Sin miedo a recibir: claves para una Navidad slow, por Jaime Beriestain

¿Este año la cena es en tu casa? Lejos de estresarte, organiza cada uno de los preparativos y cautiva a tus invitados. El interiorista y diseñador Jaime Beriestain nos da las claves para vivir una Navidad slow saboreando cada momento.

Lo más popular

En su casa de campo de la comarca del Bages (Barcelona), la Navidad es una fiesta. Allí, el interiorista Jaime Beriestain disfruta recibiendo a sus invitados. Con ellos va al huerto a recoger las verduras que más tarde prepararán juntos, realiza arreglos decorativos con las ramas y frutos que la propia naturaleza le ofrece, enciende la chimenea, viste las sillas con pieles de reno y coloca su belén, hecho por un artesano francés. Él sabe que cada detalle cuenta y reivindica disfrutar de ellos sin prisas. Si este año te toca a ti, sigue sus consejos para ser la anfitriona perfecta.

Publicidad

¿Cuáles son las claves para organizar la cena soñada?

Hay que ser muy previsora para tener todo listo y dedicarte a los invitados: ir al mercado con tiempo, elegir un buen queso y un pan de obrador, preparar los detalles de la decoración, arreglar las flores… El placer de compartir.

¿Cómo convocas a tus invitados?

Los llamo por teléfono y siempre confirmo si tienen alguna restricción alimenticia (alergias, celiacos...) para adaptar el menú.

Lo más popular

La primera impresión es fundamental. ¿Cómo los recibes?

¡Con un cálido abrazo! En el campo, preparo un zumo de manzanas, zanahorias y lemongrass o cocino un hummus con garbanzos del huerto. Comer lo que uno ha sembrado es una de las sensaciones más satisfactorias.

¿Qué elementos decorativos eliges para llevar la Navidad a tu casa?

Cortamos un pino y lo decoro con arreglos tradicionales de Navidad, pongo en una cazuela naranjas y clavos para que la casa huela bien y no me olvido del jardín: utilizo guirnaldas de luces en algunos árboles alrededor de casa. Por la noche es encantador.

¿Cuál es la clave para crear una atmósfera relajada y elegante?

Ser siempre uno mismo. Usar velas, controlar la luz….

En estas fechas la decoración de la mesa también es protagonista. ¿Qué no debe faltar en ella?

Un mantel bonito, unas copas especiales, y añadir elementos naturales como flores. Si optas por colocar muchas velas conseguirás un efecto impactante y lleno de carácter. Además, disfruto haciendo yo mismo detalles como los servilleteros con el nombre.

¿Qué detalle marca la diferencia?

Me gusta convocar temprano para que los invitados vengan con más energía, y acabar la cena con bailes: me parece muy divertido. Al día siguiente, es buena idea dar las gracias al anfitrión por mensaje o, mejor aún, haciéndole llegar un tarjetón.

Cuando hay muchos invitados, ¿es mejor optar por una cena sentados o preparar un bufé?

Mejor alrededor de una mesa. Me gusta volver a la cena tradicional, un momento para compartir e intercambiar. Es importante tener tiempo para conversar con los demás.

¿Las fiestas son un buen momento para innovar o apuestas por recetas clásicas?

Prefiero lo clásico bien hecho. Me encanta la novedad, pero no improvisar. Un menú casero es la mejor forma de crear buen ambiente y me gusta que los invitados participen conmigo en la cocina porque se dan momentos de complicidad cálidos. En mi masía, la cocina es exterior para estar toda la tarde cocinando en compañía.

¿El número de comensales determina el menú?

Siempre elijo algo que me permita aumentar el número de invitados a última hora. Por ejemplo, un pescado entero o un cordero cocinado a baja temperatura. De postre, suelo hacer una pavlova (merengue, crème patissière y frutos rojos), o un montblanc (merengue con nata montada y crema de castañas). ¡El éxito está asegurado! Cerca de mi masía hay una quesería artesanal que produce double-crème: una nata muy espesa que es un auténtico pecado. ¡Suelo hacer varios kilómetros de más solo para ir a comprarla!

¿Cuáles son los aperitivos que nunca te fallan?

Crudités con hummus o salsa de yogur y hierbas aromáticas y caviar de berenjenas sin ajo con pan de pita. También preparo un salmón ahumado con eneldo: tres días de cocción en sal y luego lo ahúmo en un horno especial. ¡Una delicia!

¿Con qué bebidas te gusta acompañar tus platos?

Agua, champán, vino blanco y tinto... Elijo en función del menú.

¿Y tu cóctel favorito?

Me gusta el Hot Night in Jalisco: Tequila reposado, lima y chili.

¿Decepcionaríamos a nuestros invitados si no hay turrón y dulces típicos navideños en la mesa?

Forma parte de la tradición. Hay que proponerlos, por supuesto. Lo mejor es que sean artesanales y de sabores clásicos. También me encantan los mazapanes y me gusta hacer una tarta Pandoro: es un clásico panettone italiano, cortado en tres discos, y entre ellos incorporo nata montada recién hecha y frutos rojos. La nata montada es siempre fuente de alegría, incluso si haces de más, verás que tus invitados la acabarán.

¿Consideras indispensable ofrecer café e infusiones?

Sí. Antes de la cena, dejo preparadas todas las tazas, cucharas y teteras en una bandeja, para no ir buscándolas en el último momento. Además de café e infusiones, ofrezco gin tonic. Me gusta darle un toque dulce con catanias, por ejemplo.

Nos falta la música. ¿Cuál es tu playlist imprescindible?

La del Dj que toca en mi restaurante. La encontrarás en mixcloud.com, con su nombre, jonlive13.

Además de la música, ¿cómo creas ambiente?

Prohibiendo los móviles en la cena.

¿El fin de la reunión lo deciden los invitados?

Lo determina el ritmo del entretenimiento y la alegría la marca el dueño de la casa.

Ideas para una velada perfecta

1. Mesa especial. "Que no falten las velas y elementos decorativos naturales como flores, plantas, piñas...".

2. Detalles handmade. "Cocino las típicas ginger cookies con forma de hombrecito, estrellas, copos de nieve... y elijo productos gourmet para compartir".

3. Obsequio al anfitrión. "Es buena idea llevarle un aceite de oliva, una cesta con huevos frescos, verduras recién cortadas...".

4. Adornos naturales. "Utilizo elementos que encuentro en el jardín: calabazas para los centros de mesa, ramitos de plantas para regalar...".

More from Ar Revista: