Verónica Sánchez: Envuelta en un trío amoroso

La actriz protagoniza La montaña rusa, una comedia romántica en la que se enamora de Alberto San Juan y mantiene relaciones con Ernesto Alterio.

La actriz ‘tripite’ con el director Emilio Martínez Lázaro para interpretar a Ada, una joven violinista que ha encontrado al amor de su vida (Alberto San Juan), pero que descubre el sexo soñado con un amigo común (Ernesto Alterio).
Con estos hombres vas a ser la más envidiada...
Y ellos van a estar encantados [Risas]. La verdad es que tenía muchas ganas de trabajar con Alberto, con quien no llegué a coincidir grabando Los dos lados de la cama. Y de Ernesto, ¿qué te voy a decir? Siempre es un placer volver a rodar junto a él.
Hay mucha escena íntima, ¿es difícil rodarlas?
No son fáciles, pero la confianza con el equipo ayuda.
¿Te imaginas vivir una situación como la de Ada?
¡En mi vida real, no quiero ni pensarlo!
Tú habías estudiado chelo, ¿has tenido tenido que dar clases de violín para tu papel?
Sí. Eso sí ha sido difícil, le dedicas tiempo y no avanzas. Yo con el chelo empecé tarde, como en la interpretación, y duré muy poco, así que lo he olvidado.
Comenzaste con 17 años en el teatro y te hemos visto crecer en la pantalla, ¿cómo has vivido madurar a través de tus personajes?
Es muy curioso porque empiezas a notar tus cambios a través de ellos. Recuerdo que la primera vez que me dieron un papel de madre me dije: “Vaya, ya te dejan de ver con una carpeta de instituto entre los brazos y te la cambian por un bebé”.
¿Y qué papel dirías que supuso un punto de inflexión en tu carrera?
Empecé a notar el cambio al hacer de la mujer de Camarón. Después me ofrecieron otro tipo de papeles.

Publicidad