¿Importa la diferencia de edad en el amor?

​Dicen que el amor no entiende de edades (de hecho, tampoco entiende de ninguna otra etiqueta ni suele manejar bien las circunstancias) pero a las personas los años sí que nos pesan y la edad es algo que solemos tener muy presente, sobre todo cuando se trata de emparejarnos con alguien que dista mucho de la nuestra.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra persona

El primer ejemplo que me viene a la mente cuando pienso ahora en relaciones entre personas con edades muy distantes tiene que ver con la desoladora noticia del fallecimiento de la icónica Bimba Bosé. Gracias a todos los apuntes biográficos que muchos periodistas se han afanado en recabar he podido conocer una bellísima historia de amor, intimidad, compañerismo y apoyo incondicional que empezaba con un flechazo en la madurez de ella, a sus 37 años, pero en el inicio de la edad adulta de él, el modelo británico Charile Centa, a sus escasos 20.

Publicidad

Quienes, como la propia Bimba, no creemos en la suerte o la casualidad, no tenemos más remedio que rendirnos ante la evidencia.

Sin embargo, toda excepción viene a confirmar una regla o al menos a matizar algunas generalidades. Porque otra evidencia irrefutable es la estadística y ésta nos dice que cuantos más años separan las edades de cada miembro de la pareja, más probable es que la relación se rompa. Los números, por irrefutables, son implacables.

More From Adictas al amor
20 articles
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...
Vacaciones por separado ¿una mala señal?
Imagen de la película Mamma Mia con Pierce Brosnan y Meryl Streep
6 ​​razones por las que nunca debes cerrarle la...

Si eres tú quien está a punto de embarcarse en una relación con un hombre mucho mayor, o mucho más joven, conviene que tengas en cuenta ciertas dificultades esperables:

Psicológicamente, cada edad se corresponde con una perspectiva de vida, y pronto os encontraréis viviendo distintas etapas. Puede que hayáis coincido en una franja en la que vuestras ocupaciones y preocupaciones sean más o menos similares, pero a media que pase el tiempo será inevitable: la transformación de uno hará que os situéis en escenarios cada vez más alejados desde los cuales os será más difícil conectar.

Desde un punto de vista más conductual los ritmos, las rutinas, las aficiones y los intereses también cambian con la edad; y muchos de ellos siguen un desarrollo lineal, más o menos común para todos, siendo algunas cosas muy características de algunos momentos vitales, pero no de otros. Estáis expuestos al desajuste. En vuestro día a día, ante costumbres y deseos muy diferentes la complicidad que os une puede diluirse, colocándoos en posiciones desde las cuales os resulte complicado encajar en los horarios y las rutinas de vida del otro.

El juicio social puede ser muy duro. Por muy puro y desinteresado que sea vuestro amor siempre encontraréis a alguien que malmeta a vuestro paso y se empeñe en encontrar intenciones maliciosas donde no las hay. Deberéis formar un buen tándem y proporcionaros mucho apoyo para soportar la indignación que genera el chismorreo juicioso.

También sois vulnerables a la falta de sincronía en el terreno sexual. El amor puede no entender de edades, pero la biología sigue un tempo perfectamente orquestado. ¡Por supuesto que la sexualidad es mucho más que una respuesta fisiológica! Pero cualquier diferencia en este sentido (ya sea por la menopausia en tu caso o por el inicio de problemas de erección en el caso de él, por poner solo dos ejemplos) será un obstáculo añadido que os será necesario superar.

Además, desde mi punto de vista, emocionalmente el mayor acaba siendo más vulnerable. El más joven puede sentirse en algún caso intimidado, pero esto no suele pasar de una inseguridad circunstancial; lo verdaderamente doloroso es sentir que la mirada que tu pareja depositaba sobre ti ha cambiado su naturaleza. El más vulnerable es el que corre el riesgo de pasar de ser deseado y admirado a ser cuidado.

Ten todo esto en cuenta, protégete de incómodas sorpresas, pero ten bien presente que, a fin de cuentas, la historia de vuestra relación os corresponde a vosotros escribirla.

www.anavillarrubia.com