Isasaweis: la bloguera a la que todo el mundo sigue

Consigue llegar tan bien a su público que muchos la consideran ya parte de la familia. Y es que Isabel Llano no es una bloguera al uso, sino un auténtico fenómeno social dentro y fuera de Internet. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

Lo más popular

Emprendedora, decidida, madre de familia y bloguera más que reconocida. Con su sonrisa y esa naturalidad que la caracteriza, es capaz tanto de contarte ese truco infalible para conseguir unos smokey eyes de infarto en solo cinco minutos como de explicarte, paso a paso, cómo hacer un pan casero perfecto, rico y muy saludable. Con más de 350.000 suscriptores en su canal de Youtube, cerca de 86.000.000 de visualizaciones de sus vídeos y cientos de miles de fans en sus redes sociales, Isasaweis es la videobloguera de habla hispana más seguida en todo el mundo. Cámara en mano, y con su hogar como escenario, nos cuenta sus trucos y consejos de belleza, cocina, DIY, maternidad... Su nuevo libro, Cocina sana para disfrutar, ya va por la tercera edición y fue top ventas la pasada Navidad. No le asustan los nuevos retos, aunque sí reconoce estar sorprendida por tanta popularidad y agradecida por el cariño que recibe de sus fans desde hace más ya de seis años. Asegura que Isasaweis no es un personaje ni un papel. Es ella, Isabel Llano, una asturiana de 39 años que un día consiguió vencer su timidez y subió a la red su primer vídeo solo para probar qué era eso de convertirse en bloguera...

Publicidad

La historia de Isasaweis empieza el día en que te decides a explicar a todo el mundo cómo hacer un moño fantástico con solo dos calcetines...[Risas] Sí, se me ocurrió subir ese vídeo solo como prueba, y me dio tanta vergüenza que lo borré al ratito. Mi marido, dos días después, me animó a que lo volviera a subir. Estábamos viviendo y trabajando en Cantabria, no teníamos niños aún y sí mucho tiempo libre, así que lo hacía como un hobby. Pero nunca hubiera pensando en tener un blog propio. ¡No podía imaginar todo lo que ha pasado después!

Lo más popular

¿En esa época ya seguías a otras blogueras?Yo siempre he sido muy de descubrir truquitos y de dar consejos a las amigas. Empecé a investigar y a seguir a blogueras, sobre todo americanas, que se maquillaban y contaban trucos de belleza, y pensé: "Qué bien, así no solo lo compartes con tus amigos, sino con todo el mundo". Me pareció una idea tan fresca y tan divertida que quise averiguar qué tal se me daba a mí.

Porque tú en realidad te dedicabas a otra cosa...Estudié ingeniería informática, pero, cuando acabé la carrera, supe que lo de estar encerrada programando no era lo mío. Siempre había tenido facilidad para comunicar, y mi ilusión realmente era convertirme en profesora. Así que me puse a estudiar, preparé las oposiciones para secundaria y, poco tiempo después, me llamaron para trabajar en varios institutos en Cantabria. Cuando empecé con los vídeos, iba a clase pensando en que, cualquier día, mis alumnos me iban a terminar descubriendo en Internet... ¡Y me hubiera muerto de vergüenza! [risas]. Pero tuve suerte y no me descubrieron entonces: lo han hecho después.

¿Por qué Isasaweis? Porque creo que hay una historia que se esconde detrás de este nombre...Sí. Hace años, cuando era radioaficionada, utilizaba como nombre Edelweis. Un amigo montañero me contó la historia y la preciosa leyenda de esta flor, y me gustó tanto que decidí que era el nombre prefecto. Iba a utilizarlo para los vídeos, pero falleció un familiar mío, al que quería mucho y que solía llamarme siempre Isasa [de Isabel]. Decidí entonces unir esas dos palabras en una sola: Isasaweis.

Hablas mucho de tu familia. ¿Siempre han sido un gran apoyo? Sí, aunque al principio no se lo conté a nadie, ni siquiera a mi familia. Pero una tía de mi marido me descubrió navegando en Internet... Y tuvimos que contarlo. Me acuerdo que, portátil en mano, bajé a la cocina para explicar a la familia lo que hacía, y se quedaron todos alucinados.

¿Te resultaba fácil ponerte delante de la cámara o siempre impone? Lo que más me costaba al principio era hablar en público. Me daba mucha vergüenza. Los primeros vídeos los grababa y los subía mirando casi para otro lado... como si creyera que nadie lo iba a ver [ríe]. Lo bueno de grabar sola en casa mis vídeos es que no tenía a nadie mirando, y eso me lo ponía algo más fácil.  Después, empecé a dar charlas, a enfrentarme al público, y todo ello te va curtiendo y hace que te sueltes más y seas más natural.

Y te soltaste tanto que acabaste en televisión... ¿Cómo fue la experiencia? ¿Te gustó?Me encantó. Tuve la suerte de estar en Antena 3 con El mundo de Isasaweis. Luego colaboré en Espejo público, con Susanna Griso, en una sección chiquitita y en directo, contando mis trucos. Ambas fueron experiencias fantásticas, emocionantes. Pensé que me costaría, pero te lo ponen tan fácil que te sientes como en casa. 

¿Sigues grabando y editando tus vídeos sola?  Sí, los hago y edito sola, y quiero seguir así. Sí te confieso que, cuando veo a otras blogueras que cuidan tanto la estética de sus vídeos y que terminan haciendo auténticas producciones, pienso: "¡Madre mía, que cutre soy yo!". Pero creo que lo que hago tiene sentido: es la forma en la que yo quiero comunicarme con la gente, siendo lo más cercana y natural posible.

Si lees los comentarios de tus seguidores, muchos te consideran ya casi como una amiga, ¿no?Quieren ver en mí a esa amiga que les cuenta trucos y consejos en Internet. Y no solo a través de mis vídeos, sino también desde mis redes sociales. Subo imágenes a Facebook, Twitter, Instagram... Me gusta compartir mis momentos personales, y muchas veces aprovecho también para contar de paso algún truquito... Valoran mucho que compartas tu día a día con ellos. Los considero ya casi mi segunda familia.  

Publicidad

¿Y dónde encuentra la inspiración una bloguera para contar tantas cosas? ¿Cuáles son tus fuentes?Al principio, contaba cosas que ya sabía: recetas de mi familia, mis trucos personales de belleza y maquillaje... Pero luego vas conociendo y aprendiendo de profesionales y también de la gente. Hace poco, la maquilladora de Andalucía directo me dijo: "Te voy a contar un truco para que hagas un vídeo". ¡Y lo subí enseguida! Me encanta preguntar y aprender de todo el mundo.

¿Qué significa para ti la palabra conciliación?Pues... cuesta un poquito, pero me encanta lo que hago. La verdad es que mi primer hijo, Mateo, que va a cumplir 5 años, me lo puso muy fácil, porque era un bebé muy tranquilo y sacaba tiempo para mis vídeos. Pero con Sancho, que tiene año y medio, la cosa ha cambiado. ¡No me deja parar ni un segundo! Intento grabar por la mañana, cuando Mateo está en el cole y él dormido. Tengo casi que alinear los planetas [ríe]. Sancho es muy pequeño, pero Mateo se va ya dando cuenta de lo que hago. Cada vez que viene el cartero o el mensajero y suena el timbre, dice: "Un paquete para Isasaweis".

Lo más popular

¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo como bloguera? Sí, es un trabajo precioso. Isasaweis me ha enseñado que la gente es maravillosa, capaz de dar y demostrar cariño cada día. Las firmas de libros, aunque suponen un esfuerzo y tengo que separarme de la familia, son increíbles. Merece la pena volver a casa feliz y llena de energía después de tanto cariño, besos, abrazos, hasta nos emocionamos muchas veces... Siempre vuelvo a casa feliz pensando: "¡Esto me encanta!".

Hablando de tu nuevo libro, ¿qué vamos a encontrar en él? ¿En qué se diferencia del primero?En La cocina de Isasaweis hacía un repaso por mis cien recetas favoritas, las que siempre he hecho, las de mi familia... Y este segundo libro está más enfocado hacia la cocina sana. Los postres, los desayunos, los dulces..., todo gira hacia una alimentación más saludable. Es un libro muy motivador. Te anima a cuidarte por dentro y por fuera, para verte y sentirte bien. 

Y en él aseguras que las dietas para bajar de peso no funcionan. ¿Has probado muchas en tu vida? Uff, creo que las he hecho todas... Recuerdo, de adolescente, ponerme a dieta con mi hermana y probar la del melocotón en almíbar y la pechuga de pollo, la de la sopa mágica… ¡Eran un horror! Te ponían de mal humor desde el minuto uno. Estaban llenas de prohibiciones y restricciones. Creaban mucha ansiedad y eran absurdas, porque puede que adelgazaras tres o cuatro kilos pero, después, el efecto rebote era tremendo. Mi hermana no ha podido volver a comer melocotón en almíbar desde entonces. Le tiene una manía... [ríe].

¿En qué momento decides que tienes que empezar a cuidarte de otra forma? ¿Por dónde empiezas?Creo que fue a raíz de ser madre, quizás un poquito antes. Cuando maduras, te das cuenta de que lo más importante no es perder tres o cuatro kilos. Ya no es tanto verte bien, que también, sino sentirte y encontrarte bien. Además, con la edad también empiezas a cuidar lo que comes porque ya no te sienta todo igual de bien... Comencé a investigar sobre cómo aprender a comer y a alimentarme mejor. Y no solo he conseguido estar más delgada que nunca: también me siento mejor y más sana, con más energía y más vitalidad. 

¿Te costó adaptarte a este cambio de alimentación? No, porque me di cuenta de que, aprendiendo a escucharme, a moderarme, podía llevar una alimentación sana, comiendo de todo, sin renunciar a nada y sin pasar hambre. La comida es para mí una parte importante del disfrute de la vida. Yo quería alimentarme correctamente, pero sin tener que renunciar a esas comidas familiares o esas cenas con amigos los fines de semana. Puedes cuidarte perfectamente disfrutando de la comida, sin prohibiciones ni remordimientos.

Pero sí hay ciertas pautas que has seguido en tu alimentación y que ahora recomiendas en tu libro…Sí, algunas, como apostar por los alimentos integrales, que sacian más y son más saludables, o tratar de no abusar de las comidas procesadas y tender a los alimentos más naturales y caseros. Propongo en el libro, por ejemplo, hacernos nuestro propio pan, nuestras propias barritas energéticas caseras... Todo lo que podamos hacer nosotros mismos, perfecto, porque controlamos los ingredientes. Pero todo ello sin agobios, por supuesto, siempre que podamos. Porque tampoco hay que exigirse demasiado.

¿Tenemos nuevo libro de Isasaweis a la vista?Creo que sí, hay propuesta de nuevo libro, y tengo que ponerme con él dentro de poco. No será de cocina, es lo único que puedo decir de momento... Y seguiré, por supuesto, trabajando con mucha ilusión y cariño en mi blog, mis canales en redes sociales y en Youtube… 

¿Te planteas dejar todo esto en algún momento y empezar una nueva etapa? ¿Dejarás de ser Isasaweis?Siempre he pensado que esto tendría un fin, que no duraría para siempre... ¡Aunque llevo ya más de seis años! Cuando comento que algún día diré: "Hasta aquí hemos llegado", mis seguidores siempre me regañan: "¡Ni se te ocurra dejarlo! Cuando seamos mayores, nos hablas si quieres de prótesis de cadera" [risas]. Desde luego, seguiré con ello mientras lo siga disfrutando tanto como hasta ahora, que es muchísimo.