Las nuevas bodas del siglo XXI se hacen a la medida de cada pareja

Las bodas ya no son lo que eran. Atrás quedan esos eventos multitudinarios tan protocolarios y uniformados. ¿Cómo sería la boda de tus sueños?

Imagen Boda siglo XXI

Algo está cambiando cuando grandes firmas de moda prêt-à-porter como Topshop lanzan colecciones de boda con vestidos de novia desde cien euros. La firma británica sigue la estela de otras como H&M, con su línea Concious, o Intropia. Y la brecha no hace más que abrirse desde que muchas novias pioneras han decidido, en los últimos años, casarse con vestidos blancos, largos o cortos, de algodón o de poliéster, de firmas low cost. Los trajes a medida que solo te pondrás un día pero pagas durante meses están pasando a la historia, igual que las celebraciones con cientos de invitados en un salón de bodas.

Las novias, sin importar cuál sea su edad, buscan simplificar el proceso. Las claves de las nuevas bodas son la personalización en los detalles, la búsqueda de la originalidad y el acabar con cualquier atisbo de formalidad y protocolo. Son muchas las celebrities que han abierto el camino tanto en nuestro país como en el panorama internacional: bodas sorpresa en las que los invitados creían que iban a un cumpleaños, menús de pizza y barbacoa, brindis con botellines de cerveza, novias que se casan descalzas sobre el césped o la arena de la playa... Todo vale si el evento está organizado a medida de los novios. Ninguno de los detalles está elegido al azar: todo aquello que los novios puedan hacer a mano es muy bien recibido.

Publicidad

1 ​Casarse en sitios bonitos

La iglesia y el juzgado ya no son los únicos lugares en los que puedes contraer matrimonio. Desde hace un tiempo, los notarios están autorizados a prestar este servicio, así que ahora puedes casarte donde quieras, además de en su despacho, claro. Cristina Pedroche y el chef David Muñoz se casaron en su propia casa, igual que los actores Jennifer Anniston y Justin Theroux. Firmar entre viñedos en la bodega navarra Otazu, por ejemplo, es una experiencia que a nadie deja indiferente. 

Publicidad

2 ​Elegir a los invitados

¿Listas de invitados interminables donde la mitad de ellos vienen por compromiso? Las bodas dejan de estar sujetas a rígidos protocolos en los que hay más invitados por compromiso que gente realmente cercana. La clave está en celebrar un día especial cerca de los que más quieres. Y si entre ellos está tu mascota, como en el caso de Marta Hazas, pues qué mejor. En esta línea las invitaciones tienen sabor artesanal y muy personalizado, ya sea en papel u online.

Publicidad

3 ​El wedding planner se ocupa

Organizar una boda, si quieres que sea diferente y especial, requiere invertir bastantes semanas. Los novios que no cuentan con tiempo para hacerlo por sí mismos recurren en ocasiones, a un organizador de bodas (wedding planner). Uno de los más solicitados en Madrid y alrededores es el equipo de Araventum: "Tardamos unos diez meses en organizar un gran evento, pero en alguna ocasión lo hemos hecho todo en un mes", nos cuenta Lorena Oliver, cofundadora: "Nos encargamos de conseguir una coherencia de los detalles con la personalidad de los novios".

Publicidad

4 Apuestas sin reglas

¿Por qué no vestir el día de tu boda como realmente soñaste? Olivia Palermo combinó una falda de tul con un jersey de cachemir, ambos de Carolina Herrera. La modelo Agyness Deyn llevó unos zapatos azules de Manolo Blahnik con tacón bajo. Y la abogada Amal Alamuddin un mono de Stella McCartney, en la ceremonia civil de su boda con George Clooney. 

Publicidad

5 Nadie habrá probado un menú igual

La actriz Margot Robbie sirvió en su reciente boda un menú a pase de pizza y barbacoa, y Penn Badgley, actor de Gossip Girl, una tarta vegana y sin gluten. Si tú también quieres un menú original, los puestos de comida internacional y las tapas son lo último en banquetes nupciales. También se lleva servir los platos regionales típicos del lugar de procedencia de los novios. Empresas de cátering, como En Tus Fogones o Eneldo, diseñan menús a la medida de cada pareja.

Publicidad

6 ​Bodas diseñadas a medida

¿Quieres casarte a primera hora y organizar un brunch? ¿Prefieres un cóctel nocturno? ¿Una celebración íntima de 30 personas? Algunos lugares como el Hotel Intercontinental de Madrid son una buena opción parauna boda urbana pero diferente, ya que disponen de flexibilidad para adaptarse a todas las circunstancias. Para los que cuentan con invitados de diferentes nacionalidades, existe la figura del maestro de ceremonias, que mantiene el timing y en todo momento traduce lo que ocurre.

Publicidad

7 ​Conseguir el efecto sorpresa

Cada pareja escribe el guion de su propia ceremonia, en la que tienen cabida todo tipo de sorpresas. Contratar a una banda de jazz puede marcar la diferencia. Por ejemplo, en el Pazo de Cea (Pontevedra), los músicos pueden tocar desde un antiguo hórreo: dejarán a tus invitados boquiabiertos. El catering Los Fogones organiza pequeños eventos en el madrileño Hotel Room Mate Óscar, situado en el emblemático barrio de Chueca (Madrid), con unas vistas espectaculares del skyline madrileño. Si estás pensando en una boda campestre pero no quieres salir de la capital, la Finca Astilbe causará ese efecto inesperado que estás buscando: gracias al diseño de los exteriores creados por el paisajista Álvaro Sampedro, tu boda será supermoderna.

Publicidad

8 Fuera de fecha

Cada vez son más los que eligen casarse fuera del calendario oficial de bodas, que suele ir de marzo a septiembre. Las ceremonias en invierno y otoño están muy de moda. Además de ser más económicas, tienen un encanto especial propio de las estaciones más frías. En La Quinta de Illescas (Toledo) puedes celebrar tu boda en pleno mes de enero sin que la climatología suponga un problema junto a una chimenea mientras cae la nieve afuera.

Publicidad

9 ​Detalles originales

Los recuerdos que ofrecen los novios ya no tienen aspecto de souvenir. Además de los zapatos cómodos para poder bailar, muchos novios se decantan por detalles DIY como broches de fieltro o pequeños detalles gourmet que tienen que ver con la región donde se casan, ya sean pequeñas botellas de aceite, cervezas artesanales o botellas de vino DO de la zona.

Publicidad

10 Salir natural en las fotos

Las poses extrañas, los gestos exagerados y las horas invertidas en un reportaje de boda en el que no sale nadie bien tienen poco sentido. Sin embargo, las fotos las tendrás para siempre, así que conviene esmerarse en elegir un buen fotógrafo, de esos que no ves en toda la ceremonia, pero a los que no se les escapa ni un solo detalle. Si estás buscando a los mejores apunta: Días de Vino y Rosas, Retrato de un Instante y Volvoreta Bodas son de los que más éxito tienen.También están los que optan por 'álbumes no oficiales' hechos a partir de las fotos de los invitados. En algunas bodas se dejan cámaras desechables o polaroids en las mesas para que sean los invitados los hagan el álbum.