Irene Visedo nos propone una Navidad slow, slow, slow...

La actriz, una de las principales expertas en filosofía de vida 'slow', nos propone una hoja de ruta para pasar una Navidad plena y feliz. Su libro, 'Sencillamente mindfulness', sigue siendo una referencia entre los que quieren aprender a vivir de manera más lenta.

Imagen Irene Visedo

La actriz, una de las principales expertas en filosofía de vida 'slow', nos propone una hoja de ruta para pasar una Navidad plena y feliz. Su libro, 'Sencillamente mindfulness', sigue siendo una referencia entre los que quieren aprender a vivir de manera más lenta.

Publicidad

1 Comparte tu tiempo: es el mejor regalo

"El tiempo es el bien más preciado y regalar momentos, si no lo has hecho en ninguna Navidad, puede ser un gran cambio de paradigma. Dedicarles atención plena a las personas que quieres es de lo más constructivo que puedes hacer por ti y por los demás: compartir momentos, regalar planes, hacer cosas juntos... Independientemente del dinero del que dispongas, puedes jugar toda una tarde con tus hijos o sobrinos y preparar un bizcocho, mimar a tus padres o abuelos entregándoles toda tu atención y escuchándolos. Puedes llevar a tu familia al cine, a tu pareja a un concierto, pasar la tarde tomando té o preparar desayunos tardíos con amigos y conversar... Nada nuevo, ¿verdad? El quid de la cuestión es tomarte tiempo para pasarlo tranquilamente con los tuyos, sin prisa, sin estrés, haraganear y vaguear ociosamente con los que más te aportan; y no exigirte demasiado: priorizar, discernir y elegir con quién realmente quieres pasar tus momentos y permitírtelo. Eso también sería un regalo para ti, ¿no? No hace falta salir tanto de compras sino entrar un poco más en nuestras vidas...".

Publicidad

2 Disfruta del ritual de la preparación

"Date el gustazo de hacer la compra en el mercado mientras tomas un aperitivo y elige con cabeza aquello que quieras degustar en tus celebraciones. Tomártelo con sosiego provocará que escojas con más conciencia, y luego te sentirás mejor porque habrás elegido productos sanos y de calidad con los que no tendrás la ocasión de empacharte ni arrepentirte. Una vez en casa, comienza el ritual de la preparación, en soledad o en compañía. Es una buena ocasión para escuchar a nuestros sentidos y dejarnos llevar por una conversación o música durante el proceso de elaboración; mejor a fuego lento... Sin prisa, va de eso... De vivir el momento... Ve preparando la mesa y que todo forme parte de la fiesta... Una vez sentados, respira profundamente y da la bienvenida a todos los manjares. Trata de comer despacio para que puedas reconocer la sensación de saciedad y que la comida no te siente mal. Respétate y mantén tu atención más que nunca en estas fechas. Quiérete".

Publicidad

3 Conecta con la naturaleza cuando adornes tu casa

"En la época más oscura del año, a lo que nuestro subconsciente realmente invoca es al nacimiento del Sol. Por eso, una decoración centrada en luces de colores o blancas, velas y el fuego de la chimenea sería la apropiada para conectar con nuestro interior. La Navidad es una época que también tiene que ver con encender nuestro sol interno y proyectar nuestra luz habiendo hecho un balance del año que está a punto de terminar. No se necesita mucho más para que la magia se produzca. Trata de buscar la armonía en todo aquello que pongas e introduce a la naturaleza para que te reconecte también con la Madre Tierra: abeto, muérdago, varas, castañas... En todo caso, menos es más. Volver a lo sencillo te guiará".

Publicidad

4 No te olvides de ti

"Puede que sean unos quince días muy sociales, pero no te olvides de ti y trata de compensar con momentos de soledad, en que poder recogerte y estar contigo. Lo que verdaderamente nos resetea son los 'yomimeconmigo', cuando toda nuestra atención está puesta en nosotras mismas y nos permitimos tener ratos donde no hacer nada y explayarnos a gusto. Poder dedicarnos a nuestra 'belleza', tomar un baño, leer un libro, mirar al techo, pasear sin rumbo, un rato de sofá y manta y película o serie, escuchar música, hacer deporte o incluso meditar. Te sugiero que hagas 'ayunos sociales' y que digas "no" a todos los planes que no te apetezcan; ya verás cómo así sales sana y salva de estas fiestas o las disfrutas más porque encuentras el equilibrio sin saturarte. Cuando conseguimos priorizarnos estamos mucho más guapas".