Vinos recomendados por dos mujeres

Cuando el vino es cosa nuestra.

En un sector dominado tradicionalmente por los hombres, las mujeres reivindican su espacio como consumidoras, productoras o catadoras de vino. Y lo hacen como auténticas expertas, tratando de tú a tú a aquellos que durante décadas, incluso siglos, pensaron que el mundo de los caldos se conjugaba solo en género masculino. Desde hace ya algunos años, las mujeres ganan los más prestigiosos certámenes de catas, participan en tertulias televisivas, escriben libros, dirigen bodegas de prestigio  o se ponen al frente de pequeños viñedos de autor. Pero, lo más importante, las mujeres cada vez compran más vino, son más exigentes en la elección y los consumen con más criterio.

La cultura del vino, más sensual
Lógicamente, el sector vinícola no es ajeno a esta realidad: las tiene cada vez más en cuenta y sus opiniones ganan peso en los foros más prestigiosos. Hemos reunido a dos grandes expertas del vino para que nos hablen de esta realidad. Por un lado, Meritxell Falgueras, periodista y escritora apasionada de los vinos,  y una de las voces con más peso en nuestro país gracias a su blog Winesandthecity. Por otro, Jeannie Cho Lee, la primera Wine Master asiática, también la primera mujer que presenta un programa de televisión de vinos en China y una de las mayores expertas en caldos del mundo. Frente a frente, y gracias al simposio organizado por Bodegas Torres en Barcelona, han conversado para AR sobre qué cambia en el mundo del vino cuando lo llevan mujeres y sobre cómo evolucionan los gustos de la gente.

¿Qué papel juegan actualmente las mujeres en el mundo del vino?
Jeannie: La presencia es cada vez mayor, sobre todo en los medios de comunicación. Vivo en Hong Kong, una de las ciudades asiáticas con más interés por el mundo del vino. Pero no es así en todos los lugares del continente asiático. Falta mucho por  avanzar en conocimiento y criterio gourmet.
Meritxell: Ser un referente del gusto por las buenas profesionales que hay y las que triunfan, como Jancis Robinson, Monica Larner y por supuesto la gran Jeannie Cho Lee, con la que tengo el gusto de compartir esta charla.

Tradicionalmente ha sido un sector dominado por hombres, pero algo ha cambiado. ¿Qué?
J: La educación, por ejemplo. Pero hacen falta más cambios. Es necesario que los diarios, las revistas y los programas de televisión acerquen la cultura del vino a los ciudadanos de a pie. Soy la primera mujer asiática que promueve el vino desde un programa de televisión, y eso se ha visto desde fuera como un logro. Yo lo interpreto como un paso más en la búsqueda de la igualdad.
M: Ha cambiado la manera de vivir el vino. Es más abierto, sensible, visual, gastronómico, comunicativo, popular, artesanal y sensorial, y en todos estos campos las mujeres dominan con creces.

¿En qué campos las mujeres están ganando terreno en el sector vinícola?
M: Yo creo que nosotras dominamos como nadie la comunicación de las sensaciones. Sin duda, somos las reinas al hablar de emociones y sentimientos, y eso nos va a abrir muchas puertas.
J: En Asia está todo por hacer. Su presencia en el sector vinícola sigue siendo simbólica. De hecho a las mujeres que venden alcohol se las considera casi como prostitutas. ¡Imagina a qué nivel estamos! Sea como sea, la mentalidad va cambiando poco a poco, y apuesto a que las mujeres serán las artífices de la próxima gran revolución en ese sector.  

¿Qué perfiles son los más demandados?
M: Sommelier de sala y periodista especializada.
J: Coincido con Meritxell en que las mujeres se están haciendo un hueco importante en los medios de comunicación. Cada vez hay más blogs, webs, foros, artículos de opinión o programas de radio y televisión en los que participan activamente.

En los últimos años varias mujeres han ganado el concurso Nariz de Oro. ¿Es eso una señal inequívoca de la mayor presencia femenina?
M: En mi opinión, la anatomía del cerebro de la mujer tiene más conexiones entre los dos hemisferios. Eso les facilita la percepción sensorial y el conocimiento de los mecanismos de degustación, lo que hace que se incorpore con más éxito a profesiones tradicionalmente masculinas, como catadoras o narices por ejemplo.
J: En Asía sigue siendo algo muy poco habitual que una mujer realice catas de vino para una audiencia masculina, aunque en ciudades como Singapur o Hong Kong algo está cambiando. Por ejemplo, es impresionante que Meritxell, a sus 33 años, haya realizado tantas catas.

Maridamos de forma distinta
¿Creéis que existen vinos diseñados para hombres y vinos pensados para mujeres?
M: Depende  mucho del tipo de mujeres y de hombres. Estoy cansada de generalizar con vinos femeninos como los afrutados, florales, blancos y dulces y que los masculinos sean potentes, estructurados, tintos, con cuerpo y... ¡con un buen par de taninos!
J: No existen vinos de hombres y vinos de mujeres. Lo que nos diferencia es que nosotras solemos consumir menos cantidad y, por lo tanto, realizamos maridajes distintos, en ocasiones menos complejos. Es simplemente una cuestión corporal. De hecho, creo que sería un gran error que se creasen vinos especialmente para mujeres.

El vino blanco está ganando adeptos...
M: Sí, es cierto: cada vez tiene más adeptos porque es muy versátil para el maridaje, sienta fenomenal y se puede jugar con las temperaturas de servicio. No es que sea femenino, pero sí que es cierto que cada vez tiene más fans entre otro público al que el tinto no le sentaba bien.
J: Sin embargo, en China y en el resto de Asia la venta de vino blanco es casi insignificante. Representa menos del 10 % del total. Lo mismo pasa con los espumosos. El mercado es para los tintos, y ahí el pastel se lo llevan los chilenos, australianos, italianos y franceses. Es una pena que España aún quede algo lejos, porque tiene caldos excelentes. Pero lo que no comparto en absoluto es que se diga que el vino blanco es cosa de mujeres...

¿Cómo definiríais a la mujer que entiende de vinos?
M: Sensible a los detalles de cada botella. Sensible a su presentación, a las variedades, al nombre... detalles que la hacen diferente.
J: Las mujeres son más reflexivas que los hombres a la hora de realizar la compra del vino, mucho menos impulsivas. Como compradoras, algo está cambiando: cada vez son más independientes, dedican más tiempo y ganas a la elección adecuada.

¿Entones no habéis encontrado ninguna diferencia en las elecciones entre sexos?
M: A mis amigas les encantan los blancos con aromas tropicales y a muchas de mis compañeras de profesión un buen tinto con alma. ¡A mí los blancos minerales me encantan y adoro los espumosos rosados! El vino no entiende de sexo.
J: Los hombres, tengan razón o no, demuestran más confianza a la hora de escoger un vino. Pongo un ejemplo que me parece muy ilustrador: un hombre en Asia que no sepa pronunciar el nombre de un vino o de una región no lo va a pedir nunca, porque quedaría como un tonto. En cambio, la mujer es más sofisticada, más inteligente. Le gusta tomar decisiones y arriesgar.

¿Cuál es la tendencia actual?
M: Se llevan los semicrianzas. Son fórmulas que combinan el protagonismo de la fruta con la profundidad de la barrica.

¿Hay modas en el mundo del vino?
M: Sí, como en la alta costura. Ahora se llevan los vinos biodinámicos [vinos ecológicos en los que se fertilizan los campos con los desechos naturales de la uva cuando se recoge] y las fórmulas que sean cuanto más naturales mejor. También están muy de moda los monovarietales de una variedad que se llama mencía [uva muy habitual en el noroeste de España].
J: Yo, más que de modas, daría mucha importancia a las etiquetas. El packaging juega un papel fundamental en los países asiáticos porque el vino aún se sigue entendiendo como algo para regalar y para consumir en celebraciones especiales. El envoltorio es fundamental. 

¿Y lo último?
M: Hay una novedad muy interesante: los vinos naranjas. Son blancos con alma de tintos.

Publicidad

1 Cuando el vino es cosa nuestra

Jeannie Cho Lee y Meritxell Falguera juntas en Barcelona, con motivo de un congreso de Bodegas Torres.

2 Meritxell Falguera, bloguera

El vino blanco cada vez tiene más adeptos, porque es muy versátil para maridar y sienta fenomenal”

Publicidad

3 Jeannie Cho Lee, crítica

El diseño y el envoltorio del vino son cada vez más importantes. Muchas veces es un regalo o algo reservado para ocasiones especiales” 

4 María Larrea. Directora técnica de CVNE: “Para salir de noche recomiendo blancos y rosados ligeros”

María Larrea es la directora técnica de Bodegas CVNE, por lo que es en quien recae la responsabilidad de diseñar los vinos. Su buque insignia, Imperial Gran Reserva 2004, fue elegido en 2013 por Wine Spectator como mejor vino del mundo.

¿El premio fue una sorpresa?
¡Para nosotros ya era el mejor vino del mundo! Es el niño bonito de la bodega, al que dedicamos nuestra mejor uva y solo si la cosecha es excelente. Pero está claro que es un orgullo que lo reconozcan internacionalmente.

Los vinos no saben de sexos, pero una cena de amigas de sushi y ensaladas no marida igual que una reunión de amigos con chuletón por medio, ¿no?
El maridaje es inevitablemente diferente. El pescado y la ensalada maridan perfectamente con blancos y rosados, mientras que el chuletón se disfruta más con reservas o grandes reservas.

Muchas mujeres beben vino cuando salen por la noche para evitar los combinados, que engordan más. ¿Alguna recomendación?
Recomiendo apostar por vinos ligeros, principalmente blancos y rosados, ligeros pero con sabores originales (cvne.com)

Publicidad

5 María Larrea: Mis favoritos

“Para una gran ocasión recomiendo Imperial. Es un vino elegante y especial”.

“Para un aperitivo mi apuesta es un blanco fresco y fácil de beber como nuestro Monopole, que se sirve a 8 ºC y es muy agradable”

“Para un picoteo informal elegiría también un vino tinto de más frescura, que se mantenga joven y con fruta, como es Viña Real Crianza”.

6 ¿Te atreves con estos tres internacionales?

Si el objetivo es sorprender, puedes probar un vino internacional. Pero ¿cuál? El club de vinos Vinoselección nos orienta así: “Si eres amante de lo ecológico, el tinto portugués Pedra Cancela Eco-Friendly (8 €) te encantará. Es suave y ligero. Más intenso es el chileno Casa Lapostolle Carmenère (11 €), con un sabor afrutado más potente. Entre los blancos, el argentino Los Haroldos (29 €) es intenso con notas cítricas: muy especial.

Publicidad

7 Nuestros recomendados

Correveidile
Un tinto potente y carnoso con un diseño vanguardista que homenajea a la belleza. Aunque lo presentan así, se compra por botellas (14 €).

8 Nuestros recomendados

Protos
La frescura de este rueda se debe a la uva verdejo. Y es mucho más vistoso si además te lo visten con un packaging diseñado por Juanjo Oliva (7 €).

Publicidad

9 Nuestros recomendados

Mar de Frades
Albariño perfecto para maridar con pescados. Su botella tan especial se debe a los diseñadores de moda Alvarno (36 €).

10 Nuestros recomendados

Aura
Nace de la mejor parcela de la bodega y se caracteriza por unas notas dulzonas que recuerdan a fruta de hueso madura y con un toque cítrico (13 €).