La familia veggie que está conquistando al mundo

Luise y David crearon el blog 'Green Kitchen Stories' para mostrar sus platos vegetarianos sencillos, saludables y muy apetecibles. Pero más allá de sus recetas, esta familia sueca ha conquistado al mundo con su estilo de vida healthy. Su día a día es pura inspiración.

Lo más popular

La historia de la familia Frenkiel-Vindahl comenzó en Roma, junto al río Tíber. David era un enamorado de Italia y de su comida, y se trasladó allí desde Suecia para trabajar como director de arte de una revista. Luise vivía en Copenhague y en un viaje a Roma con sus amigas conoció a David. Juntos se mudaron a Estocolmo y se enfrentaron a su particular reto en la cocina: David era vegetariano, pero su dieta no era demasiado saludable; Luise llevaba una alimentación más equilibrada, pero comía carne y pescado. ¿La solución? Cocinar platos vegetarianos que fueran sanos y nada aburridos. Así nació Greeen Kitchen Stories, un blog en el que iban mostrando sus avances en la cocina y donde documentaban sus recetas. Diez años después, han formado una familia numerosa (son padres de Elsa, Isaac y Noah), han escrito cuatro libros de recetas y, a través de su blog y su perfil de Instagram, donde tienen 345.000 seguidores, muestran la vida cotidiana de una familia vegetariana. Hablamos con David para que nos cuente cómo es su día a día.

Publicidad

¿Green Kitchen Stories se ha convertido en vuestro trabajo a jornada completa?

Así es. Iba a ser solo un proyecto divertido que íbamos a compartir juntos. No teníamos ni idea de que alcanzaría tanta repercusión. Además del blog y los libros, tenemos dos apps de recetas para iPhone y iPad. Y en el último año hemos hecho varias colaboraciones con empresas de alimentación. Nunca hemos trazado un plan sobre cómo ganarnos la vida con esto, pero hasta ahora nos ha funcionado.

Lo más popular

¿A ambos os interesaba el mundo de la cocina antes de conoceros?

A los dos nos gustaba la comida casera y reunirnos en torno a una mesa. No tenemos formación como chefs, pero hemos ido mejorando gracias a la experiencia y los fallos. Además, a Luise siempre le ha interesado cómo se pueden prevenir muchas enfermedades relacionadas con el estilo de vida haciendo pequeños cambios en nuestra forma de comer y en nuestras rutinas diarias. Después de abrir el blog, ella empezó a estudiar nutrición en una escuela de Estocolmo para aprender más sobre estos temas.

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Hemos conseguido dedicarnos a algo que nos apasiona y aprender mucho. Desde escribir una simple receta y hacer las fotos hasta gestionar nuestras redes sociales, grabar y editar vídeos, impartir talleres, negociar con clientes... También es muy gratificante escuchar a la gente que nos dice que nuestras recetas los han ayudado a cambiar su vida a mejor.

Las recetas que publicáis son realmente apetecibles. ¿Dónde encontráis inspiración?

Es fundamental tener la mente abierta, seguir las tendencias y viajar. Un truco sencillo es no ir siempre a los mismos sitios y probar platos diferentes cuando comemos fuera. A veces encontramos inspiración intentando hacer una versión vegetariana de un plato de carne o pescado o una opción más saludable de algún postre que hemos probado o visto. Otras veces puede surgir buscando nuevas maneras de dar verduras a nuestros hijos. Así nació nuestro pan arcoíris o nuestras tortitas de espinacas.

¿Cuál es el truco para hacer versiones sanas de platos que no lo son?

Por ejemplo, las patatas las preparamos en el horno en lugar de freírlas en aceite o para endulzar un postre usamos dátiles o frutas en vez de azúcar.

Os gusta investigar con nuevos ingredientes. ¿Cuál ha sido tu último descubrimiento?

Sí, ¡nos encanta! Es una manera muy divertida de crecer como cocineros y crear nuevas recetas. Este verano he redescubierto la grosella espinosa y queda espectacular en los postres. Y hemos empezado a utilizar la levadura nutricional más frecuentemente: es perfecta si le quieres dar un toque de queso a tus recetas veganas.

Publicidad

En vuestra casa se cocina a diario. ¿Qué ingredientes no faltan en la despensa?

Siempre tenemos frutos secos y semillas porque añaden proteínas, grasas saludables y un toque crujiente a nuestros desayunos, sopas y ensaladas. También son esenciales en nuestros postres y horneados y hacemos cantidades ingentes de mantequilla de nueces. Además, nos abastecemos de legumbres, tanto secas para cocinar el fin de semana, como cocidas para preparar cenas rápidas. Los garbanzos, las judías y las lentejas quedan muy bien en ensaladas y estofados, sirven para hacer mantequilla para los sándwiches y como guarnición. Y, por supuesto, tenemos siempre bayas congeladas, leche de avena o de almendras, porque soy alérgico a la leche de vaca, y una selección de verduras de temporada.

Lo más popular

¿Dónde soléis hacer la compra?

Los básicos de despensa y los congelados los compramos en el supermercado. En verano acudimos a un mercado de agricultores a comprar frescos, y el resto del año estamos suscritos a una caja de productos locales que nos llega a casa una vez a la semana. Para las harinas especiales y otros ingredientes saludables vamos a un herbolario. Y cuando están en temporada nosotros mismos recolectamos arándanos, fresas, moras...

¿Hay alimentos prohibidos en vuestra dieta?

¡No! Es algo en lo que no creemos, pues solo conduce a los antojos, la mala conciencia y la culpa. Tratamos de tener un enfoque positivo, explicarles a nuestros hijos que si comen espinacas y judías estarán más fuertes, etc. Y los viernes pueden elegir el postre que quieran: un helado, un bizcocho casero o un pastel. En lugar de prohibirlo es mejor restringirlo a un día concreto.

"Para crear nuevas recetas es fundamental tener la mente abierta, seguir las tendencias y viajar"

¿Qué picáis entre horas?

Tomamos cosas sencillas, como zanahorias o vegetales crujientes para dipear con mantequilla de frutos secos. También nos gustan las tostadas de pan de centeno con aguacate.

Tenéis tres hijos, uno de ellos un bebé. ¿Cómo les inculcáis el gusto por la comida saludable?

Los niños y la comida forman un tándem complicado. Cada uno reacciona de manera distinta ante la verdura, pero tenemos nuestros trucos. El primero es introducir pronto los alimentos integrales y vigilar la cantidad de azúcar que toman. Es más fácil que prueben cosas saladas si no toman mucho dulce cuando son pequeños. También hemos tratado de crear siempre un ambiente positivo en torno a la mesa. Si hay demasiadas reglas, se bloquean y no comen. Si quieren beber la sopa con una pajita o comer con las manos no hay problema. E intentamos añadir verduras a sus platos favoritos. Mezclamos la masa de las tortitas con espinacas, remolacha o zanahorias para que sean de colores.

¿Es importante que ellos acudan al mercado, ayuden en la cocina, prueben nuevos sabores en casa...?

A nuestro hijo mayor le encanta ayudarnos y los platos que él prepara los come con mucho más gusto. La niña prefiere planificar los menús semanales, y eso hace que esté más motivada cuando cocinamos. Pero creo que no hay que forzar. Simplemente hay que estar preparados para animarlos cuando ellos muestren interés.

Imagino que para ti es importante cenar todos juntos y compartir ese momento...

Desde que van a la guardería y al colegio no comemos juntos, pero tratamos de compartir todas las cenas. Es realmente maravilloso cuando nos sentamos a comer y charlar. Pero, para ser honesto, nuestras cenas son más caóticas que esa estampa ideal. Los niños tienen tanta energía que difícilmente pueden estar quietos 10 minutos, así que tenemos que dejarnos llevar y disfrutar de esos pequeños momentos antes de que huyan.

"Prohibir alimentos no funciona, pues solo conduce a los antojos, la mala conciencia y la culpa"

Mucha gente piensa que la comida vegetariana es buena, pero que no es fácil cocinarla y termina siendo aburrida. ¿Qué les dirías?

Estoy de acuerdo en que es necesario esforzarse un poquito más y tener interés a la hora de cocinar, pero merece la pena. Aprender recetas vegetarianas es un regalo que te haces para toda la vida. Además, comiendo más verdura te sentirás mejor, seguro.

Publicidad

¿Habéis estado en España? ¿Os gusta nuestra gastronomía?

Sí, mi padre tiene un apartamento en Barcelona y se ha convertido en nuestra segunda casa. Nos encanta la comida española y disfrutamos mucho yendo a comprar verdura al mercado. Las tapas son geniales, pero a veces tienen demasiada grasa, así que nos gusta equilibrarlo con ensaladas y un buen gazpacho.

Vuestro último libro es Green Kitchen at Home. ¿Cuáles son vuestros platos familiares favoritos?

Los crepes de verduras, porque ofrecen muchas posibilidades. Las pitas de brócoli también están muy ricas y son una manera fácil de tomar más vegetales en cada comida. Pero también nos encanta una bandeja de verduras horneadas con trozos de halloumi, un queso típico de Chipre. No son antojos o recetas complicadas, sino sencillas y saludables.

Lo más popular

El sabor de sus viajes

Luise y David han escrito Green Kitchen Travels, con casi cien recetas –muchas de ellas veganas– inspiradas en sus viajes por el mundo y acompañadas de las anécdotas que han vivido. Además, hay un capítulo especial con consejos para viajar con niños. ¿Sus destinos favoritos? India, Vietnam, Israel, Marruecos e Italia.

Bol con falafel de guisantes

Ingredientes:

Para el falafel: 150 g de guisantes ● 150 g de garbanzos cocidos ● 2 chalotas ● 1 diente de ajo ● 1 cucharada sopera (cs) de harina de trigo sarraceno ● 2 cs de semillas de calabaza ● 1/2 cs de levadura ● 3 hojas de menta ● perejil ● 1 cs de zumo de limón ● 1 cs de comino ● sal y aceite de oliva.

Para el hummus: 200 g de remolacha ● 150 g de judías blancas ● 13 cs de pasta de semillas de sésamo ● 4 cs de zumo de limón ● 3 cs de aceite de oliva ● 1 diente de ajo ● 1 cs de escamas de sal marina.

Para la quinoa: 1 taza de quinoa ● 1/2 cs de canela ● 1 puñado de pasas.

Para acompañar: 4 zanahorias ● 2 aguacates ● 1/2 pepino ● 12 rábanos ● 1 yogur natural ● verduras picadas ● almendras ● semillas.

Cómo se hace: salvo el aceite, mezcla los ingredientes del falafel y forma 16 piezas, úntalas con aceite y hornéalas 10 minutos por cada lado. En otra bandeja, hornea 20 minutos la remolacha y las zanahorias (reserva estas). Tritura la remolacha y los ingredientes del hummus. Cuece la quinoa y la canela 15 minutos en dos tazas de agua. Añade las pasas y reserva. Mezcla el yogur con la menta. Pon todos los ingredientes en un bol y añade las semillas.

Burguer de Portobello a la parrilla y melocotón

Ingredientes:

6 setas portobello ● 6 melocotones ● 6 patatas ● 6 panes para hamburguesa ● 100 g de guisantes germinados ● 5 tomates ● 5 cebolletas ● tomillo ● aceite de oliva ● sal y pimienta. Para el marinado: 4 cs de aceite de oliva ● 2 ramitas de romero ● 1 cs de tomillo ● 2 dientes de ajo ● 1/2 limón ● sal y pimienta.

Para el guacamole: 4 aguacates ● 5 tomates ● 1 diente de ajo ● 1/4 de taza de perejil ● 1/2 limón ● 1 cs de aceite de oliva.

Cómo se hace: limpia las setas. Corta los melocotones en dos, retira el hueso y reserva. Precalienta el horno a 180 ºC y hornea las patatas cortadas en bastones con aceite de oliva, sal y tomillo unos 30 minutos. Para el marinado, pon en un bol todos los ingredientes bien picados y remuévelos. Unta las setas con esta salsa y hazlas a la parrilla 4 minutos. Para el guacamole, pica los aguacates, el tomate y el perejil, añade el ajo machacado y el zumo de limón y tritura con un tenedor. Tuesta el pan de la hamburguesa en la parrilla y, en la rebanada inferior, coloca el aguacate, los guisantes germinados, el tomate, la cebolla, una seta y dos mitades de melocotón. Tapa la hamburguesa y disfruta.

More from Ar Revista: