5 momentos clave de la pasarela de Milán

Las propuestas de la pasarela italiana han dejado grandes momentos. Desde los esperados estrenos de diseñadores al frente de marcas legendarias hasta las novedades de los creadores consagrados. Cinco momentos que marcarán la temporada que viene.

Lo más popular

Dolce & Gabbana: homenaje a Italia. Desde su adorada Sicilia hasta las pintorescas calles de Roma. El país sirvió como excusa a la pareja de diseñadores para ofrecer un colorista desfile compuesto por prendas estampadas con coloristas postales turísticas incluyendo vírgenes, flores y gladiadores. Una oda al mediterráneo y a sus mujeres.

Publicidad

Gucci: delicada excentricidad. En sólo dos temporadas, Alessandro Michele, el director creativo de la firma florentina ha creado un estilo tan característico y reconocible que no pasa desapercibido. Un gusto por la estética vintage cubierto por una pátina de extravangancia que se manifiesta en blusas de enorme lazada, trajes de chaqueta de colores brillantes, faldas plisadas por debajo de la rodilla y gafas de pasta.

Lo más popular

Prada: sastrería subversiva. La modernidad no está reñida con dejar de lado el clasicismo. Una dicotomía que siempre está presente en las iconoclastas colecciones de Miuccia. Chaquetas de cortes impecables con faldas asimétricas en las que se mezclan estampados y tejidos a simpre vista inconexos pero que cobran sentido sobre la pasarela. Todo ello rematado con una curiosa querencia por la ironía, manifestada en accesorios como grandes pendientes que parecían bolas de Navidad.

Roberto Cavalli: odisea ochentera. El debut de Peter Dundas (anteriormente director creativo de Pucci) al frente de la firma fue uno de los momentos más esperados de la semana. Una apuesta por mirar hacia delante rompiendo los códigos a los que nos tenía acostumbrados Mr Cavalli dominó sobre la pasarela. Dundas eligió la década de los ochenta para dar rienda suelta a su creatividad, caractetizara por cortes asimétricos, estampados llamativos, colores flúor y tejidos deslumbrantes como el lúrex.

Bottega Veneta: etiqueta sport. Con una colección pensada para estar al aire libre, Tomas Maier fue uno de los más aplaudidos de Milán. Estampado de leopardo en chaquetas bomber y conjuntos de traje pantalón en una suerte de camuflaje chic que transportan hasta la cubierta de un yate. Una elegancia que se consumó en los vestidos que, a modo de lienzos, combinaban diversos tejidos supersupestos.