El foie, rosado

Es uno de esos productos en los que la procedencia es esencial. El foie necesita una garantía de origen para saber que la alimentación de los patos ha sido ecológica.

La segunda garantía tiene que ver con el proceso de cocción. Desde el obrador de su catering, Isabel Maestre lleva media vida cociendo y preparando un foie extraordinario y distingue a la legua un buen producto: “Es importante que su color sea rosado y no grisáceo. Si es oscuro, es señal de poca frescura. La textura no debería ser demasiado dura ni estar seco. Si eso ocurre es que se ha cocido demasiado y ha perdido su grasa. Para presentarlos, me encanta con brioche tostado y sal gorda por encima”. isabelmaestre.com

Publicidad