Cómo mantener la pareja unida... cuando llega el bebé

Ser padre es algo tan fuerte a nivel emotivo, hace volcarse tanto a los padres en el bebé, que rara es la pareja que no se resiente por este motivo. Nuestra psicóloga de cabecera, Ana Villarrubia, nos explica cómo evitar que esto suceda en las primeras fases de la llegada del bebé.

  • La llegada de un niño provoca una presión bajo el nuevo rol de ser padre, que hace que se pierda la identidad como pareja, y se llega incluso a olvidar lo que eso significaba en sus vidas. Entonces, el hombre debe transmitir seguridad y hacerle sentir a la mujer que no está sola en este viaje, que esto es el comienzo de un largo recorrido juntos.
  • La maternidad es algo muy intenso para la mujer, tanto que hace que se olvide de todo lo demás. De hecho, es normal que ella necesite más tiempo que él para asumirla. El hombre, sin dejar de ser su apoyo y con mucho tacto al manejar sus emociones, debe seguir manifestando sus deseos y sus necesidades.
  • El hombre vive una especie de 'bajada a la tierra' y es relegado a un segundo plano, lo cual no es fácil de asumir. En la mano de los dos está a reencontrarse en el camino y recuperar el papel que ambos compartían.
  • Nadie nace sabiendo ser padre: ni la mujer es perfecta ni el hombre un cero a la izquierda. En este sentido, ella debe aprender a delegar tareas y él, por su parte, debe mostrar predisposición a la hora de ayudar, aunque sea en temas indirectos (cocinar, gestiones, recados...).
  • Hacer un cambio de papeles es muy útil para que ambos tomen conciencia de las verdaderas responsabilidades a las que cada uno se enfrenta.