Por qué nos gusta tanto María Dueñas

‘La templanza’, su nueva novela, promete ser tan exitosa como ‘El tiempo entre costuras’. Estas son las claves de un libro inolvidable.

Lo más popular

1 Un personaje masculino muy atractivo. Es la primera novela de María Dueñas protagonizada por un hombre. Se llama Mauro Larrea y, a pesar de su origen español, está “más mexicanizado que el castillo de Chapultepec”, escribe la autora. Temerario, con un toque salvaje, apasionado y romántico, nos hace suspirar toda la novela al imaginarnos entre sus brazos fuertes. Si esta historia se llevara al cine, a María le gustaría que lo interpretara el actor Benicio del Toro.

Publicidad

2 Una gran historia de amor, intrigas de familia y derrotas. Cuando una mujer como Soledad Montalvo, la elegante y perturbadora esposa de un marchante de vinos, se cruza con un hombre como Mauro Larrea, puede pasar de todo. Que salten chispas, que cambie el destino de ambos para siempre o que nos enamoremos de por vida. Glorias, derrotas, venganzas y viajes a ciudades tan exóticas como la espléndida Habana colonial logran despertar en nosotras grandes emociones que nos mantendrán hasta el final encadenadas a una historia tan apasionante como delicada y adictiva.
3 El exquisito mundo del vino. Cuenta María que curiosamente la idea para esta novela surgió en el transcurso de un viaje a Londres. Delante de ella viajaba una pareja que no dejaba de beber jerez. Fue así como este vino se convirtió en uno de los protagonistas de la novela y, con él, la ciudad que le da nombre y que durante la segunda mitad del siglo XIX se convirtió en un enclave cosmopolita gracias a su comercio con Inglaterra. Si eres una buena aficionada al vino, te gustará asomarte a estas páginas para pasear entre viñedos, vivir por un momento ese apasionante mundo de la viticultura y la enología y llegar a degustar hasta un Romanée-Conti, uno de los vinos más exquisitos y caros del mundo.
4 De nuevo, la moda. Sin tener el protagonismo de El tiempo entre costuras, la moda vuelve a colarse entre las páginas de una novela de María Dueñas. Y lo hace de la mano de esas fiestas y esas citas en el teatro organizadas por la alta burguesía del siglo XIX. Vestidos de terciopelo o de satén de hombros descubiertos, hermosos rubíes y faldas que susurran discreción a cada paso son algunas de los toques más femeninos e imprescindibles.
5 Maravillosas descripciones de palacios. A la escritora la subyugan estos hermosos edificios y le encanta describirlos. Así entramos en estancias de ensueño con densas alfombras, jarrones llenos de flores frescas sobre pies de alabastro o soberbios relojes sobre chimeneas encendidas. Todo un mundo que hace que La templanza destile encanto, magia y glamour.