¿No crees que ha llegado el momento de una escapada only for women?

​​Los viajes de amigas generan un vínculo tan especial, que resulta imposible vivirlos a medias. Divertidos y enriquecedores, cada vez son más los que ofrecen experiencias 'solo para chicas'

Lo más popular

Son la última moda en viajes de autor. Ya sea en un formato más hedonista de bienestar y gastro, en una versión cultural o en vertiente espiritual para profundizar en las técnicas de relajación, los viajes diseñados para mujeres están en alza. ¿Su objetivo? "Disfrutar, conectar con amigas y celebrar de manera especial acontecimientos relevantes", según demuestran datos de la última encuesta que Trip Advisor ha realizado en nuestro país.

Publicidad

Un 70 % de las españolas hemos viajado alguna vez en compañía de otras mujeres y la tendencia apunta alto: a la mitad nos gustaría repetir la experiencia y convertirla en costumbre, al menos, dos veces al año. ¿La razón? Nos estamos dando cuenta de que dejar por unos días los roles que marcan nuestra rutina diaria (trabajadora, madre, esposa) conlleva unas recompensas de lo más gratificantes. 'Volar' con tus iguales hace que empatices con ellas, al mismo tiempo que conectas con eso que tú siempre has sido, pero que, quizá, tienes algo olvidado. Te presentamos seis formas de viajar en las que, seguro, serás más tú misma que nunca.

Lo más popular

Objetivo: desconexión

"Descubrir otro lugar con alguien de tu mismo sexo tiene unas características muy positivas; puede ser muy divertido, al mismo tiempo que una ocasión de desahogo y renovación mental", nos cuenta la psicóloga y experta en conducta emocional Ana Jalón. Una de las principales razones que nos motivan a viajar sin nuestras familias es la de volver a conectar con nosotras mismas: "El Caribe, si se trata de un viaje de amigas que quieren reencontrarse, es perfecto", asegura Diana Sintes, directora de Marketing Corporativo de Barceló Hotel Group de Latinoamérica. Conscientes de esta tendencia, la gran cadena hotelera impulsa viajes pensados para femme travellers: "Las amistades son una gran fuente de felicidad, y pasar tiempo de calidad en un viaje con ellas repercute positivamente en nuestra salud, sobre todo cuando la rutina diaria dificulta quedar más a menudo de lo que nos gustaría", comenta Sintes.

La empatía y complicidad que surge entre mujeres asegura el éxito del viaje

Su programa en Playa Bávaro, un resort de lujo en México con sistema de todo incluido donde el viajero se devanea de hamaca en hamaca entre piscinas rodeadas de cocoteros, "es una escapada al paraíso donde disfrutar de kilómetros de arena fina y aguas color turquesa", nos describe Diana.

Conexión entre países

No siempre queremos tomar el sol, charlar y abandonarnos a los placeres de un buen spa. A veces, lo que se necesita es compartir aventuras que alimenten el alma. Es lo que ocurre con todo lo que organiza Focus on Women (focusonwomen.es), una empresa que desde 2009 diseña viajes femeninos de inmersión en la cultura y las costumbres de un país. Perú, Sri Lanka o Vietnam son algunos de los destinos que más éxito tienen entre sus ofertas, a las que se unen grupos de unas 15 mujeres. Su próxima apuesta fuerte es un recorrido por Japón de la mano de anfitrionas locales: "Pondremos el foco en conocer la cultura nipona, y siempre a través de sus mujeres", nos adelanta Alice Faveau, directora de la organización, que además suele unirse a las escapadas como una viajera más.

En este programa de lujo diseñado con todo el mimo y que tendrá lugar la primera quincena de octubre, figuran actividades muy especiales, como veladas con aficionadas al kabuki (un género teatral tradicional nipón), citas con luchadoras de sumo o visitas a sacerdotisas de religión taoísta: "Que una geisha te cuente cómo es su día a día [se trata de actrices, no de prostitutas, como mucha gente cree], vivir la ceremonia del té en un ambiente tradicional no turístico o vestirte un quimono con todo el ritual que conlleva te da una visión maravillosa del país", nos explica Alice. Y es que, una 'experiencia FOW', como lo llaman ellas (haciendo alusión a las iniciales de esta singular organización turística), no se puede entender sin tener un contacto real con la persona (en este caso, mujer) que ha nacido o vive en el lugar que vas a visitar: "Entre nosotras se crean una comunicación, una curiosidad, empatía y solidaridad especiales. Y ese precisamente es uno de los elementos mágicos de nuestro viaje", sentencia la directora de Focus on Women.

Con la agencia de turismo femenino Mujer y Viajera podrás unirte en la isla a otras mujeres de manera muy especial
Publicidad

Sobre esta misma creencia se organizan los viajes de la comunidad de viajeras internacional Pink Pangea (pinkpangea.com). Entre los destinos, uno de los más aplaudidos es Tel Aviv, gracias a su original cometido: realizar durante seis días talleres literarios con mujeres israelíes: "Un encuentro entre las de aquí y las de allí. Se trata de un combinado muy inspirador. Como siempre, el resultado dependerá de la empatía que cada una sea capaz de desarrollar durante el viaje, pero todas las experiencias nos hacen crecer", opina Dolores Pérez, directora de la Oficina de Turismo de Israel en España. ¿Lo mejor? Al intercambio cultural que gira en torno a la lectura y la escritura, se añaden multitud de planes para conocer a fondo los entresijos de la ciudad, como recorrer mercados de abastos con lugareños, ir de compras o terminar el día en uno de los más de 400 restaurantes vegetarianos que hacen que esta urbe sea conocida como la cuna de la filosofía veggie: "Es un viaje entre diferentes culturas, religiones y procedencias, pero hay un nexo en común muy potente: nosotras. Casi sin hablar, las mujeres nos entendemos", opina Dolores.

Lo más popular

Hermanadas en el arte

Conocer otras costumbres, probar una nueva gastronomía y empaparse de códigos sociales distintos parecen buenas premisas para augurar una gran experiencia. Interface Tourism, expertos en turismo de autor, preparan I feel sLOVEnia, un viaje al país centroeuropeo durante la 23ª edición del festival de arte contemporáneo City of Women, que se celebra del 6 al 15 de octubre, uno de los pocos dirigidos, producidos y con participantes siempre en femenino.

Se trata de un destino ideal para empaparse de arte, producciones audiovisuales, teatro o danza, una inmersión que tiene lugar en medio de un escenario con paisajes casi sobrenaturales. El plan es el siguiente: una semana acudiendo a diario a vivir lo que ofrece esta cita cultural combinada con actividades de disfrute de la naturaleza. ¿Sus propuestas? Para las más atrevidas, la tirolina que sobrevuela el valle alpino de Planica, una de las más espectaculares de Europa. Los espíritus hedonistas no dudarán en relajarse en algunas de las infinitas termas y balnearios que salpican la región, como las termas Dobrna, que llevan funcionando desde el siglo XIII. Otro de sus atractivos son los alojamientos preparados para las más valientes: cabañas en los árboles: "Además de emocionarse con la inmensa belleza que esconde Eslovenia, acudir a este festival significa acceder a una plataforma muy inspiradora en lo que se refiere a la producción artística femenina", nos cuenta Laura Olalde, una de las artistas argentinas participantes del año pasado: "Es destacable ver cómo se genera un clima de receptividad y encuentro cargado de afectividad", resalta tras su paso por el certamen. Y si eres una foodie, apunta: puedes pedir mesa en el restaurante Hisa Franco, de la chef eslovena Ana Ros, que acaba de ser nombrada la mejor cocinera del mundo por la codiciada lista The World's 50 Best. Una alternativa de viaje caracterizada por una sensibilidad especial, algo que sin duda está relacionado con el hecho de que el público de este festival es 100 % femenino.

Sin miedo a lo desconocido

Normalmente el grupo elegido para planificar los viajes only for women es con amigas (90 %, según estudios de TripAdvisor), seguido por un 42 % que opta por ir con familiares (tu madre, hermana, tía...) y un 23 % que se decantan por ponerse de acuerdo con compañeras de trabajo. Sin embargo, hay otra posibilidad que quizá no se te había pasado por la cabeza (o sí, pero no te atreves): compartirlo con desconocidas.

"Estos viajes son toda una muestra de generosidad, apoyo... Ver cómo las relaciones van evolucionando, el proceso de pasar de ser desconocidas a amigas, saber que después quedan o se llaman a menudo es un auténtico orgullo", nos cuenta Ana Blasco, fundadora de WOM (womviajes.com), una agencia online de viajes para mujeres que viajan solas pero quieren hacerlo en grupo. Sin duda, una buena alternativa para las que en un momento determinado no encuentran compañeras de viaje o, sencillamente, les apetece abrir nuevos horizontes: "Cada una tiene que encontrar la forma de viajar con la que se sienta a gusto, pero yo aconsejo sin dudarlo que, sea como sea, lo hagan. Es un hobby que viene de maravilla, ya sea con amigas o desconocidas", opina Ana. ¿El próximo destino que tienen preparado? La bella Toscana.

Bajo el sol de Italia

Imprescindibles como Florencia o Siena, carreteras secundarias que llegan a parajes menos conocidos pero igualmente deseables (como el Val de Chianti o el Val d'Orcia) y paradas que transportan a maravillosas películas de Hollywood son algunas de las coordenadas que construyen Toscana de cine, los ocho días para mujeres que WOM ha planeado: "La posibilidad de ver en vivo Bramasole, la famosa villa de Bajo el sol de la Toscana, los campos donde se grabó Gladiator o las calles por donde transcurre La vida es bella apasiona a nuestras viajeras. Además, esta zona tiene la capacidad de ganarse a cualquiera: arte, preciosos paisajes, moda, una increíble gastronomía y buenos vinos...", nos detalla Ana acerca de esta escapada europea. La Galería Uffizi, el famoso agriturismo a la italiana (agroturismo) en mitad de la campiña toscana o las serpenteantes carreteras que podrás recorrer tú misma al volante son solo algunos de los alicientes que convierten a Italia en la più bella. ¿Su último objetivo? Conseguir que nos olvidemos de la rutina y nos dediquemos única y exclusivamente a cada una de nosotras: "Dejar durante unos días los roles que adoptamos en el trabajo, con la familia o la pareja y dedicarnos en cuerpo y alma a nosotras mismas hace que sean unas vacaciones diferentes: ni mejores ni peores, pero, eso sí, muy gratificantes", sentencia la artífice de este programa tan apetecible.

Come, reza, ama

El lujo de reencontrarse consigo mismo es el objetivo de experiencias como la de conocer Bali con la práctica del yoga como hilo conductor. Una idea que nace en la empresa Mujer y Viajera y que reúne todos los ingredientes que necesitas para un retiro inolvidable en esta isla mística: playas paradisiacas, deporte en plena naturaleza, tratamientos de belleza sanadores y momentos para el silencio a miles de kilómetros de casa. Especialistas en diseñar viajes muy personalizados "para todas aquellas que quieren algo distinto", hacen todo lo posible para que se conozca este lugar tal y como es y se pueda interactuar con la gente de allí en su día a día.

Publicidad

"La isla invita a la paz y a la relajación, es un destino que está lleno de energía. Este viaje está pensado para conocer de otra forma esta isla, huyendo de lo que se entiende como un destino para novios", nos explica Carolina Estellé, Product Manager de esta agencia de turismo femenino. La visita al país asiático se mueve en tres localizaciones: la zona sur de la isla, ideal para la práctica del surf combinado con yoga. Unos días activos que se intercalan con visitas a grandes templos como el Uluwatu, en medio de un acantilado, y donde se puede disfrutar del espectáculo de la famosa danza local llamada kechak, justo con la caída del sol. El programa, que dura 13 días, también hace una parada en Ubud, en mitad de la isla, donde las actividades yoguis diarias se mezclan con las clases de cocina y excursiones a los arrozales.

Lo más popular

El colofón de esta escapada mágica tiene lugar en un retreat al norte de la isla (centros especializados en la desconexión), en medio de la selva, y que brindan una oportunidad de oro para conectar con una misma, gracias al yoga, los tratamientos ayurvédicos y los ritos de purificación: "Esta última parte es la más wellness y espiritual. También hemos estado haciendo visitas a un curandero local al estilo de la película Come, reza, ama", nos cuenta una Carolina emocionada. En definitiva, una serie de actividades muy enfocadas al gusto femenino y al cuidado de una misma.

Un destino para activarte, para olvidarte, para relajarte, para encontrarte... Al fin y al cabo, el objetivo o la temática de cada uno quizá no sea tan importante como compartir la experiencia con personas que buscan lo mismo que tú y que, además, comparten parte de tu ADN: "Entre nosotras, seamos amigas, compañeras o desconocidas, se crea una unión distinta a cuando hay hombres. Normalmente, hablamos, socializamos y empatizamos más, quizá porque nos sentimos identificadas con muchas cosas: ser madres, esposas, divorciadas, trabajadoras... Estamos en una misma condición por el simple hecho de ser mujeres", concluye Carolina.

ALICIA SORNOSA: "Cuantos más viajes realizas, 
más fuerte y mejor te sientes"

Es la primera mujer en dar la vuelta al mundo subida en una moto. Cuenta su experiencia en el nuevo libro 360 grados (Bandaaparte) y tiene algo que decir a las que, como ella, sienten la llamada aventurera.

¿Qué opinas de un viaje solo de mujeres?

Tenemos una complicidad muy especial y otros intereses diferentes que los hombres. Suele haber buen humor, y conversaciones mucho más profundas. Da gusto viajar con pesonas que escuchan de manera especial, con sensibilidad.

¿Los mejores destinos para nosotras?

Cualquier país en el que hablen tu idioma está bien para empezar, como Chile o Perú. Grandes ciudades como París o Nueva York siempre son un acierto, al igual que cualquier isla de arena blanca con un ritmo de vida tranquilo, como Kho Tao, en Tailandia, o Lanzarote.

¿Qué les dirías a las que tienen algo de miedo a aventurarse?

Que el mundo es un lugar mil veces mejor de como lo pintan. A las mujeres siempre nos quieren ayudar, nos ven como sus hermanas, madres o hijas. Así que les diría que salgan ahí fuera y se dejen llevar... El miedo desaparece en el momento en que sales, y cada vez eres más fuerte, te sientes mejor. Es una experiencia que al menos hay que vivir una vez en la vida.

¿Qué diferencia hay entre quien viaja y quien no?

Las que lo hacemos tendemos a relativizar los problemas y somos muy ricas: ¡tenemos mil experiencias que contar ahí fuera!