"Dirijo gracias a mis hijas"

Tras ocho años de ‘sequía’, Achero Mañas, director de El Bola, nos plantea qué seríamos capaces de hacer por un hijo.

"El cine come mucha energía y, aunque me ha dado mucho, no lo es todo. Necesitaba estar con mis hijas”. Claro y contundente. Achero Mañas no duda en señalar los motivos de su ‘autoexilio’ del cine. Paró para ejercer más como padre y regresa con Todo lo que tú quieras, donde un padre llega hasta el límite de transformar su identidad para hacer feliz a su hija. ¿Hasta dónde llegaría Achero? “Haría de todo menos política”, dice él.
-No cabe duda: eres un padrazo.
-Mis hijas han sido un detonante en todo. De hecho, dirijo por la mayor. Cuando nació, en 1984, decidí que tenía que empezar a escribir. La vi en el capazo, en el hospital, y me dije que, si no lo hacía entonces, no lo haría nunca.
-¿Por eso tienen tanto peso los niños en tus películas? Porque primero fue El Bola, ahora la pequeña Dafne...
-A través de los niños descubres las cosas de nuevo. Como director, me aportan mucho y me atrae su inocencia.
-¿Ha sido difícil dirigir a Lucía, la niña de cuatro años que interpreta el papel de Dafne?
Si me puedo echar un piropo –y soy muy autocrítico–, es que he conseguido un buen trabajo con Lucía. Dirigir a un niño es muy complejo: yo he dejado a un lado los textos y he jugado con ella para que se creyera su papel y fuera natural. Esa niña es maravillosa.
-¿Esperas que esta película tenga éxito?
-Lo que espero ya lo he encontrado: volver a rodar, divertirme y trabajar con la gente que yo mismo he elegido.

Publicidad