​Señales de que NO le gustas realmente…

​¿Te interesa mucho pero no consigues interpretar las señales que te llegan de él? ¿Te cuesta diferenciar un gesto sencillamente amable de una intención que va más allá? Es normal. Especialmente los caracteres más tímidos pueden resultar más confusos. Y además tu propio deseo te puede dificultar aun mas esta labor de interpretación. Porque cuando queremos o creemos algo tendemos a analizar la realidad con un sesgo que la confirme en el sentido deseado.

Observa con criterio y despeja las incertidumbres y las ambigüedades que rodean vuestra relación.

Puede que no sea muy dado al contacto físico pero tus dotes de buena observadora pueden ayudarte a diferenciar si está incómodo o es solo una personalidad introvertida.

Fíjate en su sonrisa: no importa que no sonría muy a menudo, importa más que lo haga de forma tensa y forzada en lugar de percibirle natural y entregado.

Publicidad

Fíjate en la postura de su cuerpo: distante y siempre con un pie listo para la huida, en lugar de abierta y enfocada hacia ti.

Y fíjate también en su mirada: esquiva y huidiza o atenta y emocionada.

Además, si lleváis un tiempo conociéndoos (y tú tratando de conectar con él) también te será fácil analizar vuestra trayectoria para comprobar si recuerda tus intereses y anécdotas o si, por el contrario, no muestra interés alguno en lo que le cuentas porque no parece tenerlo nunca en mente.

Lo más popular

Si te habla de su vida personal más allá del entorno en el os movéis juntos o si nunca comparte contigo nada que se aparezca de lejos a una historia íntima.

Si te introduce en otras áreas de su rutina o te presenta a otras personas significativas o te mantiene en un compartimento estanco de su vida.

Y también puedes extraer información valiosa en todo lo que respecta a vuestra manera de comunicaros a distancia. Relee mensajes de WhatsApp: fíjate en si muestra iniciativa para quedar contigo o si resulta que vuestros encuentros dependen en exclusiva de tus peticiones.

Obseva también observa si manifiesta de interés o curiosidad por saber de tu vida o si, por el contrario, se limita a contestar con un escueto "¿Y tú…?" cuando eres tú quien se interesa por él.

También puedes repasar vuestras últimas llamadas (si es que las ha habido, que también es importante saberlo): ¿te ha llamado alguna vez o solo ha descolgado cuando tú has insistido?

Por mucha información que de su conducta y actitud pueda desprenderse, si has llegado hasta este punto y sigues teniendo dudas no te prives de la estrategia más adulta y madura de todas a la hora de afrontar este tipo de situaciones: sé directa.

El 'no' ya lo tienes y, de una decisión precipitada es fácil que te arrepientas.

www.anavillarrubia.com