¿Segunda oportunidad después del divorcio? Puede funcionar

Las segundas partes sí pueden ser buenas. Si estás decidida, solo tenéis que poner de vuestra parte.

Más de Adictas al amor
20 articles
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?

A
pesar de la situación de profunda conflictividad en la que muchas
parejas se separan, las segundas oportunidades después de un
divorcio son bastante más frecuentes de lo que en un primer momento
cabe esperar.

De hecho, algunos estudios apuntan a que alrededor de
la mitad de las personas que deciden dejar una relación después
tiene algún síntoma de arrepentimiento. Es mucho y muy íntimo lo
que se ha compartido a lo largo de años de matrimonio. Por eso,
después de un tiempo de separación, después de haber probado
suerte con otras relaciones y con la experiencia de haber adquirido
una perspectiva vital diferente, algunas ex parejas se reencuentran y
se plantean, por qué no, escribir un nuevo capítulo en su historia
de vida en común.

Publicidad

Si
has llegado a este punto es posible que los conflictos que antes
considerabas insalvables ahora no te parezcan tan graves, y que estés
mas tranquila tanto para aceptar algunas situaciones como para
solucionar otras de manera alternativa. La familiaridad y la
complicidad son sensaciones cálidas y agradables, gusta recibir el
afecto de quien nos conoce y nos quiere, pero estoy segura de que no
quieres retomar la relación en el punto exacto en el que la dejaste.
La idea de "volver" suele ir acompañada del temor a "volver de
la misma manera". Por eso es importante que tengas bien presentes
algunas premisas:

More From Adictas al amor
20 articles
"Él quiere separarse... pero yo no"
El marido de mi amiga me tira los tejos
¿Lista para ligar en verano?
Me ha confesado que se siente atraído por otra...
Vacaciones por separado ¿una mala señal?

Alimenta
vuestros objetivos comunes
.
Porque esto es, al fin y al cabo, lo que nos mueve, lo que te ha
conducido a sus brazos y no a otros. Volvéis a estar juntos pero en
otro momento de vuestras vidas, así que toca reconstruir vuestro
proyecto de vida en común. ¿Qué es eso que ambos queréis y que os
ha llevado a reencontraros?

Persigue
lo que quieres y rehúye de lo que no quieres
.
Porque todos los conflictos que en una pareja se arrastran son, en
parte, responsabilidad de ambos. Si no quieres recaer en viejas
dinámicas perniciosas no te lo permitas, no cedas cuando
verdaderamente no quieras, no calles lo que sientes, pide y expresa
lo que necesites. Ahora vuelve a ser el momento de hacerlo, ahora
estás de nuevo a tiempo.

Relaja
tus expectativas
.
No quiero decir con esto que tengas que prescindir de toda la
ilusión. En absoluto. Pero tener los pies en la tierra es ahora más
importante que nunca. No le pienses o anticipes sus movimientos ni
excesivamente en negativo (si lo estáis intentando de nuevo es
porque creéis en vuestra capacidad de cambio) ni tampoco en positivo
(cambio no es sinónimo de transformación y debes aceptar, en su
esencia a la persona que tienes en frente). Cíñete a lo que la
realidad te vaya demostrando y haz tuyo el lema de que "el
movimiento se demuestra andando".

Olvida
los viejos reproches
.
Todo aquello ya se saldó con un divorcio. Si vas a enzarzarte en las
mimas discusiones no tiene sentido intentarlo. Piensa que todo
agravio tiene su desagravio, así que aprovechad vuestras fortalezas
y cualidades para centraros en las soluciones.

Valora
las diferencias
.
La mayor parte de las parejas que se han reconciliado después de un
divorcio coinciden en señalar que, en realidad, no volvieron a
emparejarse con la misma persona. Explora sus cambios, valora su
madurez, y permítete conocerle de nuevo, desde una mirada limpia.

Esfuérzate.
Si estamos en pareja es porque nos resulta mas gratificante que no
estarlo, pero eso no significa que la pareja sea un mágico camino de
rosas. Mantener una pareja conlleva, por las dos partes, esfuerzos
personales diarios. La pareja es placer y ganancia pero también
sacrificio y renuncia. Tú ya has experimentado el dolor de una
ruptura, ya tienes de sobra analizado qué fue lo que no funcionó en
un primer momento, pero también sabes que para construir el amor es
imprescindible ser tolerante y no tener la piel demasiado fina.

Quién
sabe, quizá todos deberíamos separamos una vez en la vida para
bajarnos del caballo de la exigencia y valorar lo que realmente
significa estar en pareja…

www.anavillarrubia.com

More from Ar Revista: