
disfrutarlo! Recuerda que puedes variar los ingredientes y probar con
tus alimentos favoritos: pavo o jamón en vez de pavo, champiñones,
trocitos de aceituna, cebolla…

Lo más popular

Palmeritas. 

Un rollo de hojaldre con azúcar que sólo tendrás que cortar y hornear. En sólo unos minutos, habrás dado vida a unas espectaculares palmeritas dulces, el postre perfecto para llevar a cualquier merienda o picoteo y quedar más que bien.

Ingredientes

  • Base de hojaldre fresco (también puede ser congelado)
  • Azúcar

Elaboración

Con la mesa limpia, espolvorea con bastante azúcar. Después, desenrolla
la masa de hojaldre y colócala estirada sobre el azúcar que has
puesto sobre la mesa. Retira el papel de horno y resérvalo para
después. Aprieta el hojaldre contra la mesa para que se pegue bien
el azúcar y espolvorea por encima con abundante azúcar otra vez.
Pasa un rodillo por encima para que el azúcar se impregne bien en la
masa (si no tienes rodillo, puedes utilizar una botella bien limpia).

Para formar las palmeras, dobla los dos extremos de la masa hacia el
centro de la misma hasta que se toquen los dos extremos. Aprieta
ligeramente. Volvemos a repetir este paso, doblando de nuevo los dos
bordes hacia el centro, para que los extremos vuelvan a coincidir en
la mitad de la masa. Por último, doblamos la masa a la mitad. Para
cortar la masa y dar forma a las palmeritas, utiliza un cuchillo bien
afilado. Ve cortando secciones de aproximadamente 1 cm. El corte ha
de ser rápido, para que el hojaldre suba bien.

Para hornear, coloca el papel de horno sobre el que venía envuelto el
hojaldre en una bandeja de horno y ve distribuyendo las palmeritas
por la fuente. Recuerda ponerlas separadas unas de otras porque en el
horno van a crecer bastante. Mételas en el horno, que habrás
precalentado a 210º. es importante que el horno haya alcanzado esta
temperatura antes de meterlas, porque si no, el hojaldre no subirá.
Hornealas durante 20 o 25 minutos, hasta que veas que empiezan a
dorarse. ¡Y a disfrutarlas!.

Pan para principiantes.

El pan casero por excelencia de Isasaweis  resurge en su versión integral con semillas. Es diferente porque no necesita amasarse, ni elevar, ni dejarlo en reposo. Nutritivo, riquísimo y muy fácil de hacer. ¡Te sorprenderá el resultado!

Ingredientes

  • 175 ml de agua
  • 1 sobre de levadura liofilizada o 25 g de levadura fresca
  • 280 g de harina integral 
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita de sal

Para la mezcla de semillas:

  • 1 cucharada rasa de semillas de sésamo
  • 1 cucharada rasa de semillas de lino
  • 1 cucharada rasa de semillas de amapola
  • 3 cucharadas de pipas de girasol

Elaboración

En un cuenco, mezcla bien todas las semillas y resérvalas. En
un bol, pon el agua y el aceite, y caliéntalo en el microondas
durante 10 segundos, sólo para templarlo. Agrega la levadura y
remueve con una cuchara hasta que se disuelva. Incorpora ahora la
harina, pasándola antes por un colador para tamizarla. Agrega
también el salvado que quede en el colador, la sal y la mezcla de
semillas que hiciste antes, reservando unas poquitas para
espolvorearlas por encima del pan. Remueve hasta que todo esté bien
integrado.

Espolvorea
la mesa con un poco de harina, vuelca la masa y dale una forma
redonda u ovalada con ayuda de las manos. Si queda muy pegajosa,
añade un poco más de harina. Si queda muy seca y ves que se forman
grietas, añade un poquito más de agua.

Ayudándote
de una toallita de papel, engrasa con aceite de oliva un molde de
cristal con tapa que pueda ir al horno y mete el pan. No olvides
hacer unas incisiones en la parte superior con un cuchillo bien
afilado, pincela con un poco de aceite y espolvorea por encima las
semillas que has reservado. Tapa y mete en el horno, que debe estar
apagado. Calentamos el horno a 220º, con calor arriba y abajo, y lo
cocinamos durante 45 o 50 minutos, hasta que la superficie esté
dorada. Sacamos y destapamos con cuidado de no quemarnos con el
vapor. Lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla antes de
probarlo. ¡Está buenísimo!