Dolores Redondo: “El bosque navarro es un viaje mágico”

Es la gran dama de la novela negra. Nacida en San Sebastián, vive en Navarra y eligió el valle del Baztán para el desarrollo de sus tres novelas: El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta. Desde que publicó la primera hasta hoy ha vendido más de 400.000 libros, y queremos saber qué tiene esta zona que le ha inspirado tanto.

¿Por qué esta zona es tan especial para ti?
Buscaba un paisaje para mis novelas, y me fascinaba la parte mitológica que me había trasladado mi abuela, que vivía en el valle y a la que le encantaban las tradiciones y leyendas de la zona. Elizondo me pareció maravilloso: un pueblo tan orgulloso, tan pequeño y tan grande a la vez, en mitad de un valle escondido...

Y fuiste construyendo tu historia.
Yo quería hablar del matriarcado, que es lo que he vivido en mi familia y que se vive mucho en el valle y en la región. Los hombres de mi casa eran marinos, y las mujeres, a la vez frágiles y fuertes, con enorme esfuerzo sacaron adelante a sus familias y sus negocios.

¿Qué momento es bueno para visitar la zona?
A mí me encanta el verano, con calor y lluvias, por exuberante. También me gusta perderme en otoño en busca del hongo beltza y las bayas. Pero sobre todo me gusta el frío del invierno. Me encantan la niebla del Baztán, que se derrama por las laderas, y el río, que viene cargado del olor del bosque y siempre se desborda. Por eso las novelas siempre se desarrollan en invierno.

Es un sitio que no te deja indiferente.
Este lugar te engulle con la fuerza de su naturaleza. Es muy fácil sentir y creer en la magia del Baztán porque en cuanto te adentras dos pasos en el bosque te sientes a la vez vulnerable y acogido por la madre tierra. Y es un sentimiento común a todos, a lugareños y a visitantes, porque en la naturaleza somos todos iguales.

Un paraíso para el senderista.
Sí. Da igual qué tipo de visitante seas: montañero muy experto o madre con niño en mochila. Yo recomiendo pasear cerca del río escuchando el agua.

¿Eres de las que creen que un baño de naturaleza te proporciona equilibrio?
Sí. Permite que fluya la energía y te coloca en tu lugar. Ese equilibro es consecuencia del respeto por la naturaleza. Me encanta por ejemplo el modo en el que viven los animales, que andan sueltos porque forman parte del valle igual que los hombres. Se nota el respeto entre personas, naturaleza y animales.

¿Cómo son los del valle?
El navarro de montaña puede resultar de entrada un poco frío. Tiene un recibimiento a la espera, como todo el que está en su casa. Pero si muestras respeto y admiración por sus costumbres, te lo ganas fácilmente. ¡Están tan orgullosos de su tierra!

Publicidad

1 Una ruta poco frecuentada

Merece la pena conducir casi en solitario por antiguas carreteras comarcales como la del puerto de Artesiaga, de Zubiri a Irurita (en la foto)

2 Una ruta poco frecuentada

El norte de Navarra, zona pirenaica de grandes hayedos y cultura e idioma predominantemente vascos, es un paraíso para el amante de la naturaleza y la gastronomía. Con pocos hoteles –la mayoría pequeños y con encanto, como el hotel Churrut (en la foto)– y muchas casas rurales, el que recala en esta zona suele ser amigo del ecoturismo.

Publicidad

3 Una ruta poco frecuentada

Otro placer para sibaritas de la naturaleza es adentrarse en la Selva del Irati, un gran hayedo milenario, o recorrer los robledales de la Ulzama. Toda la zona está recorrida por caminos tranquilos recorridos por amantes del senderismo (en la foto)

4 Una ruta poco frecuentada

Las dos zonas que más pasiones levantan son Roncesvalles (inicio del Camino de Santiago) y la zona de Elizondo (en la foto), donde se desarrolla la Trilogía del Baztán, los best sellers de novela negra de Dolores Redondo.

Publicidad

5 Una ruta poco frecuentada

El descanso tranquilo y la gastronomía de calidad son otros de los atractivos de la zona.

6 Churrut, con aire francés

Este antiguo palacio del siglo XVIII, en Bera, con sus 18 habitaciones y antiguos muebles de familia, es un paraíso del buen gusto. Si puedes, disfruta de la cena en el jardín.  www.hotelchurrut.com .

Una gran experiencia es dejar el coche en Doneztebe (luego te lo acercan) y llegar en bici por una antigua vía de tren que bordea el río. Un paseo suave de dos horas organizado por www.ameztia.com .

Publicidad

7 Un balneario moderno

El pueblo de Elgorriaga tiene un manantial de agua de altísima mineralización que atrae a los amantes del turismo de salud. Sus aguas salen de la tierra a 15 ºC y resultan inmejorables para la piel y el reúma. El hotel, de diseño moderno, fue construido en 2009 y sus 48 habitaciones dan a un valle suave.

8 Un balneario moderno

Por su parte, el spa es en realidad un gran flotarium (el agua es tan salada que no te puedes hundir), cuenta con circuito de chorros y varias piscinas. 

Publicidad

9 Paraíso de aventureros

Abierto hace dos años, el Baztán Aventura Park es un espacio de ocio completamente natural. Aprovechando los saltos del río y las paredes de su cauce, los fundadores han construido increíbles atracciones de aventura para niños y mayores. Piscinas naturales, toboganes, tirolinas gigantes e infantiles o los mayores péndulos de España para hacer puenting. navarraaventura.com

10 Irati, el aire más puro de España

La Selva del Irati es el segundo mayor hayedo de Europa, pero, sobre todo, es como una Capilla Sixtina de los bosques, un tesoro natural que te deja con la boca abierta cuando te adentras en sus espesas zonas oscuras entre hayas milenarias. La presencia de algunos líquenes y helechos ancestrales es la prueba científica de que allí se respira el aire más puro de la península.