Así es el gel anticonceptivo que quiere cambiarte la vida

Promete borrar los preservativos y las píldoras de la faz de la tierra.

Lo más popular

Una nueva solución para el control de la natalidad que no requiere prescripción médica, que no utiliza hormonas y que otorga a la mujer el control total y la máxima protección para su cuerpo. ¿Una utopía? En absoluto: es el revolucionario producto en el que la empresa Evofem Biosciences lleva trabajando décadas, y que ahora está únicamente pendiente de su aprobación para ser comercializado. Su nombre es Amphora y se presenta en forma de gel, en forma de arma definitiva para "entregar el poder de decisión directamente a las mujeres", según explica la CEO de la compañía Saundra Pelletier.

Publicidad

Los expertos hablan de Amphora como la mayor revolución en el panorama de los métodos anticonceptivos y del control de la natalidad desde los años 60. El producto es un líquido que, a diferencia de otros geles espermicidas, no contiene sustancias que provocan irritación o malestar. Pero lo más relevante es que, a diferencia de otros fármacos, su composición no juega con ninguna hormona que pueda afectar al bienestar de la usuaria, trayendo consigo un posible aumento de peso, alteraciones en el estado de ánimo u otras consecuencias no deseables.

Lo más popular

Su aplicación es sencilla: como si se tratase de un tampón, la mujer introduce el gel en su vagina aproximadamente una hora antes de mantener la relación sexual, y exclusivamente cuando se va a producir ese encuentro. Otro punto a favor: al no ser un tratamiento constante, Amphora rompe con la cadena de dependencia de otras soluciones para el control de la natalidad, y pelea contra los olvidos puntuales. El gel se mantiene en la cavidad vaginal durante el sexo, y cambia el ph para neutralizar el esperma.

El producto es también una barrera infalible contra las enfermedades de transmisión sexual. Las pruebas a las que se ha sometido, que cuentan con 3.200 mujeres voluntarias, han concluido que, por ejemplo, es eficaz al 88% contra el herpes durante el primer minuto de su aplicación, y que ese porcentaje se incrementa hasta el 100% transcurridos únicamente cinco minutos desde que se introduce en la vagina. También está probado que actúa con gran eficacia contra otras ETS como la gonorrea o la clamidia.


El futuro próximo

Pelletier sueña con el día en el que Amphora esté presente en las estanterías de las farmacias. Su ánimo por empoderar a la mujer, por cederle la decisión última y personal y el control total sobre su cuerpo, viene de muy atrás: en un safari por África, se interesó por la situación de las clínicas y hospitales de atención primaria, y allí terminó de reforzar su determinación de trabajar para que las mujeres del mundo pudieran ser, por completo, dueñas de sí mismas. Poco tiempo después, recibió la oferta de trabajo de la empresa que por entonces trataba de crear Amphora. Y decidió consagrar, desde su puesto, todos sus esfuerzos para convertirlo en realidad.

Evomed, la empresa matriz de la que derivó Evofem Biosciences, comenzó a desarrollar el producto hace más de 20 años, en la década de los 90, y comenzó a registrar resultados positivos en 1999, años antes de fichar a Pelletier. Pero el proceso se encuentra ahora en fase final: su orgullosa responsable actual espera poder comercializarlo a finales de 2018 o principios de 2019, cuando complete los trámites sanitarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos –FDA, en inglés–. Y tienen además una alternativa, en el caso de que la FDA no apruebe definitivamente el gel Amphora, Evofem Biosciences plantea aliarse o vender su patente a una empresa farmacéutica para que pueda utilizarlo como remedio contra las ETS. Aunque Pelletier desea que se comercialice como tal y que el mundo conozca, con él, la mayor revolución en el control de la natalidad del siglo XXI.

De: All About You
More from Ar Revista: