Señor Pertegaz: la exposición que rinde homenaje al gran modisto

​Más allá del vestido de novia de doña Letizia, el creador aragonés definió la elegancia de la mujer española durante ocho décadas y le otorgó una modernidad que ahora es motivo de una exposición.

Lo más popular

Manuel, ¡qué traje me has hecho!". No fue la única mujer que se lo dijo al ver su traje de novia, pero las palabras de la periodista Letizia Ortiz en 2004 se le quedaron grabadas al veterano modisto. La historia quiso que ese niño que un día salió de un pueblecito de Teruel (Olba, 1918-Barcelona, 2014) para buscar fortuna en Barcelona vistiera en el día de su boda a toda una reina.

Doña Letizia le dio total libertad para crear un vestido que ya es historia de España
Publicidad

Curiosamente, ese mediático traje no está presente en la exposición que a partir del 9 de septiembre se podrá disfrutar en la sala Canal Isabel II, en Madrid, sobre la figura de Manuel Pertegaz: "No hemos querido que un único vestido eclipse el resto de la obra de este señor de la moda", asegura Amalia Descalzo, doctora en Historia del arte por la UAM, profesora de cultura y moda en ISEM Fashion Business School y comisaria de la muestra junto a Raúl Marina. Tiene razón: un solo vestido no puede contar toda la historia del gran Pertegaz.

Lo más popular

La muestra expone setenta diseños del modisto, un recorrido desde sus comienzos en los años cuarenta hasta el final de su carrera, con una especial incidencia en su dedicación a la alta costura y su acertado paso al prêt-à-porter.

Un camaleón de la moda

"Pertegaz se adaptó a todos los cambios pero siempre manteniendo su estilo. Vivió el declive de la alta costura porque la sociedad cambia también. A finales de los años sesenta hay nuevos sectores de la población que empiezan a tomar el control de la moda, mujeres que acceden a nuevas posiciones y demandan nuevas prendas menos elaboradas. Su prêt-à-porter es muy cuidado, con muchas influencias de la alta costura, dándole mucha importancia al corte, a los materiales... y aunque del mismo diseño se saquen diferentes modelos en distintos tallajes, un Pertegaz no pierde nunca su esencia de calidad", afirma Amalia.

En las imágenes: la reina Sofía vestida por el modista; el mono con flecos de porcelana que diseñó para Salomé en Eurovision 1969 (y que pesaba nada menos que 14 kilos) y Pertegaz con una de sus modelos.

No es la primera vez que los vestidos del genio turolense llegan a los museos. En 2004, el Reina Sofía dedicaba parte de sus salas a las creaciones de Pertegaz bajo la dirección de Elio Berhanyer, otro de los grandes nombre de la alta costura en España junto a Balenciaga, Pedro Rodríguez o Paco Rabanne.

En esa ocasión la estrella era el vestido 'eurovisivo' de Salomé y los bocetos del traje nupcial de la (por entonces) princesa de Asturias: "Ahora tenemos un vestido del año 1947 cedido por la Fundación Pertegaz que es una maravilla, aunque sin duda la gran estrella es un abrigo de cóctel en color verde que llevó la modelo Suzy Parker en una sesión de fotos en la plaza de Santa Ana de Madrid en 1954. Es un abrigo totalmente moderno, actual, que además da buena cuenta de la importancia del modisto español a nivel internacional", nos adelanta la comisaria, que nos indica que en la muestra se verá un fashion film creado por Eugenio Recuenco y protagonizado por la modelo Vanesa Lorenzo, donde los vestidos cobran vida.

El 'no' a Christian Dior

Pertegaz cosió la moda en España durante casi ocho décadas, pero si hay un botón que brilla con fuerza en su biografía es su negativa a suceder al mismísimo Christian Dior. La muerte repentina del monsieur de la moda en 1957 hizo que su nombre se propusiera como nuevo director jefe de la casa francesa. El diseñador decidió en ese momento quedarse en España y dar la oportunidad a un jovencísimo Yves Saint Laurent de crecer en los talleres de la maison.

"Manuel tuvo que vestir a una España muy dura –comenta Amalia Descalzo–. Dio respuesta a esa aristocracia y esa alta burguesía en unos años donde había un gran hermetismo. No podían, ni necesitaban, salir a París porque él siempre estaba al tanto de las tendencias. Siempre supo moverse con maestría".

Desde su taller en la avenida Diagonal en Barcelona, donde se instaló con apenas 25 años tras entrar a trabajar con 12 en Sastrería Angulo para aprender el oficio, hasta sus boutiques en Madrid (primero en Hermosilla, luego en el paseo de la Castellana y más tarde en un chalet de El Viso, siempre con su sobrina Dione al frente), Pertegaz comprendió esa nueva España que despertaba de la posguerra y soñaba con los diseños del New Look: "Hizo moda juvenil y consiguió que las españolas dejaran de ser rígidas y tradicionales y pasaran a ser modernas. Las chicas Pertegaz en los cincuenta, en los sesenta y en los setenta representaban el futuro, todo lo que estaba por llegar: lo que hoy seguimos viendo en la calle", mantenía la periodista de moda Margarita Riviére.

Publicidad

De hecho, el cine siempre fue uno de sus grandes referentes. Quería que las señoras actuaran con la elegancia de Katherine Hepburn o se movieran como Rita Hayworth en 'Gilda' y a sus modelos siempre les repetía: "No saquéis pecho ni pompis". La actriz Teresa Gimpera, que trabajó muchos años como modelo en sus desfiles, recordaba en su funeral en la pequeña ermita de San Jaime (Barcelona) sus simpáticas palabras: "Señorita Gimpera, esconda el sexy por favor".

Sus diseños en Nueva York

Pertegaz fue un enamorado de las mujeres, a las que supo vestir y comprender. En Barcelona sería recordado durante años el vestido de novia que le hizo a su gran musa, Bibi Salisachs, para su boda con Juan Antonio Samaranch. Era el primer traje nupcial con abrigo incorporado –se casaron en diciembre de 1955– con corte princesa y manga caída. La cola salía del abrigo, el escote era redondo y lucía tres grandes botones en el pecho: "Nadie se atrevió a copiarlo. Había que tener mucho allure para llevar bien un vestido así", recordaba Coqui Malagrida, mítica periodista de sociedad de la Ciudad Condal.

Lo más popular

"Solo veo la belleza. Lo que no me gusta, ya no lo veo. Es una estrategia que sirve para trabajar y también sirve para vivir", explicó en sus últimos años de carrera, cuando todavía estaba en activo en su torreón de San Jaime, despachando encargos nupciales, creando nuevas líneas de joyas o incluso lanzando su primera línea de ropa masculina.

Ava Gardner, Grace Kelly

Vistió a Lola Flores, a Carmen Sevilla, a Carmen Polo, a su hija, a la reina Sofía... y también a actrices como Ava Gardner, Grace Kelly, Audrey Hepburn o Paulette Goddard, la cual reconoció que solo le pagó la mitad de todo lo que le debía por sus diseños de alta costura. Para Pertegaz era un honor.

Y triunfó en EE.UU. Fue el primer diseñador español que vendió sus modelos en la neoyorquina Quinta Avenida, que recibió el 'Oscar' de la Costura de la Universidad de Harvard o que lanzó un perfume con su nombre a escala global en 1965. Dentro de nuestras fronteras, Pertegaz fue el primero en recibir el Premio Nacional de Diseño de Moda: "Es el señor de la moda", señalaba entonces su hombre de confianza, Ángel Tribaldos, que sigue al frente de Pertegaz Studio, junto a las sobrinas del creador y Belén, la que fuera su eterna secretaria y mano derecha: "Desde el actual Pertegaz nos han puesto todo tipo de facilidades. Un 90 % de los trajes que exhibimos en la sala Canal Isabel II son de ellos. Se nota que Antonio y Belén siguen amando la figura del diseñador. No intentan ocultar nada, quieren que se conozca y se reconozca a este talento único", comenta la profesora Amalia Descalzo.

La sombra del pasado de Pertegaz es alargada y el futuro esperanzador. Si Vionnet, Schiaparelli o Azzaro han vuelto con fuerza a las pasarelas, la casa Pertegaz debería hacerlo también de la mano de su nueva directora creativa, la estadounidense Carrie van Hise, cuya colección ya está disponible en los diferentes corners de El Corte Inglés o en la tienda online. Pertegaz sigue vendiendo en más de 30 países de todo el mundo y tiene un proyecto para volver a abrir en breve una tienda propia bajo su marca en una de las principales ciudades españolas.

Sería el mejor homenaje, junto con las retrospectivas en los museos, que pudiera hacerse a este modisto menudo con mirada inteligente que destacó por su enorme capacidad para adaptarse a los sucesivos cambios de perspectiva durante su larga carrera. Como él mismo dijo: "Mi vida ha estado por completo dedicada a la moda. Es este un duro y apasionante trabajo que requiere facultades, resistencia y la fuerza de un coloso, de un gigante... Pero ha merecido la pena, siempre rodeado de grandes mujeres".

Nuevo Pertegaz

Desde que la diseñadora Carrie Van Hise se puso al frente de Pertegaz, la marca ha recuperado sus estampados icónicos, como los lunares, y diseñado un nuevo icono, el bird, un elegante pájaro que está presente en broches, bolsos, pañuelos y otros complementos.

More from Ar Revista: