Tocados para quitarse el sombrero

Tocados para quitarse el sombrero

Distinguido, original, divertido... ¡mágico! Vuela desde la pasarela para aterrizar directamente en tu cabeza. Olvídalo como complemento exclusivo de bodas y conviértelo en un accesorio de tu vida diaria. ¿Te atreves?

Texto: Lucía Villalón. Foto: Monic - 20/05/2009
Tocados para quitarse el sombrero

Para ir a una boda, para fiestas y eventos, para una cena con amigos y, ¿por qué no?, para ir de compras. Desde hace un tiempo, el tocado está adquiriendo un gran protagonismo y cada vez se adapta mejor a los diferentes looks. Antes era un complemento de bodas y ceremonias elegantes y ahora es cada vez más frecuente verlo por la calle. Como explica la diseñadora de tocados Nila Taranco, “gracias a la gente más joven, los tocados se están introduciendo en celebraciones más usuales y en situaciones comunes propias de la rutina diaria, llegando a lucir el complemento como parte esencial de su look”. Este accesorio tan chic llega a nuestros días convertido en un gran icono de moda que se impone entre las mujeres más estilosas, dispuestas a marcar siempre la tendencia que llega directa desde las pasarelas.
Los hay de mil colores y formas. Se hacen con rafia, tules, seda, plumas, botones antiguos, velos y cualquier material que no se escape a la inmensa imaginación de sus creadoras. Elegantes, originales, vistosos... los tocados presentan un mundo de posibilidades para realzar tus peinados y todo tu look; son el toque perfecto. Con pelo largo, corto, recogido, suelto... hay millones de formas para colocárselo. La más común, y la que más favorece, es ponerlo en uno de los lados de la cabeza, justo a a la altura del ojo. “No es necesario ir vestida de una forma especial para llevar un tocado”, afirma la diseñadora Sara Vergara.
No importa que no tengas una idea determinada. Sus creadoras sólo necesitan saber el color de tu traje para hacer verdaderas obras de arte. Ana María, diseñadora de la marca Mimoki, aconseja probarse muchos modelos y muy distintos: “Normalmente la gente se sorprende, vienen con la idea de hacerse algo muy pequeño y luego el tamaño se convierte en algo secundario. Es importante ver lo que favorece a cada persona en concreto por su pelo, la forma de su cara, su estatura”. Y todas ellas coinciden en una cosa: lo más importante es no sentirse disfrazada y disfrutar de la magia del tocado. No cabe duda de que es el complemento estrella del momento, perfecto para quienes buscan un toque especial y un poco de magia.


Comentarios