Bloqueos mentales que arruinan tu vida sexual

Tus propias inseguridades y complejos, no centrarte en disfrutar del momento y no hablar de sexo pueden ser tus peores enemigos en la cama. Aprende a combatirlos.​

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

No es infrecuente que los hombres acudan a terapia porque están preocupados por lo que ellos creen que es un atentado contra su virilidad: la pérdida recurrente de la erección. La mayor parte de las veces el urólogo es quien los deriva al psicólogo al descubrir que no existe ningún tipo de disfunción orgánica, sino una dificultad de tipo psicológico. Se pierden en pensamientos acerca de su valía, de su capacidad para hacernos disfrutar o del tamaño de su pene, y generan unas expectativas desmedidas que son incapaces de cumplir. Esto no solo genera sufrimiento sino una respuesta fisiológica de ansiedad que acaba siendo prácticamente incompatible con la conducta sexual. 

Publicidad

Pues bien, aunque nuestros síntomas puedan ser menos evidentes, nuestra mente también nos juega malas pasadas y nosotras también pensamos cosas y experimentamos emociones que obstaculizan nuestras relaciones sexuales. 

El resultado es que terminamos siendo incapaces de disfrutarlas. Si te reconoces en alguno de los bloqueos mentales en los que más frecuentemente caemos las mujeres, ¡combátelo en cuanto tengas oportunidad! Son todo errores y distorsiones de la realidad que, cuando se trata de hacer el amor con tu pareja, no vienen al caso. 

More From Adictas al amor
20 articles
Imagen de la película La gran boda, para ilustrar un tema sobre qué hacer cuando la ex pareja de tu chico entra en escena, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia.
​Cuando los ex contraatacan
Imagen de la película Amores con un extraño, con Natalie Wood / Steve McQueen. Sirve para ilustrar un tema que analiza qué ocurre cuando son ellos quienes no quieren tener sexo.
Cuando él no quiere tener sexo
Imagen de la película Malas Madres, ilustra un artículo sobre cómo un divorcio puede mejorar tu vida
Sí, hay vida después del divorcio (y no te la...
Imagen de la película 27 vestidos para ilustrar el artículo 7 frases que pueden arruinar una primera cita, escrito por la psicóloga Ana Villarrubia, para la revista AR
8 frases que pueden arruinar una primera cita
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

•Te sientes insegura y piensas mal con respecto a ti misma. 

No importa cuánto te haya demostrado lo mucho que le atraes, tú sigues centrada en disimular esas partes de tu cuerpo que no te gustan o en pensar que no eres lo suficientemente guapa, o delgada o que no tienes el pecho suficientemente grande… ¡Jamás nadie ha sido tan duro contigo como puedes llegar a serlo tú! 

Inmersa en esos pensamiento potencias la inseguridad, gran enemiga de la sexualidad, y más que excitada acabas sintiéndote ansiosa y temerosa. Le gustas, de lo contrario no habríais llegado a esa situación. ¿No sería mas razonable aceptar tu cuerpo tal como es -aunque solo sea en ese instante- y centrarte en el sexo? 

•Crees que estás siendo evaluada o comparada con otras mujeres

Estás pensando en otras mujeres cuando deberías estar pensando en él, crees que te está poniendo nota o comparando con otras parejas anteriores cuando, en realidad, es muy probable que la única que esté pensando tales cosas eres tú. Crees que ves a través de sus ojos cuando en realidad solo te devalúas gratuitamente. Él, en el mejor de los casos está disfrutando y, en el peor de los casos, está distraído en sus propias inseguridades. 

•No te centras en disfrutar sino en lo que crees que le hará disfrutar a él. 

Y no te das cuenta de que de este modo estás mas pendiente de tu mente que de las sensaciones que en tu cuerpo se despiertan. Si quiere algo puede pedirlo. Siente y no pienses tanto. Además, una de las cosas que seguramente a él más le excite es precisamente sentirte y hacerte gozar. 

•Te avergüenza hablar de sexo y decir qué es lo que te gusta. 

No hablar de sexo hace que este se empobrezca. En este ámbito, como en otros muchos, la comunicación es fundamental. Seguro que ya has explorado tu cuerpo antes, ya sabes qué es lo que más te gusta. Y, si no lo has hecho aún, te invito a que lo hagas (juguetes sexuales o incluso manuales pueden ser tus aliados). 

Y, ahora, ¿a qué esperas para pedírselo? Ya estáis compartiendo esta intimidad tan profunda a la que te cuesta llegar, ¿qué hay de malo en hacerlo explícito? Lo peor que te puede ocurrir es que consigas disfrutar mucho más con él.

www.anavillarrubia.com