Bodas de invierno

Resolvemos tus dudas de estilo.

Está claro que recibir una invitación a una boda de verano supone inmediatamente en soñar con vestidos en movimiento, ligeros, románticos, sandalias y detalles que hacen que tu look sea pan comido. Sin embargo, algo realmente distinto pasa cuando recibes una invitación para una boda en otoño o en invierno. El frío hace que sea todo un reto y nos asaltan preguntas del tipo: ¿pareceré tonta si voy en sandalias?, ¿medias sí o medias no?, ¿vestido de cóctel o traje de chaqueta y pantalón?, ¿qué abrigo?... ¿Te pasa lo mismo que a nosotras? Perfecto, estás en el lugar correcto.

Publicidad

​¿Con qué me abrigo?

De los abrigos trapecio a las capas, de las afamadas bikers en versión deluxe a las estolas maxi. Apuesta por un abrigo XL con un vestido midi, una cazadora o capa corta si tu vestido es largo o un abrigo midi con un vestido de largo hacia la rodilla pero por favor, no pases frío. Invertir en una pieza especial hoy en día ya no te supondrá tanto esfuerzo porque podrás amortizarlo de forma chic en tu día a día. Eso de tener prendas "reservadas", ya no se lleva. 


Foto: Confesiones de una boda. 


​Sombrero: ¿sí o no?

Que esté nublado no quiere decir que el sombrero esté vetado en invierno. Puedes optar por modelos con materiales propios de la estación o bordados memorables para acompañar un recogido romántico. Y si no, el tocado es deporte nacional. Acompañar tu elección acorde con los tonos estacionales, hará que gane puntos. 

Foto: Confesiones de una boda


Publicidad

​¿Medias sí o medias no?

Definitivamente, sí. Y es cuestión de lógica. Es mucho mejor estar cálida y cómoda que incómoda todo el día y llevarte una gripe a casa de regalo. Además, hay opciones muy 'cool' para vestir las medias. ¿Nuestras favoritas? Las tupidas en tonos invernales (negros, azules marinos, berenjenas…) o con cierta transparencia en plumetti. 

​Complementos vivos

Serán claves en las bodas de invierno. ¿Por qué? El frío hará que tonalidades como el verde, el aguamarina, el coral o el frambuesa queden como segundas opciones y ganen los tonos mostaza, negros (sí, después hablaremos de él), burdeos o azules marinos. En estos casos, pon todo el acento en los complementos. Por ejemplo, en bolsos de tonos vivos o joyas brillantes. 

Publicidad

​Colores

Tienes una infinidad de tonos en la paleta para este momento del año y tu look de invitada de invierno. Nuestros preferidos: el verde bosque, el burdeos, el mostaza, el azul navy y el intenso rojo. 

Foto: Ms. Treinta


¿Pantalón o vestido?

Ya que asistirás a más de una boda en verano, es un buen momento para atreverte con otra idea: el traje masculino. Hazlo con estilo. Y nos referimos a hacerlo como lo hizo Charlize Theron en Cannes, por ejemplo. Apuesta por un pantalón recto o ligeramente acampanado de acabado satinado, americana satinada abierta, una blusa de seda y una gargantilla que quite el hipo. 

Publicidad

​Combinaciones que ganan

Las bodas de invierno tienen cosas maravillosas imposibles de llevar a cabo si son en verano. Por ejemplo, la combinación de una falda de chifon con un jersey de lana o mohair. Y además, son parejas de éxito seguro. Los polos opuestos, se atraen. 

Propuesta de opuestos

Una pareja de opuestos en versión maxi. 

Jersey de J.Crew.

Publicidad

​A tus pies

Unas sandalias en invierno pueden ser, literalmente, la muerte en tus pies. ¿Por qué llegar a ese límite si puedes lucir salones de tacón, zapatos peep-toe o, incluso, botines? Las opciones son infinitas y nuestra sugerencia es atreverte con los colores y texturas. Por ejemplo, con un look en tonos oscuros, apostar por los metalizados en el calzado o acabados como el terciopelo. 

Botines de Jimmy Choo.

​¿Iré bien si voy de negro?

Irás PERFECTA. La norma que le excluía de los armarios de invitadas a bodas, se extinguió. Eso sí, añade detalles o pinceladas de color que aporten singularidad a tu estilismo y no lo dejen excesivamente plano, bien en el estampado de alguna de las prendas, bien a través de los accesorios.