​​10 señales de que le gustas (y mucho), aunque sea incapaz de reconocerlo

Lo que a él le cuesta poner en palabras puede estar expresándolo de mil formas alternativas. Al fin y al cabo, el movimiento se demuestra andando. Identifica esas señales que no por implícitas carecen de valor.

Lo más popular

No es de rigor generalizar pero sí es un hecho constatable, a grandes rasgos, que a hombres y mujeres nos caracterizan estilos de comunicación y expresión de nuestras emociones algo diferenciados.

Nosotras más abiertas y expresivas, ellos algo mas reservados en sus manifestaciones sentimentales. No es una cuestión genética ni mucho menos; si estas diferencias son notables es porque nos han sido inculcadas desde bien pequeños. Confío en que los niños que nacen hoy en día crecerán ya en un clima que priorice la igualdad por encima de todo, pero los que ya somos adultos adolecemos de estas inercias heredadas del pasado.

Publicidad

Y no solo por esto nos cuesta, a veces, tanto comunicarnos. También ocurre que somos cada uno de nuestro padre y de nuestra madre, y distintas personalidades despliegan también distintos patrones de comunicación y entendimiento. Para ti puede ser un proceso sencillo el de ponerle palabras a tus emociones y hablarle del lugar tan inmensamente importante que poco a poco va ocupando en tu vida.

Lo más popular

Puede que te resulte obvio, llegado el momento, pronunciar un primer "te quiero" o hacer cualquier tipo de declaración romántica. Igual de natural que es esto para ti puede serlo de anti-natural para él, porque simplemente no ha contado con ese tipo de modelo de expresión de los afectos, no le han enseñado a comunicarse en esos términos.

Para colmo, le han aleccionado incluso con el nefasto mensaje que dice que las emociones son el reflejo de la debilidad humana y merecen ser negadas y camufladas.

De hecho, no es infrecuente recibir en consulta a parejas en las que ella se siente insatisfecha por poco querida o poco valorizada mientras que él se declara directamente insolvente en esto de la comunicación amorosa. No es que no la ame, o que no quiera estar con ella, lo que ocurre es que se frustra porque sus formas de transmitir afecto no parecen llegar a ningún sitio y no surten tampoco ningún tipo de efecto. ¡¡¡Y hablamos de parejas que se conocen ya desde hace años!!! Imaginemos el nivel de desentendimiento que puede haber si encima aún estáis conociéndoos y dando los primeros pasos de esta nueva aventura.

Si lleváis un tiempo juntos y aún dudas de su interés, de su enamoramiento o de su apuesta por lo vuestro, presta atención a todas la señales que hasta ahora pueden haber pasado desapercibidas ante tus ojos y que son la mejor prueba de que se está colando por tus huesos y no tiene ninguna intención de dejarte:

1. Siempre está dispuesto a quedar, aunque no sea el hombre con mayor iniciativa del mundo o tenga poco tiempo, lo cierto es que a ningún plan te dice que no, a menos que medien motivos de fuerza mayor.

2. Trata de llamar tu atención, hablándote de sus habilidades mas impresionantes o contándote orgulloso sus mejores anécdotas; todo con el fin de hacerte saber cualquier cosa en la que puedas llegar a admirarle.

3. Te escucha cuando hablas, y no solo lo observas por su excelente actitud de escucha activa sino también porque días después retoma temas sobre los que te habías pronunciado previamente.

4. Te llama o te escribe sin ninguna razón. Notas que no tenía nada que contar ni nada concreto sobre lo que hablar, solo quiere saber de ti.

5. Busca estar cerca de ti. Quizá no lo hace de la manera más explícita, pero a la hora de la verdad antes que perder la oportunidad de verte se las ingenia para proponerte algo con la excusa más sencilla.

6. Le ha hablado de ti a sus amigos, y a ti también te habla de ellos. Cuenta contigo, te tiene presente y trata de hacerte un hueco en su vida.

7. Su cuerpo dice lo que sus labios no verbalizan. Porque cuando estáis juntos le sientes receptivo a cualquier acercamiento físico, con una actitud abierta y deseosa de rodearte.

8. Muestra interés por tus cosas, sobre todo en asuntos que a priori no son santo de su devoción. Te pregunta por tus aficiones y puede que incluso se muestre interesado en compartir una parte de ellas contigo.

9. Le has pillado mirándote mientras tu estabas distraída, y aunque ha retirado la mirada algo avergonzado ambos sabéis que esa era una mirad especial.

10. No te trata como a las demás, porque por muy simpático que sea toda esa lista de cosas solo las muestra íntegramente contigo.

Más info y contacto en www.anavillarrubia.com