​Me gusta un compañero de trabajo y no sé cómo actuar

El trabajo es uno de los lugares que más se prestan a conocer personas afines, y dónde más tiempo pasas al día. Si así lo deseas, no pierdas la ocasión de conocer allí a una potencial pareja…

Más de Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos

Sin
contar con las horas de sueño,
pasamos
mas tiempo en el trabajo que en nuestra propia casa
.
El viernes por la tarde la sensación que predomina es la de haber
"vivido" en la oficina. Para bien o para mal los compañeros de
trabajo son las personas con las que más tiempo pasamos cada semana,
y la convivencia es tan intensa que al final del día es la relación
con ellos la que acaba determinando nuestro tono emocional.

Publicidad

Teniendo
en cuenta que el roce hace el cariño, no es de extrañar que el
trabajo sea un escenario muy propicio para el amor. O, cuanto menos,
para conocer a potenciales parejas. La explicación es sencilla:
ocupación común, horarios similares, esfuerzos compartidos y
sensación de equipo ya construida. La afinidad más básica servida
en bandeja de plata. El trabajo es, además, el lugar que más se
presta a conocer gente nueva, lo que aumenta las posibilidades de que
en cualquier encuentro fortuito broten la emoción y la complicidad.

More From Adictas al amor
20 articles
¿Segunda oportunidad después del divorcio?
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...

Ir
al trabajo enamorada tiene sus ventajas: más energía, más ganas y
más motivación. Sin embargo, si sientes algo por un compañero de
trabajo es probable que también te haya asaltado el miedo. ¿Cómo
me acerco a él? ¿Estará mal visto por los demás? ¿Podrá
perjudicarme a nivel laboral? ¿Qué pasa si me rechaza y tengo que
encontrarme con él cada día? Añádele a estas dudas la presión
del mes de diciembre que, con sus dificultades añadidas, no es de
ninguna ayuda: las cenas de empresa y las cañas entre compañeros
para celebrar y despedir el año multiplicarán la intensidad de tus
emociones. ¿Qué puedes hacer, entonces, si te has enamorado de un
miembro de la plantilla?

Primero
infórmate de cuáles son las normas al respecto de las relaciones
entre compañeros en la empresa para la que trabajáis. Muchos
sectores, como por ejemplo el de la banca, son tan celosos con la
información confidencial que sus empleados manejan que prohíben
explícitamente las relaciones extra profesionales entre ellos. No es
que le vayamos a permitir a esa institución gobernar el curso de tu
vida amorosa, pero sí te conviene conocer el nivel de discreción y
seguridad con el que debes moverte.

Averigua
si está disponible para el amor… Y esta es la parte más
complicada pues no es recomendable que preguntes de manera muy
directa en vuestro entorno mas cercano. Si esa información llega a
quien no debe te habrás comprometido antes de haber tomado ninguna
decisión. La paciencia y nuevamente la discreción serán tus
mejores valores.

Busca,
en cada contacto con él, alguna prueba de reciprocidad. En la vida
todo reto por el que merezca la pena moverse lleva consigo aparejado
un cierto grado de riesgo. Ese no te lo quita nadie, ¡pero tampoco
se trata de ser temeraria! Al fin y al cabo es alguien a que no vas a
perder de vista fácilmente, y conviene ir mínimamente sobre seguro.

Y,
si todos estos caminos llevan a Roma… ¡Toca acercarte a él!
Explora la posibilidad de tomar algo después del trabajo, para salir
de ese contexto que tan hartos os tiene al final del día. Observa
cómo de receptivo es ante esta posibilidad y, si resulta que esa
cita se concreta, estás ante un hombre que no importa dónde hayas
conocido. Solo te queda disfrutar de ese encuentro, promover una
buena conversación e ir descubriendo si el deseo de conoceros mejor
sigue en vigor por tu parte, y si es compartido.

www.anavillarrubia.com

More from Ar Revista: