Los 10 trucos de la cocina para dos

Apunta estas ideas de los chefs Bruno Oteiza, Ramón Roteta y Enrique Fleischmann, recogidas en Cocina para dos (Ed. Bainet).

1. Concentra esfuerzos. Si algo te supone un tiempo de elaboración que no tienes, cómpralo hecho. Hay preparados de mucha calidad, como algunas salsas.  
2. Congela. Hazlo por piezas, así podrás sacar la cantidad que necesites. Si es un líquido, elige un envase rígido y no lo llenes a tope. Anota siempre la fecha.
3 Cocina para ocho. Si cocinas gran cantidad de salsa de tomate y la congelas a raciones, otro día puedes recuperarla y, con añadir carne y albahaca, ya tienes una boloñesa. Lo mismo con un caldo. Si preparas de más, tendrás base para sopa.
4. Planifica la semana. Así te ahorras tener que improvisar a última hora, cosa que generalmente se traduce en una comida rápida y poco sana.
5. Aprovecha las sobras. ¿Te ha quedado verdura del mediodía? Úsala para una sopa o un arroz. ¿Tienes pollo del caldo? Prepara unas croquetas o desmenúzalo para una ensalada. Te ahorrarás trabajo y dinero.
6. No compres demasiada variedad. Un salmón para la cena, una dorada por si como en casa... y la nevera llena de productos perecederos. Compra menos de cinco cosas frescas a la semana, porque seguro que una acaba en la basura.
7. Fracciona y conserva. Es clave para que no se eche nada a perder. Antes de poner la carne y el pescado en la nevera, guárdalos en recipientes herméticos o en papel film.
8. Usa la despensa. Compra a medio plazo las cosas perecederas y ten una buena alacena de los secos. Que no falte pasta, arroz, alguna lata, legumbres en conserva y una pequeña selección de aceites o vinagres.
9. Alimentos estrella. Algunos productos te sacan de un apuro en un pispás. Para Oteiza, es el caso de los tomates, con los que puedes elaborar desde una ensalada hasta pasta, lasaña, salsas, sopas... Huevos o legumbres en conserva tampoco te fallarán.
10. Cuenta por piezas. Si no quieres acabar con la nevera a rebosar, olvídate de pedir un kilo de almejas; calcula cuántas comeréis y pide en función de ello.

Publicidad