Travesuras en la ópera

Ainhoa Arteta y José Manuel Zapata prestan su voces a tres géneros que se alejan de sus registros habituales en sus nuevos trabajos. Pop, rock y tango con mucha clase.

Por un momento, sus libretos permanecen cerrados y sus voces, prestadas a asuntos más terrenales, se olvidan del divismo que destila la ópera, a la que dedican su vida.
Con la sencillez de los maestros, la  soprano navarra Ainhoa Arteta y el tenor granadino José Manuel Zapata nos sorprenden con sus nuevos trabajos: Don’t Give Up y Tango, respectivamente.
Ella ya lo hizo con La vida, aquel álbum en el que Fly Me To The Moon conociera otra interpretación tan personal como la de Frank Sinatra. La diferencia, ahora, estriba en ese salto sin red que supone enfrentarse a grupos como Nirvana, con Smells Like Teen Spirit, o Guns N’ Roses, con Sweet Child o’ Mine.
Mientras, los amores rotos de Carlos Gardel y Le Pera encuentran eco en la voz de Zapata, que se ha hecho acompañar de amigos que además son grandes voces del flamenco en su disco Tango: “Nunca imaginé la grabación de un CD, y mucho menos que en él cantasen a mi lado algunos de los artistas a los que más admiro y respeto. Artistas con cuya música he llorado y que me han hecho soñar con amores perdidos o por venir”, afirma. Todo un sueño presentado en el Circo Price en un concierto emocionante.

Publicidad