Lautem: el bolso español que todas desean

Lautem es el sueño de una arquitecta y de su pareja que decidieron dejarlo todo para dedicarse a hacer bolsos. Fabricados artesanalmente en Ubrique, han seducido a celebrities como Emma Watson o Solange Knowles. Ahora conquistan el continente asiático mientras preparan una nueva línea masculina.

Lo más popular

Marzo de 2015. Semana de la Moda de París. Solange Knowles, la hermana menor de Beyoncé, deslumbra en su streetstyle con un look total red. En su mano, un original bolso en forma de cajita se convierte en protagonista de las muchas instantáneas tomadas durante esa jornada. A los pocos días lo vuelve a lucir como invitada al desfile de Acne Studios. Pasados unos meses, la actriz Emma Watson se decanta por un modelo muy parecido durante la promoción de su película Regresión.

Solange Knowles repitió bolso de la marca durante el desfile de Acne Studios
Publicidad

Así, con grandes dosis de casualidad, se produce el salto a la fama de Lautem, una firma de bolsos made in Spain, y de su modelo más cotizado: I got Rhythm. La primera apuesta internacional de la marca había funcionado. Wolf and Badger, una tiendencita situada en el barrio londinense de Notting Hill, había sido el reclamo perfecto para los estilistas de estas dos celebrities: "Esta boutique colinda con la de Victoria Beckham. Está especializada en nuevo talento de todo el mundo. Muchos estilistas que buscan piezas distintas suelen ir a ver qué encuentran", explica Elena García, arquitecta y diseñadora de los exclusivos bolsos. Esta presentación en público tuvo su repercusión, sobre todo, para empezar a posicionarse dentro del sector de los complementos de lujo. "La verdad es que lo notamos mucho. Estábamos empezando prácticamente", reconoce Roberto Vercellotti, cofundador de la marca y pareja de Elena desde hace más de 15 años.

Lo más popular

Sin embargo, no fue la única dulce experiencia de ese año redondo. De la mano del diseñador Moisés Nieto, primero, y de la de Euphemio Fernández, tres temporadas después, conquistaron la pasarela Cibeles: "La verdad es que es precioso colaborar con los modistos y ver cómo ellos hacen su propia interpretación de tus creaciones". Aseguran que no les importaría volver a repetir y, mientras esperan una nueva oportunidad, continúan con su expansión internacional. Y es que sus bolsos ya se se venden por medio mundo: Italia, Londres, EE. UU, Dubái, Corea, China... Precisasente es el continente asiático el que más alegrías les está reportando. Un mercado en el que empezaron a cosechar éxitos gracias al boca a boca y el tirón del streetstyle: "En la primera feria que hicimos en París conocimos a una diseñadora de joyas china, Yen Yeung, que nos compró seis bolsos. Se fue a Londres y nos llamó una amiga para adquirir otros cuatro, y poco a poco veíamos que crecían nuestros seguidores asiáticos y nuestro tirón en el país", reconoce Elena. Desde entonces, se han convertido en reyes del streetstyle asiático, como demuestran plataformas sociales como Pinterest o la china Weibo: "Son chicas con una enorme capacidad para mover el producto en redes. La verdad es que hemos sido muy afortunados. Nosotros no nos hubieramos podido permitir pagar toda esa publicidad".

La arquitecta inquieta

La diseñadora Elena García .

Pero ¿cómo una arquitecta con más de una década de experiencia y un licenciado en Ciencias Internacionales y Políticas se lanzan a esta aventura? La marca nació en 2014, casi a la par que su primer hijo, Leonardo: "Salimos de unos proyectos profesionales muy duros y estábamos francamente agotados. Necesitábamos una pausa, gestionar nuestro tiempo, y empezamos a pensar en hacer algo por nuestra cuenta", describe así Elena el momento exacto en el que decidieron embarcarse de la mano en este proyecto. Su fundadora resume el reparto de tareas: "Ahora yo me encargo del diseño y de la imagen, mientras que Roberto se encarga del business y de la comunicación". De telón de fondo, una bonita historia de amor que comenzó durante una Erasmus en Lisboa que los llevó a vivir ocho años en Italia, país en el que nació Roberto y tradicionalmente ligado a la industria de la moda: "Creo que si ahora nuestra empresa tiene una vocación internacional es también gracias a aquella Erasmus", asevera Elena.

Una vez decidido que eran bolsos y no zapatos lo que querían hacer, como pensaron en un primer momento, su creadora se fue tres meses a Ubrique a aprender con los maestros artesanos. Allí conoció el trabajo con la piel, sus limitaciones, las formas de coserla, las posibilidades del montaje de las piezas... "Para un diseñador es fundamental saber cómo se puede construir cada creación". Fruto de este aprendizaje surgieron los primeros prototipos, que contaron con una buena acogida y desembocaron en el lanzamiento de la primera colección.

Publicidad

Cuando le preguntamos a Elena en qué se parece diseñar una casa y un bolso ríe: "En mucho y en nada. En ambos te enfrentas a una hoja en blanco", responde. "Los objetos también tienen que ser funcionales, pero puedes darles formas más originales y hacer mil y una combinaciones de materiales". Una cuestión de proporciones, como enuncia el lema de la firma en alusión a la conocida frase que esgrimió la mismísima Coco Chanel sobre la semejanza de estas dos disciplinas. Lo cierto es que, antes de Lautem, Elena ya había diseñado piezas de mobiliario para clientes particulares: "Lo más parecido que he hecho", confiesa. Un background que ha impregnado de influencias arquitectónicas cada uno de los productos de la marca: bolsos, carteras y correas. Unos rasgos distintivos que trasladarán a a su línea masculina, en la que están ahora mismo trabajando, y que verá la luz a finales del año que viene: "Tanto los colores como las formas que vamos a utilizar son muy unisex. En el fondo, la idea es que los puedan utilizar hombres y mujeres indistintamente", adelanta la diseñadora.

Lo más popular

Lujo con sello patrio

Pero detrás de Lautem hay toda una apuesta por la moda española y, en especial, por abrirse un hueco en el sector del lujo. Sus valores: la artesanía y la exclusividad. Todos los años, generalmente coinciendo con el periodo navideño, Lautem lanza ediciones limitadas de 40 a 60 unidades: "No nos gusta que todo el mundo lleve el mismo modelo. Incluso, hemos retirado algunos colores que en su momento se vendieron muy bien para evitar la saturación del producto", señala Roberto. La mayoría de sus bolsos, que oscilan entre los 644 y los 1.100 euros, están confeccionados en piel de becerro y prestan especial atención a los detalles. Debido al minucioso trabajo que lleva cada una de esta piezas, los tiempos de producción son lentos y los costes de fabricación elevados: "Bastantes veces tenemos problemas de stock porque nos compran mucho en muy poco tiempo y no podemos producir tan rápido", señala Elena. En el momento en el que les preguntamos si no se han pensado alguna en llevar vez la manufactura fuera de nuestras fronteras, la respuesta es tajante: "Cuando nos planteamos nuestra empresa nunca pensamos en lo que nos podían dar los demás, sino en lo que podíamos aportar. Queríamos algo que pudiésemos abarcar nosotros mismos, con nuestros recursos. Nunca hemos solicitado ayudas". Así decidieron emprender su idea directamente desde su hogar en Ponferrada (León). Y es que, siempre que pueden, no rehúsan hacer un guiño a la moda española, lamentando la falta de visibilidad de muchos nuevos diseñadores: "No tenemos nada que envidiar a ningún país, ni a italianos ni a franceses. Hay creadores maravillosos en nuestro país", sentencia Elena.

Pura artesania

Lautem interpreta el lujo con el sello de calidad de lo "hecho a mano en España". Todos los bolsos se producen en la localidad gaditana de Ubrique, cuna de los mejores peleteros, donde fabrican las principales marcas: "La piel ha sido tratada en Cataluña y las asas han sido diseñadas manualmente en una pequeña fábrica de Valencia", explica Elena. Detrás, un grupo de unas 60 de personas que trabajan con mimo cada producto. Las manos expertas de los maestros artesanos son una de las claves del éxito de sus complementos: "Empiezan desde muy jóvenes en la marroquinería y tienen muchísima habilidad. Tú tan solo tienes que guiarlos en los acabados que 
quieres conseguir y ellos hacen maravillas", señala Elena. ¿El resultado? Piezas con formas puras, geométricas y líneas rectas. Una fusión de lo funcional y lo estético, muy apegada a los principios arquitectónicos.

More from Ar Revista: