Las rutas favoritas de Edurne Pasaban

La montañera nos muestra sus rutas de senderismo favoritas

Lo más popular

SIERRA DE MONTSEC 

  • Localidad: Alsamora (Lérida)
  • Temporada: primavera - verano - otoño
  • Duración: 4 o 5 horas

Bailando con el vértigo en Mont Rebei

La sierra del Montsec es una cordillera calcárea de unos 40 kilómetros de longitud, dividida entre Cataluña y Aragón, en concreto entre las provincias de Lérida y Huesca. Está atravesada por dos desfiladeros: al este, Terradets, abierto por el río Noguera Pallaresa; y al oeste, Mont Rebei, por el río Noguera Ribagorzana. El desfiladero de Mont Rebei es el único de toda Cataluña que se mantiene virgen. Sus paredes llegan a alcanzar más de 500 metros de caída vertical, con puntos donde la anchura es de solo 20 metros. La ruta que propone Edurne transcurre por la sierra del Montsec, para continuar luego por el desfiladero de Mont Rebei. El recorrido comienza en el párking de La Masieta, desde donde se coge un sendero bien marcado hacia el desfiladero. Hay que atravesarlo por completo para llegar a Mast Carlet, un refugio abierto, por lo que no se encontrará más que una pequeña casa. Lo mejor es emprender el regreso por el mismo itinerario, pero Edurne recomienda salirse del sendero en una desviación que marca hacia el puente colgante del barranco de Sant Jaume, un lugar espectacular que merece la pena visitar, con 40 metros de vacío bajo los pies. Para comer productos de la zona como guisos de conejo o pollo, ensaladas del tiempo y truchas, se recomienda visitar el bar el Congost en Corça. 

Desfiladero de Mont Rebei.
Publicidad

AIGÜESTORTES

  • Localidad: Salardú- Valle de Arán (Lérida)
  • Temporada: primavera - verano - otoño
  • Duración: 4 o 5 horas

Els Encantats: lugares secretos del Pirineo

El Parque Nacional de Aigüestortes invita a descubrir uno de los paraísos más increíbles del Pirineo catalán. Sus cumbres y sus lagos hacen de los alrededores de los picos de Els Encantats (o Los Encantados) un paraíso inolvidable para la práctica del senderismo, tanto para principiantes como para expertos, gracias a la gran variedad de caminos. La ruta que propone Edurne se inicia en el hotel balneario Banhs de Tredòs. Para llegar hasta allí hay que utilizar el coche y tomar un desvío en el pueblo de Salardú que se encamina a los baños de Tredòs, donde ya hay que aparcar (durante julio y agosto suele haber unos taxis que llegan hasta el final de la pista). Es allí donde da comienzo la ascensión, que nos llevará hasta el refugio y los lagos de Colomers, un lugar de ensueño rodeado de altas cumbres nevadas. Allí hay un refugio donde se puede tomar un tentempié con productos de la zona. La vuelta al coche hay que realizarla por el mismo itinerario. A la hora de decidir dónde sentarse comer, el valle de Arán esta lleno de buenos restaurantes donde degustar comida típica de la zona: olla aranesa, setas, truchas o chuletones a la brasa. En el mismo Salardú, justo donde se toma el cruce para subir a los baños, se encuentra el restaurante Prat Aloy (www.prataloy.com), uno de los más recomendables de la zona.

Montañas Els Encantats o Los Encantados.
Lo más popular

PARQUE NATURAL DE AIZKORRI

  • Localidad: Oñati-Aranzu (Guipúzcoa)
  • Temporada: primavera - verano - otoño
  • Duración: 6 horas con la comida

En el techo de Euskadi

En esta sierra que alberga las cumbres más altas de Euskadi es posible conocer de cerca la naturaleza y la cultura milenaria del País Vasco. La ruta se inicia en el impresionante santuario de Arantzazu, virgen patrona de Guipúzcoa. De allí parte un camino que sube hasta las campas de Urbia, con un itinerario que no tiene pérdida. Debido a su popularidad, lo que antes fue una pequeña senda, hoy es toda una avenida de montaña. La amplitud invita a disfrutar de un paseo montañés entre hayas y robles. Tras pasar un hayedo, surgen árboles que hacen sentirse como en un bosque mágico, y en primavera puede que queden las últimas nieves sin derretir. La fonda Urbia espera con sus mesas a punto para acoger a los excursionistas. Lo recomendable es reponer fuerzas con unos buenos huevos con chistorra o, para los que vengan con más fuerza (y en temporada), merece la pena probar unas buenas alubias. Por supuesto, es necesario probar el txacoli y el queso de los pastores de Urbia, donde pastan las ovejas de cuya leche se hace el tan famoso queso de Idiazabal. Al atardecer, la fonda se convierte en punto de reunión de los pastores, y el refugio acoge a centenares de montañeros los fines de semana. Desde allí hay que caminar entre los pastos de montaña hasta Eskista y descender pasando por las Txabolas de Duru hasta llegar de vuelta al santuario. Si se encuentra una borda de pastores hay que acercarse a charlar. Son refugios tranquilos donde reina la paz y donde los amantes de la naturaleza son bienvenidos.

Edurne de excursión en la sierra de Aizkorri.