¿Cómo superar una ruptura?

​Dicen las canciones romántico-nostálgicas que el amor "duele hasta morir"… Pero que esa idea nos conmueva y simbolice nuestro estado emocional en un determinado momento vital no significa que sea cierta.

Lo más popular

Pocos temas se prestan a la literatura, la música o la poesía mejor que el desamor. El arte hace de lo sentimental una ilustrativa hipérbole. De vuelta a la realidad descubrimos que un desengaño amoroso no acaba con la vida de nadie; aunque sí es cierto que su dolor emocional puede ser tan intenso que a muchos se les antoje –transitoriamente– insoportable.

El dolor que causa una separación amorosa es complejo puesto que a la pérdida del otro se suman numerosos factores como el rechazo explícito y público de la persona amada, la necesidad de introducir cambios algunas rutinas, la frustración de grandes planes y expectativas de futuro… Nada de esto es insuperable pero, ¿por qué a algunas personas les cuesta mas que a otras superar una separación amorosa?

Publicidad

Varios factores lo explican y la mayor parte de ellos dependen de la propia persona que sufre.

No importa a quien hayas perdido, importa qué imagen de él tuvieras en tu mente y cuánto de tu independencia habías sacrificado por la relación. El dolor no es proporcional a la calidad humana de quien ha decidido dejarte o al tiempo que llevarais de relación, va mas bien en función de la admiración y la pasión que sintieras por él, del grado de intimidad y complicidad que hubierais llegado a construir juntos y también de la salud de tu autonomía y de las herramientas de las que dispones para hacerle frente a la vida.

Lo más popular

Si él acaba de romper contigo estás viviendo un momento vital objetivamente estresante y en tu futuro mas cercano se avecinan cambios. No estás en medio de un drama irremediable, se trata de una situación de crisis que está pendiente de ser resuelta. Es el momento de poner en marcha las habilidades que ya te han funcionado en el pasado, y de construir nuevos recursos que solo pueden enriquecerte. Tratemos de encauzar esta situación de la manera que mejor te permita reconstruir sanamente tu vida:

•Expresa cómo te sientes y apóyate en las personas que te quieren. Sin sentir vergüenza y sin sentirte mal por no ser la alegría de la huerta; tu situación es comprensible. Son tus amigos y están ahí para eso. Ahora bien, que tu separación no eclipse todas tus conversaciones. Habla de ti pero permite que los demás también te pongan al día de sus vivencias y soliciten tu opinión o tu apoyo.

•No te tortures sumergiéndote en tus memorias. No hace falta que te recrees en dolorosos recuerdos que un día fueron dulces, o en nostálgicas canciones que una y otra vez te recuerdan a él. Si crees que todo eso te ayuda estás muy equivocada: solo consigues anclarte a estímulos que te impiden aceptar la nueva realidad que se abre ante ti.

•Cuídate por dentro y por fuera. Ahora tienes mas tiempo solo para ti. Recupera aquellas actividades que sabes que te hacían sentir bien y que habías dejado de lado. Y dale una vuelta también a tu aspecto físico. Piensa en algún cambio de look o en un cambio de estilo. Cualquier cosa vale mientras implique tratarte con mimo.

•Recupera o reconstruye tu vida social. Amplía horizontes y apúntate a nuevos planes. No te animo con ello a que busques una nueva pareja, con ello solo conseguirías un sustituto fácil a toda una serie de necesidades e afecto y auto cuidado no cubiertas. De lo que se trata es de rodearte de caras tanto nuevas como conocidas para que puedas construir nuevas rutinas de ocio mientras trabajas en recuperar y encontrarle la gracia a tu independencia.

•No utilices tu malestar como una justificación para todo. Estás triste, lo sabemos, es obvio y lógico que te sientas así; pero ese dolor no se supera instalándose en él. La tristeza no te invalida, ve con ella a donde haga falta, aunque te acompañe a todas partes, pero no dejes de mantenerte activa. Puedes permitirte un ratito de auto compasión, una noche de pijama, lamento y soledad, pero nada mas que eso. Con tristeza o sin ella, tienes por delante toda una vida que gestionar.

Contacto e información en www.anavillarrubia.com