¡Guerra de sexos!

Silvia Marsó y Pablo Chiapella se odian, pero están hechos el uno para el otro.

Los opuestos se atraen. Eso dice la sabiduría popular y con ello juega La puerta de al lado, una comedia protagonizada por Pablo Chiapella y Silvia Marsó, con música en directo a cargo de Litus.

Resulta curioso ver a uno de los mejores cómicos de la actualidad junto a una de las grandes actrices de la escena española, pero esta extraña pareja funciona, como lo hace en la ficción su historia de encuentros y desencuentros. Y es que la guerra de sexos siempre es efectiva –recuerda La guerra de los Rose–, y en este caso, además, sirve a su director, Sergio Peris-Mencheta, para reflexionar sobre la búsqueda del amor.

Publicidad

En La puerta de al lado, Silvia y Pablo son vecinos, y de esos con unas diferencias irreconciliables. ¿Qué iba a hacer una psicóloga de mente cuadriculada con un seductor fiestero? Mejor se queda cada uno en su casa buscando por Internet una pareja, la perfecta, que en nada se parezca a ese odioso compañero de descansillo. Aunque pensándolo bien, ¿y si fuera él? ¿O ella?

Es una gozada poder disfrutar de este montaje y, más aún saber que hay remedio contra los encuentros virtuales, tan tristes y lejanos. Y es que a veces solo tenemos que reconocer nuestras sombras para acercarnos a aquel que sin creerlo nos hará felices. Como dice su director, "puede que descubramos que el diamante de cada uno lo tiene, siempre, el otro". 

Hasta mayo en el Teatro Marquina de Madrid.