¿Helado de mojito o de gin tonic?

A tus invitados les va a costar elegir. Apunta estas fáciles recetas con las que triunfar en tus fiestas de verano.

Lo más popular

Son una opción perfecta como postre para una comida de verano, o para una merienda al caer la tarde. Frescas, divertidas y riquísimas, puedes presentarlas en  moldes de repostería de papel (como estos de House doctor), cucuruchos de papel tipo calippo como éstos de Klimer o vasos pequeños de cristal. Su mejor momento para ofrecérselo a tus invitados es a las siete de la tarde si vienen a merendar o como postre en una comida o en una cena de verano. Como son ligeros, se parecen más a un granizado que a un helado en toda regla, así que ¡haz de sobra porque querrán repetir!

Publicidad

¿A que apetecen? Vamos con las recetas.

Para el helado de gin tonic necesitas: 300 gr de azúcar moreno, un vaso de agua caliente, 50 ml de ginebra, medio litro de tónica, zumo de un limón y la ralladura de dos limas y una clara de huevo. Disuelves el azúcar en el agua y lo dejas enfriar. Mezclas la ginebra, la tónica, el zumo y la ralladura de las limas. Le damos vueltas para que se mezcle bien y lo dejamos en un recipiente en el congelador para que se solidifique unas tres horas. Lo trituramos y cuando esté tipo sorbete lo mezclamos con la clara de huevo a punto de nieve. Lo ponemos en sus recipientes y lo volvemos a congelar. Sacarlo media hora antes de servir y adornarlo con unas hojas de hierbabuena, menta o romero.

Lo más popular

Para el helado de mojito en heladera (la receta es del blog Cocinando entre olivos) necesitas: Un vaso de limonada con hierbabuena, un vaso de leche, un vaso de ron, 200 gr de nata para montar, 150 azúcar moreno, ralladura de una lima, hojas de hierbabuena. POnes en un recipiente el azúcar moreno, y le añades la limonada, la leche, el ron y los 200 gr de nata. Lo bates con la batidora hasta que haya ligado y le añades las cuatro o cinco hojitas de hierbabuena picadas. Lo metes en la nevera 3 horas. Si hay prisa, media hora de congelador. Añadimos la mezcla en el vaso de la heladera (recuerda que lo tienes que haber dejado en el congelador la noche anterior) y dejas que se haga unos 40 minutos hasta que tenga consistencia cremosa.