Bodrum, el destino de los famosos

El paraíso de las celebrities.

Es fácil adivinar las razones por las que la jet set de todo el mundo elige como destino Turquía y, más concretamente, la bahía de Bodrum. A los deslumbrantes hoteles y los sorprendentes puertos para atracar sus yates se une la posibilidad de pasar un día tranquilo en familia en idílicas playas desiertas y la incesante vida tanto diurna como nocturna. Donde el Mediterráneo se une al mar Egeo se encuentra una de las costas más bonitas del país. Aquí, el puerto de Bodrum, un lugar perfecto para echar el ancla y bajar a recorrer sus restaurantes, mercadillos, boutiques y bares, brilla con luz propia.Además de la posibilidad de llegar en barco, esta ciudad cuenta con aeropuerto. Un destino fascinante que también es apto para todo tipo de bolsillos.

Una ciudad de contrastes

Un simple vistazo al puerto de Bodrum adelanta todo lo que te encontrarás a lo largo de tu viaje. La estampa es digna de postal: el castillo de San Pedro de Halicarnaso preside el cuadro, rodeado de casas encaladas que resaltan en un entorno vegetal. En el mar, las goletas y las pequeñas barcas de pescadores amarran en el puerto junto a los lujosos yates de personalidades como Tom Hanks o Bill Gates. En tierra firme, el lujo se mezcla con los pequeños restaurantes a ras del agua y el ir y venir de los pescadores que llevan los productos más frescos a uno de los lugares más singulares y auténticos para disfrutar de ellos: el mercado del Pescado. Las pequeñas sillas de madera de los restaurantes recubren el empedrado de las calles, esperando a que decidas cuál de todas las capturas de los puestos eliges para cocinarla en el momento. Para no quedarte sin sitio a la hora de la cena es más que recomendable reservar con antelación. Si quieres algo más tradicional, los restaurantes abundan y cualquier festín que empiece con unos mezzes (entrantes de platos típicos fríos y calientes) merece la pena.

En cuanto al alojamiento, los establecimientos se acumulan a lo largo de la ciudad. Desde pequeñas casas turcas con encanto a lujosos hoteles que cuentan con spa, vistas al mar y piscinas infinitas. El hotel en el que se alojaron Cristiano Ronaldo e Irina, el Kempinski Barbaros Bay Hotel (kempinski.com), es todo un lujo. Alejado del bullicio de Bodrum, cuenta con uno de los mejores spa de toda Europa, una playa privada y un pequeño embarcadero privado por si dispones de un barco (desde 240 €/noche).

Los pueblos más chics

El entorno de Bodrum esconde grandes destinos. Uno de los lugares preferidos por las celebrities es Gumusluk, un pequeño pueblo de pescadores que atesora esa esencia turca que cada vez es más difícil de encontrar en la zona. Todos los miércoles sus calles se llenan de mercadillos de artesanía con precios bajísimos, y una gran selección de restaurantes al lado del mar. ¿Qué te parecería comer en un muelle sobre el agua? El restaurante Mimoza es un lugar idílico. Eso sí, al ser muy transitado por el famoseo, los precios son algo más elevados de lo normal.
Para ver el atardecer, nadie se resiste a las vistas de las que presume Limon Bar. Este restaurante está situado en lo alto de una colina desde donde, además de una panorámica de todo el pueblo de Gumusluk, puedes disfrutar de una puesta de sol absolutamente inolvidable (limongumusluk.com).
El pueblo de Turkbuku también es uno de los destinos favoritos para atracar sus yates de famosos como Demi Moore, Angelina Jolie y Brad Pitt. Aquí no encontrarás playas de arena porque los restaurantes y hoteles extienden muelles de madera sobre el agua, con carpas, hamacas y filas de colchonetas que puedes alquilar. Al caer el sol, los muelles se convierten en pistas de baile improvisadas donde la gente comienza a animarse al ritmo de la música de los clubs. Aun así, en medio del tumulto puedes encontrar sosiego en el hotel Macakizi (macakizi.com). Aquí puedes darte un masaje con vistas al mar o hacerte un tratamiento facial.

Reclamo para deportisitas

Parte de la costa turca fue declarada el año pasado como uno de los lugares ideales para hacer windsurf. Alejándonos un poco de la bahía de Bodrum nos encontramos con una de las joyas mejor guardadas: el pueblo de Alaçati. Sus calles empedradas, sus pequeñas casas con ventanas y puertas azules y las muchas boutiques de moda son un reclamo para todo tipo de turismo. Además de su encanto personal, el viento que azota alguna de sus playas lo convierte en el lugar de encuentro de windsurfistas de todo el mundo. La mejor opción para alojarse es el pequeño Kurabiye Otel. Esta coqueta casa turca recoge la esencia de la ciudad con una decoración marinera y con una pequeña terraza para disfrutar de las noches veraniegas (kurabiyeotel.com).
Para aquellos que no quieran moverse de Bodrum, las aguas cristalinas de su costa son el escenario perfecto para sumergirse, bucear o hacer snorkel.

Publicidad

1 Un paraíso para perderse

Donde el Mediterráneo se une al mar Egeo se encuentra una de las costas más bonitas del país. Aquí, el puerto de Bodrum, un lugar perfecto para echar el ancla y bajar a recorrer sus restaurantes, mercadillos, boutiques y bares, brilla con luz propia.Además de la posibilidad de llegar en barco, esta ciudad cuenta con aeropuerto. Un destino fascinante que también es apto para todo tipo de bolsillos.

2 Cristiano Ronaldo & Irina Shayk

Son muchas las celebrities que eligen Bodrum para pasar sus vaciones en familia o en solitario, como Cristiano Ronaldo y Irina Shayk.

 

Publicidad

3 Kate Moss

 Kate Moss suele acudir a Bodrum con regularidad.

 

4 Demi Moore

Demi Moore es otra de las celebrities que frecuentan la península turca.

 

Publicidad

5 Naomi Campbell

 Naomi Campbell es otra de las asiduas visitantes de Bodrum.

 

6 Salma Hayek y François Henri Pinault

Salma Hayek, en una lancha surcando los mares de Bodrum.

 

Publicidad

7 Angelina Jolie

Angelina Jolie y sus hijos, jugando en la playa de Bodrum.

 

8 El desayuno típico

Desayuno típico turco con té, quesos, tomate...

Publicidad

9 ¡Leven anclas!

La costa turca esconde grandes rincones: yacimientos, pequeños pueblos amurallados e impresionantes calas solitarias rodeadas de acantilados vestidos de pinos. Sin duda recorrer Bodrum y sus alrededores en barco es el mayor de los placeres que puedes encontrar y la mejor manera de conocer los rincones del país. Para vivir la experiencia, lo mejor es alquilar una goleta. Son más amplias y seguras que otro tipo de barcos y, además, mantienen el diseño de las embarcaciones turcas de antaño.

Otra opción más económica es alquilar veleros, que puedes obtener desde 1.600 € por semana con 46 pies. Alquilarlo suele ser más rentable a través de agencias y suelen incluir más facilidades y rutas específicas para que no te pierdas nada. En muchas de estas embarcaciones incluyen servicio de cocina. ¿Te imaginas navegar con las velas desplegadas mientras degustas un típico desayuno turco? Es solo una de las sensaciones que te esperan a bordo. Alternar la navegación con zambullidas, excursiones a tierra y horas en calas desiertas prometen un viaje inolvidable. globesailor.es

10 Playas de agua cristalina

A lo largo de la costa encuentras playas casi desiertas de agua cristalina.