Vanessa, mon amour

Personifica como nadie el encanto francés. Tras años dedicada a la música, Vanessa Paradis vuelve al cine con una comedia romántica muy chic

Su mirada transmite la sabiduría de una dama y su sonrisa, la picardía de una adolescente. A sus 37 años, Vanessa Paradis es un icono irreemplazable de la música, el cine y la moda en Francia. Famosa desde los 8 años gracias a un programa de nuevos talentos, a los 14 su primer single, Joe le taxi, fue número uno de ventas más de tres meses seguidos. A los pies de esta Lolita, musa desde hace 20 años de Chanel, de la que actualmente es imagen de la barra de labios Rouge Coco, cayó rendido Johnny Depp, con quien vive junto a sus dos hijos, Lily Rose (11 años) y Jack (8) entre Los Ángeles, Francia y una isla privada en Bahamas. Entre sus ‘conquistas’ laborales están los músicos Serge Gainsbourg y Lenny Kravitz o el cineasta Jean-Claude Brisseau. Este mes podemos verla en los cines protagonizando Los seductores, una comedia sobre un rompe-parejas profesional cuyo objetivo es que el personaje de Paradis deje
a su prometido y donde la actriz se marca un baile memorable al ritmo del tema central de la película Dirty Dancing.

Publicidad

MUY PERSONAL

La bella y el chico malo. "Claro que Johnny tiene defectos. Yo también. Si la pregunta es si es mi hombre ideal, la respuesta es sí".

La estrella tímida. "Suena raro pero se me da fatal posar en la alfombra roja porque me da mucha vergüenza. Me paraliza sentirme tan observada".