Anjelica Houston y Jack Nicholson, la historia de un amor imposible

La actriz Anjelica Huston afronta con sinceridad en sus memorias las luces y sombras de sus 17 años de romance con Jack Nicholson, un amante infiel desde el principio.

Lo más popular

Nació condenada a los focos por ser hija de uno de los directores más grandes de la historia del cine, John Huston. Pero fue su talento el que finalmente le puso una alfombra roja bajo los pies. En 1985, acompañada de su pareja, Jack Nicholson, recibió un

Publicidad

Oscar a la mejor actriz de reparto por El honor de los Prizzi, filme dirigido por su padre y protagonizado por su amado Jack. Pero su romance con el actor fue uno de esos idilios imposibles porque, desde su primera noche juntos, en 1973, Anjelica aprendería que él tenía muy a menudo lo que llamaba ‘compromisos previos’. La actriz comprendió con el paso del tiempo que esos ‘compromisos’ tenían nombre y apellidos: Michelle Phillips, Ursula Andress, Bianca Jagger...  

Lo más popular

“Fue viendo Easy Rider cuando me enamoré por vez primera de Jack. La segunda fue cuando abrió la puerta de su casa ese atardecer de abril de 1973”, escribe en sus memorias, tituladas Mírame bien y editadas por Lumen. Pero Jack la amaría a su modo, egoísta, caprichoso y generoso.

“La gente piensa que Jack es pura diversión. Y él sabe pasarlo bien, pero esa es una visión unidimensional de su persona. Es un hombre emotivo. La vida le afecta, le conmueve y le enoja. Es una persona seria y profunda. Se toma las cosas más a pecho de lo que la gente imagina”, cuenta una Anjelica que habla de él entre el cariño y el dolor y que reconoce que en el fondo nunca pudo dejarle.  Sin embargo, todo acabó cuando Jack dejó embarazada a una rubia de un club. Él pensaba seguir junto a esa mujer, por el bebé, y a la vez quería seguir con Anjelica. Pero la actriz le dijo: “Solo hay lugar para una en esta película, de modo que yo me retiro”. La actriz confiesa que mientras se abrazaban en la despedida sintió que el suelo desaparecía bajo sus pies.

No ha sido Jack el único hombre en su vida. En estas memorias también habla de otras relaciones, como la que mantuvo con Ryan O’Neal, que la maltrató. Pero esa sombra no empaña la vida de una mujer inteligente que ha podido con todo y que, ahora, cuenta su historia con talento, valentía y sentido del humor. Apasionante.