Lauren Singer, de Residuo Cero: "Ahora vivo acorde con mis valores; me siento realizada"

​Su blog Trash Is for Tossers (traducible por algo así como "la basura es de tontos") es un referente del movimiento Residuo Cero. En él, esta joven de Nueva York licenciada en Ciencias Ambientales explica cómo es posible producir una cantidad ínfima de desperdicio. Ella lo ha conseguido e insiste en que todo es cuestión de proponérselo.

¿Cuándo decidiste cambiar tu estilo de vida?

Cuando me di cuenta de que pese a ser una activista en contra de la industria petrolera e ir a manifestaciones, en realidad estaba apoyando esa industria, porque en mi casa había un sinfín de productos de plástico. Pensé: "Todo esto es muy hipócrita", y decidí cambiar y seguir un estilo de vida acorde con el lema "residuo cero".

¿Es difícil hacerlo?

Soy una persona perezosa. Si fuera duro, no lo haría. Pero, evidentemente, no puedes hacerlo en un día. Me llevó meses cambiar mis hábitos. Se trata de tomar pequeñas decisiones que, en suma, cambian tu vida.

Publicidad

Danos algún ejemplo de cómo empezar con el cambio.

Empieza con cosas fáciles, como decir no a las pajitas de las bebidas, llevarte tu propia taza cuando vas a comprar una bebida take-away...

¿Qué beneficios tiene seguir esta vida?

Los beneficios han sido increíbles. Ahorro dinero porque compro menos cosas, como mejor, estoy mucho menos estresada...

Hablas también del concepto 'necesidad'.

Sí. Se trata de preguntarse a uno mismo: "¿Realmente necesito comprar esto? ¿Vale la pena por el impacto que causo al comprarlo?". Evidentemente, no vamos a vivir en medio del bosque, pero creo que es importante hacerse este tipo de preguntas. A mí me ha ayudado a ser una persona mucho más feliz.

Lo más popular

¿En qué sentido?

En el sentido de que ahora encuentro valor en las experiencias y no en las cosas, y tomo decisiones muy conscientes. 

Entonces, ¿cambiar de vida te ha cambiado como persona?

Sin duda. Y a mejor. He dejado de quejarme y de culpar a los demás por cómo está el mundo. Ya no solo hablo de cómo me importa el medioambiente: ahora vivo acorde con ello y con mis valores. Como resultado, soy más introspectiva. Eso me da una fuerza increíble y me ha ayudado a sentirme mucho más llena y realizada de lo que nunca hubiera imaginado.