Cosas que hacemos mal al cepillarnos los dientes

La mayoría tenemos la costumbre de cepillarnos los dientes varias veces al día pero no lo hacemos todo lo bien que deberíamos, ¿en qué estamos fallando?




Publicidad

1 Mojar el cepillo antes de lavarse los dientes

Es el error más común, asegura nuestro experto, "si mojas el cepillo antes de lavarte los dientes es como si mojas la escoba antes de barrer, no consigues limpiar bien". Añade que  "las cerdas del cepillo son como una esponja, si absorben el agua no harán lo propio con la suciedad del diente". Por eso, el cepillo seco siempre limpiará mejor.

2 Hacer un primer cepillado sin pasta

Es todo un mito. "El cepillado siempre se debe acompañar con pasta dental, es la única forma de acabar con la suciedad y evitar infecciones," revela nuestro dentista, quien subraya que "la pasta tiene muchos beneficios, como aportar frescor a la boca".   

Publicidad

3 No cepillar ni la lengua ni la mucosa yugal

La pauta que nos da nuestro experto es "cepillar los dientes, la lengua, la encía y la parte interior de los carrillos". La lengua retiene mucha placa bacteriana y es la principal causante de molestias como la halitosis. Los cepillos suelen incluir un raspador en la parte posterior del cabezal para limpiar bien estas zonas.

4 Cepillar los dientes de izquierda a derecha

Nuestro dentista alega que es otra costumbre muy extendida. "Es importante cepillarse siempre de arriba hacia abajo y hacer que el cepillo recorra toda la superficie del diente". Sus pautas son "cepillar el interior de los dientes inferiores de arriba hacia abajo;  limpiar el interior de los dientes superiores colocando el cepillo en posición vertical y moviéndolo de arriba hacia abajo; finalmente,  pasar el cepillo por la parte superior de los dientes en posición horizontal". 

Publicidad

5 Cepillar sólo la cara exterior del diente

"Los dientes tienen cuatro caras, si solo nos centramos en la frontal dejaremos el resto del diente plagado de bacterias", aclara nuestro experto. Además, nos deja un consejo "cepillar la boca entera y acompañar el cepillado con flúor e hilo dental". 

6 No esperar lo suficiente para lavarse los dientes después de cada comida

"Cuando comemos o bebemos algo el ácido ataca a la superficie del diente y el pH de la boca se altera", nos explica el dentista. Si nos lavamos los dientes nada más terminar de comer lo único que conseguiremos será repartir el ácido por toda la boca y frotarlo contra el diente. "Lo ideal sería esperar unos treinta minutos después de cada comida para que el pH vuelva a la normalidad y estemos fuera de peligro". 

Publicidad

7 Comprar el cepillo equivocado

"Tamaño, forma, tipo de cerda... Es difícil acertar, pero hay modelos que se ajustan bien a todo tipo de bocas", dice nuestro profesional. Nos cuenta el caso del cepillo eléctrico de ISSA de FOREO que incluye cerdas de silicona para que el cepillado sea más suave y saludable para las encías. 

Por lo general, los cepillos eléctricos ofrecen más ventajas que los manuales: la velocidad de giro del cabezal hace que la limpieza se complete en menos tiempo, no hay que hacer tanta fuerza para eliminar la placa bacteriana, a los niños les resulta más divertido... 

8 15 años de experiencia

Carlos Saiz lleva 15 años trabajando en su clínica de Barcelona,  confiesa que "el diente es como un tesoro que se puede embellecer sin necesidad de dañarlo". Todo este tiempo ha trabajado con los métodos más revolucionarios, su clínica fue la primera en importar carillas sin tallado dental desde Estados Unidos. Además, sus centros son muy especiales, están diseñados para que los pacientes se sientan como en casa y pierdan el miedo a ir al dentista.