David Bustamante: "Uno aprende lo que es amar cuando tiene un hijo"

Aunque todos le conocemos por su faceta de cantante, David Bustamante demuestra siempre que puede, como así lo atestigua en sus redes sociales, que antes de nada es padre y esposo.

Lo más popular

Padre de Daniella que desde que nació, hace siete años, le robó el corazón, y esposo de Paula Echevarría, la mujer con la que ha conseguido formar un hogar en el que se respira alegría, cariño y mucho amor. Hablamos con él en plena promoción de su nuevo perfume, Esencia in Black, su sexta fragancia en cinco años. Con la naturalidad que le caracteriza y lejos de poner únicamente su nombre, David se ha implicado de lleno en esta nueva creación: "Quería un aroma más varonil, más maduro, más de noche, pero que tuviera algo diferente que rompiera con lo que había". Creado a su imagen y semejanza, es el aroma de un Bustamante más adulto. A pesar de que está a punto de embarcarse en un nuevo proyecto profesional que le llevará a Los Ángeles y México, es precisamente de su faceta menos conocida, la de padre, la que hoy pone al descubierto.

Publicidad

Ahora vas a viajar fuera de España para grabar tu próximo disco. ¿Tu familia va contigo?No, porque Daniella tiene que ir al colegio y Paula empieza a rodar. De todas formas, hace siete años decidí no viajar tanto y no fortalecer mi carrera en el extranjero, porque no quería perderme momentos de mi hija. Soy un artista internacional, pero pasar cuatro meses alejado de Daniella en sus primeros años me parecía excesivamente duro. Me acuerdo de un disco que me fui a grabar fuera y dejé a mi niña gateando... y cuando volví me esperó de pie. Eso me mató. Mi prioridad es mi hogar y si eso no está bien no soy capaz de emprender ningún proyecto. Ahora me noto fuerte para ir unos días y mi mujer y mi hija me animan a que vaya a Los Ángeles a grabar. En un futuro, quizá sea positivo establecernos en EE.UU. y que Daniela estudie en un colegio de allí…

Lo más popular

Por lo que cuentas, veo que eres un padre comprometido…

Por supuesto. Daniella es lo más grande y lo más bonito de mi vida. Yo no he sido padre porque sí, lo soy porque me gusta vivirla, disfrutarla cada día y, a veces, sufrirla, como cuando tienes que corregirla o ayudarla. Además, puedo aprovechar que mi trabajo también me permite tener tiempo libre para poder disfrutar de ella y enseñarle muchas cosas.

¿Cómo organizáis el día a día?

¡Benditos abuelos! Desde aquí quiero homenajearlos, que ahora en las puertas de los colegios hay muchos. Tenemos la suerte de que tanto mis suegros como mis padres nos ayudan muchísimo. Luego, cuando Paula y yo estamos libres, nos encargamos de todo...

¿Cómo os repartís las tareas?

Yo, que soy más niño, soy el que juega, y Paula se encarga más de los deberes. Será porque tiene más estudios que yo [risas]. La niña lo identifica y llama a uno u otro según lo que quiera. En general, somos una piña. Nos llevamos muy bien los tres.

Se os ve como una familia feliz...

Si, está claro que todo el mundo tiene momentos buenos y malos en su vida, pero lo que hay que intentar es que el hogar sea un ambiente agradable: creo que es básico para que un niño crezca sano. Emocionalmente tiene que haber amor, sonrisas, besos, afecto, risas... y yo intento provocar eso todos los días. Puedo estar mal, pero cuando abro la puerta de casa y Daniela suelta: "¡¡Llegó papá!", comienza la fiesta. Creo que este es un ejercicio que deberíamos hacer todos los padres, porque a los niños las discusiones entre adultos les hacen mucho daño y eso marca su personalidad, y tenemos que hacer un esfuerzo diario para que el ambiente sea el mejor.

Fuiste padre con 26 años. Estaba claro que querías tener una familia pronto...Sí, quería hacerlo joven, pero además coincidió con lo más importante: encontré a la persona en el momento adecuado. A esto hay que sumar que tuvimos la suerte de tener estabilidad económica, unos trabajos que nos permitían tener una casa, unas atenciones... Porque hay que tener conciencia: los hijos no se pueden tener de cualquier manera, tienen que venir a sumar, no a restar, a alegrarnos la vida. No pueden sufrir, y por eso es importante buscar el momento adecuado.

¿Y ahora es el momento de aumentar la familia?No, ya es tarde. Si lo hubiéramos querido lo habríamos tenido antes. Estamos muy contentos y felices y nos sentimos realizados con Daniela, que recibe todas nuestras atenciones y mimos

¿Cómo os cambió la vida cuando ella llegó?

Una mujer lo tiene nueve meses dentro de ella, y para el hombre por mucho que esté ahí, es un shock, porque de repente te presentan a una personita que es tu hija, pero desde la primera milésima de segundo darías la vida por ese ser. ¡Fíjate cómo cambia! Uno aprende lo que es amar cuando tiene un hijo: puedes querer, puedes enamorarte, pero por nadie, salvo por un hijo, antepondrías su vida a la tuya. Y con eso ya está dicho todo.

Publicidad

¿Recuerdas algún consejo que te hayan dado en lo referido a la paternidad?No. Está claro que los niños no vienen con el libro de instrucciones y tú tienes que aprender todo de cero... Pero es alucinante porque es algo instintivo: de repente te das cuenta de que sabes hacer cosas que nunca habías hecho antes y sin que nadie te explique nada, lo haces y ¡lo haces bien

¿Cómo te guías a la hora de educar a Daniela?

Yo quiero que mi hija sea una persona de bien, y a las personas hay que educarlas desde el principio. Y los niños, si les dejas y permites hacer absolutamente todo, se convierten en monstruos de mayores. No me gusta regañar, pero si hace algo mal, hay que hacerlo.

Lo más popular

¿Recuerdas algún momento especial con Daniela?

Muchos, pero la primera vez que me emocioné, porque fue lo primero que le enseñé, como hizo mi padre conmigo, fue cuando aprendió a nadar: cuando ella vio que flotaba y salió nadando por primera vez, ese momento me enamoró y lo tengo grabado a fuego porque es la primera vez que me sentí padre de verdad.

Daniela tiene ya siete años. ¿Qué sientes cuándo la ves crecer?

Me da terror, mucho miedo, por muchas cosas... Al contrario que otros padres, no me preocupa que venga un novio: la tendrá que querer y cuidar, pero eso no es un problema. Mi mayor preocupación es que le hagan daño, que la vida le dé palos, como le va a dar y como nos ha dado a todos, y me da pavor que ella pueda sufrir. Ahora todo está genial, todo es felicidad, pero es ley de vida que vuele y que fracase, que se caiga y que se vuelva a levantar... Me da mucho miedo porque la quiero demasiado y me gustaría que siempre tuviera una sonrisa en la cara.

¿Y algo que lleves peor?Lo que más pereza me da es jugar a las muñecas con Daniela, porque yo de pequeño les quitaba las cabezas y la ropa para ver cómo eran... [risas] Por eso, prefiero ir a patinar o montar en bici o hasta jugar al golf con ella, que le estoy enseñando.

Teniendo un padre cantante y una madre actriz, ¿cómo es Daniela?¡La artista es ella! Yo digo que aspirante a vedete, porque si hacemos un vídeo ella tiene que estar delante. De todas formas, le gusta jugar a ser artista, igual que a todos los niños, no porque nosotros lo seamos...

Ahora que presentas tu último perfume, cuéntanos: ¿cuál es tu 'esencia'?

Dejarme llevar, no pensar mucho. Soy muy positivo, muy feliz y eso es lo que me gusta transmitir y contagiar a las personas que están a mi alrededor. Pero también me gusta seducir, verme y oler bien, y con este perfume lo hemos conseguido. Es mi obra maestra, porque su olor llama la atención y hace que al llevarlo, a tu paso, la gente se gire. Es el perfume que llevaría Grey... [risas].

Un amor en las redes "Este año cumplo diez años de casado y tengo 33, por lo que más de un tercio de mi vida he estado con Paula. Ella es la persona de mi vida", confiesa David Bustamante sobre su mujer. Y ese amor que se profesan y que comparten con su hija Daniela han querido compartirlo en las redes con todos sus fans. No en vano, David cuenta con más de dos millones y medio de seguidores en sus redes y Paula más de un millón: "Para mí la red social es una forma de agradecer y compartir algo más con las personas que hacen posible que mi vida sea así".