Maná: “Somos gente de fe”

Venden millones de discos y son la banda de rock mexicana que más suena en todo el mundo. ¿Relajados? Para nada, su lema es trabajar y seguir dándolo todo.

Tras un año muy doloroso para Fher Olvera, la voz de Maná, que acaba de perder a su madre y a su hermana, llega Drama y luz, el nuevo trabajo de la banda. A pesar de que sus compañeros le preguntaron si quería parar, él siguió: “porque la música tiene poder curativo”, afirma Fher.
Vuela libre paloma, canción dedicada a su madre, es la que ilustra la portada de este nuevo disco que habla del amor y de esperanza a través de 14 temas muy bien escogidos –no en vano tenían más de 40 grabados–.  Y así, tras cinco años de parón, la banda mexicana vuelve a la escena para darlo todo.
Cantáis penas, alegrías... ¿Vuestra música es terapéutica?
Fher: Yo creo que sí. Somos la banda sonora de la vida de muchas personas y, al final del día, te das cuenta de que ellos también te reportan muchas cosas. Queremos representar lo que somos, como mexicanos, como cantantes, como personas... Somos gente de fe, de esperanza, y vamos a seguir empujando aunque nosotros solos no vayamos a cambiar jamás el mundo.
A pesar de que vuestro estilo es inconfundible, este disco es menos Maná, ¿no es así?
Sergio Vallín: Sí, se nota, en algunos temas hemos contado con la participación de una orquesta de cuerdas y metales de 32 integrantes dirigidos
por Suzie Katayama (maestra del chelo y del acordeón que ha colaborado con artistas como Joe Cocker y Madonna).
¿Qué es lo más loco que un fan ha hecho por vosotros?
Sergio: Estábamos de promoción aquí en Madrid y al regresar al hotel había una chica esperándonos fuera. Era diciembre, estaba helada y había recorrido 700 kilómetros para vernos. Nos conmovió tanto que la invitamos a cenar y le cedimos una habitación.
No sois de los que se rinden, ¿es mejor morir de pie que vivir arrodillado?
Fher: Sí. Además creo que es la historia de muchos pueblos. Te tumban y te levantas. También es la historia de  España. No conozco ningún otro país que tenga este mosaico de culturas.
Ya que le cantáis a la vida, ¿cuál es el mejor regalo que ésta os ha hecho?
Sergio: Lo más hermoso que me ha dado es ver crecer a una extensión de mi carne y de mi alma: mis hijos. Eso sí que es realmente mágico.

Publicidad