Sole Giménez

"Las mujeres tenemos mucho que decir"

Lo más popular

Como ella misma reconoce divertida, para todos sigue siendo “Sole, la de Presuntos Implicados”, pero no reniega de aquellos 23 años que pasó en la formación. Radiante, con la sonrisa de quien comienza un proyecto en el que cree y la sabiduría de una larga trayectoria, recoge en Pequeñas cosas (Warner, 15 €) el testigo de su anterior trabajo, Dos gardenias, en el que revisaba temas de autores latinos como Fito Páez (Yo vengo a ofrecer mi corazón) o Juanes (A Dios le pido). Ahora canciones tan conocidas como Un ramito de violetas, de Cecilia, o Calle Melancolía, de Joaquín Sabina, se convierten en boleros o bossanovas a ritmo de jazz.
Tras Dos gardenias, ¿sentiste que te habías dejado algo en el camino?
Sentía que me quedaba algo pendiente: visitar a esos autores españoles que tanto me gustan. Por eso en este disco he puesto “Volumen dos”, ya que recoge, de otro modo, toda la herencia, enorme y preciosa, que nos ha dejado Dos gardenias.
Los éxitos que cantas son parte de tu memoria sentimental, ¿cuál ha estado siempre contigo?
Aquellas pequeñas cosas, de Joan Manuel Serrat. Era muy pequeñita cuando empecé a escucharle. Él ha estado conmigo toda la vida y esa canción, concretamente, creo que es de las que más he cantado, tanto en casa como sobre un escenario. Ahora lo cantamos juntos y no me podía creer la belleza que tiene ese dueto, uno de los dos del disco.
¿Cuáles son esas pequeñas cosas que para ti son lo más importante de este mundo?
Suelen ser cosas gratis. Me gusta sentir la brisa en mi cara, el abrazo de mi hijo, la sonrisa de mi niña cuando se me echa encima o la comida que hace mi madre, que está buenísima porque le pone mucho cariño y amor. Son cosas que tenemos todos.
Desgraciadamente, parece que a la gente, en tiempos como los que vivimos, se le olvidan.
Nos quejamos mucho y la esperanza no se puede perder porque, mientras salga el sol todos los días, tendremos otra oportunidad de cambiarlo todo.
En Mujer, un tema compuesto por ti, que es el segundo y último dueto de este disco, hablas de ese viento de cambio que sopla a favor de todas las mujeres.
Este tema, que he grabado junto a mi hermano Manuel Veleta, trata efectivamente de este momento de cambio que vivimos las mujeres, en el que no podemos ir hacia atrás, sólo hacia delante. Tenemos que aprovechar, volar, porque nos queda mucho que decir y aún nos resta un larguísimo camino por recorrer.
¿Y por qué momento pasa Sole Giménez ahora mismo?
Me siento como empezando porque estoy desarrollando un proyecto que me gusta mucho y que espero que Dios me ayude a que sea muy largo y me dé muchas alegrías.

Publicidad