Ser perfecta es un coñazo

Así de claro lo tienen la humorista Anne-Sophie Girard y su gemela, la periodista Marie-Aldine, que arrasan en Francia con una divertida guía para ser una mujer normal.

Las hermanas Girard decidieron un día aceptar que eran imperfectas, como la mayoría de nosotras, pero también descubrieron que ¡somos más felices así! Por ello, se pusieron manos a la obra para crear una divertidísima guía, Ser perfecta es un coñazo (Ed. Aguilar), con una serie de reglas que nos ayudan a aceptarnos como somos, con nuestras dudas, nuestras neurosis y todos nuestros defectos. Porque ¿quién aguanta a doña Perfecta?

Publicidad

Como dice la escritora Elísabet Benavent en el prólogo de este libro, “solemos pensar que le cogemos manía porque quisiéramos ser tan asquerosamente perfectas como ella, pero la realidad es otra: la odiamos porque es inaguantable y su perfección solo es la punta del iceberg de lo mucho que la aborrecemos. Es aburrida, tediosa y, lo que es peor, ese tipo de persona que juzga duramente todas aquellas cosas imperfectas que tan bien nos lo hacen pasar”. Para empezar, ahí va la primera regla de las hermanas Girard: “Vamos a dejar de enseñarle al peluquero la foto de una modelo rubia de pelo ondulado cuando nosotras somos morenas y tenemos el pelo liso como una tabla”.

Porque somos como somos: lloramos con los telefilmes de la tarde, gritamos como locas cuando suena un temazo que a otros avergonzaría escuchar, y con la excusa del “ya puestas” seguiremos cayendo en la tentación de comer cruasanes porque “mañana ya sí empiezo...”. Así que date un respiro con esta guía y empieza a sonreír.