Estrella Morente, el alma desnuda

La cantaora granadina homenajea a su padre una vez más y demuestra sobre el escenario que la pasión no solo es cosa de genes.

De su padre aprendió que un arte lleva todos los demás dentro. Quizás por eso Estrella Morente no solo canta, sino que transmite emociones con todo su cuerpo. Verla en directo es un espectáculo: a la intimidad de los temas que interpreta –sobre todo si son los de Autorretrato, su último disco que es un homenaje a Enrique Morente– se le suma esa pasión que su voz, su cara y sus manos tan bien reflejan.

Publicidad

Ahora tendrás varias oportunidades de verla desnudando su alma sobre un escenario. Será en Los Veranos de la Villa (Madrid, 8 de julio), en el festival Pirineos Sur (Huesca, 19 de julio) y en el festival de la Guitarra de Coria (Cáceres, 3 de agosto).
En ella, como dice el cineasta Fernando Trueba, no solamente están la tradición, la herencia, sino también la innovación y el futuro. Estrella abre su corazón y de él emana ese cante siempre vivo que nos sobrecoge y emociona. Un derroche de pasión.

Dice Estrella que su padre se lo tomaba todo con “mucha honestidad, mucha verdad y cariño”. Un legado que ella ha hecho suyo.