Los jardines secretos de Ámsterdam

¿Aún no los conoces?

A principios del siglo XVII, vivir en callejuelas estrechas ya no satisfacía a la floreciente clase media holandesa. Fue en aquella época cuando, alrededor de los canales de Ámsterdam, se planificó la creación de nuevas calles, se regularon las medidas de los edificios y se dejaron huecos para albergar jardines entre ellos. Esos son los espacios que se pueden visitar, una vez al año, gracias a la iniciativa que organiza el museo Van Loon. Durante estas Jornadas de jardines abiertos son aproximadamente treinta casas privadas las que se suman a la propuesta. Todas ellas están ubicadas en el centro histórico de Ámsterdam, en el barrio de Jordaan, y este año giran en torno al arte y se realizarán varias exposiciones de artistas locales. Puedes consultar precios y horarios en opengardendays.nl

Diversidad de espacios
Aunque la mayoría de los patios han conservado sus dimensiones a lo largo de los últimos años, el diseño y el paisajismo han ido sufriendo diferentes transformaciones, lo que resulta muy atractivo para los amantes de la jardinería. Eso sí, durante tu visita podrás observar que apenas hay plantas que necesiten mucho sol, ya que los árboles y la sombra que dominan estos espacios así lo requieren. En cualquier caso, descubrirás auténticas joyas de la botánica. Para comenzar la ruta, te recomendamos visitar el palacete de la llamada ‘curva dorada de Herengracht’, un precioso enclave del canal donde se concentran algunas de las mansiones más espléndidas de la ciudad. Además, es un punto estratégico para orientarte: en el cruce con el canal Reguliersgracht podrás disfrutar de una magnífica panorámica que abarca quince puentes. Un consejo: colócate en el lado de la calle con los números impares: desde ahí la vista es inmejorable. Otra joya, novedad de este año, es un sorprendente jardín en Keizersgracht que te transporta directamente a Japón. Y, por último, no puedes dejar de visitar el jardín del museo Van Loon, instalado en la que fuera la casa familiar. El hecho de que los parques pertenezcan a las imponentes casas del centro histórico es un plus que convierte esta cita en algo interesante no solo para amantes de la botánica, sino también de la arquitectura.

Jordaan, lleno de encanto
Algunos jardines son accesibles desde el vestíbulo, otros desde la cocina o incluso desde los dormitorios, así que el paseo permite descubrir cómo eran las casas y las costumbres de la época. También vivir el ambiente de Jordaan, su barrio, seguramente el más famoso y recorrido de la ciudad. Deambular por sus callejuelas y dejarse llevar por su encanto es todo un placer. Entre sus recovecos, tiendas de moda y decoración (como la zona de las nueve calles), restaurantes a la última como los que te recomendamos y cafés imprescindibles donde soñar, como el Proust (Noordermarkt, 4). Por cierto, en esta plaza se celebra los lunes y sábados un mercado de segunda mano, antigüedades y productos eco. 

Publicidad

1 A vista de pájaro

Perspectiva de los jardines de las mansiones del barrio de Jordaan.

2 La plaza Noordermarkt

Punto de reunión del barrio Jordaan.

Publicidad

3 Jardín de un palacete

Situado en el canal Herengracht, una de las zonas más exclusivas de la ciudad de Ámsterdam.

4 Máxima

La reina Máxima es un gran apoyo para la industria floral holandesa.

Publicidad

5 De Kas

En las afueras de la ciudad se encuentra el parque Frankendael, donde se puede comer en el restaurante De Kas , ubicado en un antiguo invernadero.

6 Sukha

La tienda de decoración Sukha , en Harlemmerstraat.

Publicidad

7 Museo Van Loon

Jardín del museo Van Loon , organizador de las jornadas.

8 No dejes de visitar: Moes

El café Moes , muy de moda, en el Centro de Arte Contemporáneo de Apple.

Publicidad

9 No dejes de visitar: Lab 111

Restaurante Lab 111 , ubicado en un antiguo laboratorio de anatomía, en Arie Biemondstraat.

10 No dejes de visitar: El mercado de flores

En el canal Singel, es un reclamo turístico de la ciudad.