Sí, hay vida después del divorcio (y no te la quieres perder)

Llegó el temido mes de septiembre. El final del verano es la época del año que más divorcios precipita. Esta estación del año se la tiene jugada al amor por la sencilla razón de que los largos periodos de descanso estival propician cambios muy drásticos en nuestro ritmo de vida; todos ellos obligan a las parejas a encontrarse, sin posibilidades de barrer bajo la alfombra de la rutina los problemas que a lo largo del año pueden llegar a ocultarse del foco de nuestra atención.

Más de Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos

Ningún divorcio es plato de buen gusto, ninguna pérdida lo es, pero una separación está más lejos del fin del mundo que ninguna otra. Y en no pocas ocasiones el divorcio permite acceder a un periodo vital de mayor tranquilidad y menor conflictividad.

El desamor duele como solo la poesía puede describirlo, pero lo cierto es que ningún adulto muere a causa de un simbólico corazón partido.

No te instales en la tristeza, deja que haga su trabajo tan solo el tiempo suficiente para asimilar tu pérdida y superar tu particular duelo. Después coge las riendas de tu vida y encárgate de que esta etapa que empieza sea mejor que la anterior que se agotó. ¿Cómo? Échale un vistazo a todo lo que está en tu mano hacer:

Publicidad

•Cultiva tus amistades. Esas que han estado ahí a las duras y a las maduras y que te han ayudado a atravesar una de las peores épocas de tu vida. Algunas te han fallado por el camino, lo sé, muchos no han estado a la altura o han demostrado ser más fieles a tu expareja que a ti; pero los que quedan no tienen culpa de las traiciones ajenas. La criba está hecha, tu agenda de contactos saneada, ahora disfruta del poder socializador y sanador de la verdadera amistad y del afecto recíproco.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...

•Si tienes hijos, céntrate en ellos. Es muy posible que tu foco de atención se haya difuminado un poco en los tiempos intensos de vuestra crisis de pareja. Se acabaron las distracciones: ya puedes centrarte, con cariño, en quienes más te importan.

•Tu trabajo, tu carrera, tu tiempo… ¡Construye lo que siempre has deseado! Ahora sí que es mas cierto que nunca que tu tiempo es tuyo y tú decides. No convivir en pareja te permite adecuar tus horarios a tus propias necesidades de manera mucho mas flexible. Una ocupación que signifique algo para ti puede ayudarte a cosechar nuevos logros, emprender nuevos retos, recuperar la sensación de auto eficacia y fortalecer una parte de tu autoestima.

•Practica tu independencia. Vuelves a ser la única dueña de tus finanzas, la única responsable de tus decisiones. El peso de la autonomía duele a veces sobre los hombros, pero también permite experimentar una intensa y profunda sensación de libertad que no tiene comparación con ninguna otra.

•Adecúa tu espacio. Tu casa, tu reino. Redecora tu habitación, mueve los muebles de la casa o dedícale el fin de semana al do it yourself. Se tata de que los cambios emocionales y psicológicos más profundos que estás experimentando dispongan también de un nuevo escenario amable y hecho a tu medida. Tus rincones pensados, diseñados o incluso hechos por ti tienen siempre más valor y te transmitirán mayor seguridad.

•Cuídate. La salud es lo primero, sin ella nada tiene sentido. El estrés y los disgustos que has ido superando pueden dejar cicatrices no solo desde el punto de vista psicológico sino también físico. Que tus nuevas rutinas no descuiden tu alimentación, tu descanso o tu forma física. Y, en caso de duda, consulta con un especialista.

Más info en www.anavillarrubia.com

More from Ar Revista: