Barceló al descubierto

La comisaria de su retrospectiva en Madrid, Catherine Lampert, nos hace de guía y nos da las cinco claves de la obra del mallorquín

Los materiales.

“La cualidad sensorial de sus obras es algo vivo, orgánico. Al mirar de cerca la superficie siempre se descubren nuevos matices y pequeños detalles increíbles y reveladores”

La perspectiva.

“El modo en que su trabajo cambia dependiendo de nuestro punto de vista. Miquel aporta siempre un mensaje cargado de intención, aunque en un principio no lo percibamos”.

Las referencias.

“Por ejemplo, a la historia de la pintura occidental. Con sus retratos rinde homenaje a grandes maestros clásicos. Así expresar su inquietud ante la idea de que la tecnología pueda acabar con las técnicas pictóricas tradicionales”.

Publicidad

La creatividad.

“Un artista de su calibre está siempre pensando en su próxima obra, preocupado por lo que sucede en su estudio y manteniendo unos niveles de exigencia altísimos”.

La diversidad.

“Esta exposición no guarda orden cronológico, lo que permite al visitante percibir sus obsesiones y apreciar los cambios de estado de ánimo”.

Miquel Barceló. 1983-2009. La solitude organisative. En CaixaForum Madrid hasta el 13 de junio. Más información en: www.obrasocial.lacaixa.es