Ellas dan el golpe

Existe una frase célebre, bien conocida por todos, que asegura que: “detrás de todo gran hombre, hay siempre una gran mujer”. Y esto también se nota en el cine. Ellas llegan con fuerza, sugerentes, emotivas y sexies.

Lo más popular

El personaje interpretado por Kim Cattrall en El Escritor de Roman Polanski, disponible en DVD y Blu-ray desde el 6 de Octubre, se ajusta perfectamente a esta conocida expresión. En este film, Kim Cattrall interpreta a Amelia, la asistente personal del antiguo primer ministro británico Adam Lang, interpretado por Pierce Brosnan. Dentro de una trama de corrupción, engaños e intriga, Amelia no será sólo la abnegada empleada que hará todo lo que esté en su mano para mantener los oscuros secretos del político ocultos, sino que cruzará la delgada línea que los separa y se convertirá en su amante. Vemos como Kim Cattrall interpreta a un personaje en cierto modo frío y calculador, que parece actuar movido por su profesionalidad, pero que un giro final totalmente inesperado, nos hará descubrir que las motivaciones de Amelia son otras muy distintas de las que el espectador podría haber imaginado.
Sin embargo, el personaje de Kim Cattrall en El Escritor, no es el único de estas características que hemos podido ver recientemente en la gran pantalla.

Publicidad

Gwyneth Paltrow, interpretó en Iron Man y en Iron Man 2 a Pepper Potts, la ayudante personal del multimillonario Tony Stark, personaje interpretado por Robert Downey Jr. Sin despeinarse ni un solo segundo del film y luciendo una colección de trajes chaqueta con el estilo al que nos tiene acostumbrados, probablemente será recordada como una de las asistentes personales más entregadas, y elegantes, del cine más reciente.
No siempre hace falta estar a la sombra de un gran hombre para demostrar la propia valía personal. Y si no que se lo pregunten a Anne Hathaway que en El Diablo viste de Prada se colocaba a la sombra de una gran mujer. ¡Y qué mujer! Meryl Streep, que interpretaba a la despiadada Miranda Priestly, personaje inspirado en la directora de la edición americana de la revista VOGUE, Anna Wintour, se encargó de hacerle la vida imposible. Pero no importa. Anne Hathaway, a la que acompañaban juventud, belleza y talento, supero la prueba con nota.
Melanie Griffith demostró en Armas de mujer, junto a Harrison Ford y Sigourney Weaver, que no sólo era capaz de lucir algunos de los peinados de más dudoso gusto del cine de los 80, sino que además era capaz de suplantar la identidad de su jefa en el trabajo, hacerlo incluso mejor que ella y encima llevarse de calle al hombre de sus sueños. La interpretación de Melanie Griffith de la secretaria Tess McGill encandiló a público y crítica. Tanto fue así, que fue nominada al Oscar a la Mejor Actriz en el año 1.989.
Y lógicamente, no podemos olvidar en este repaso, al mítico personaje de Miss Moneypenny, interpretada en las primeras películas de la saga 007 por la actriz de origen canadiense Lois Maxwell. Cada vez que Bond, James Bond, cruzaba la moqueta de su despacho, esta dama de elegantes maneras, exquisito estilo e inquebrantable profesionalidad parecía perder los papeles. El caso es que Miss Moneypenny no era en realidad la secretaria de Bond, sino del misterioso personaje conocido como “M”. Aún así, su actitud 100% british le impidió lanzarse a los brazos del agente secreto más famoso de todos los tiempos y todo aquello se quedo en algo meramente platónico.