Nuria Roca: "Las arrugas no me asustan"

Madre de tres hijos, presenta con su marido, Juan del Val, Lo mejor que te puede pasar, en Onda Melodía. Con él, también ha escrito dos de sus cuatro novelas. Además, tiene un blog, Los tacones de Olivia, y es embajadora de Olay en su campaña Mujeres Ynfinitas, como 'infinita' es la energía de esta valenciana imparable.

Lo más popular

Son las diez de la mañana y a pesar de que se ha levantado a las tres, como cada día, para ir a la radio, llega con una sonrisa. Madre de tres hijos, presenta con su marido, Juan del Val, Lo mejor que te puede pasar, en Onda Melodía. Con él, también ha escrito dos de sus cuatro novelas. Además, tiene un blog, Los tacones de Olivia, y es embajadora de Olay en su campaña Mujeres Ynfinitas, como 'infinita' es la energía de esta valenciana imparable. 

Publicidad

¿Cómo es trabajar codo con codo con tu marido?
Me encantaría decirte que separamos lo profesional de lo personal, pero es mentira... Es imposible no hablar las 24 horas del día de trabajo. Lo que pasa es que luego cada uno tenemos nuestro espacio dentro de la pareja, que es fundamental para tener una salud mental saneada.

¿Y cómo se organiza una familia en la que los padres se levantan a las tres de la mañana?Aunque pueda parecer duro, este horario es bueno para la conciliación familiar; de hecho, no quiero cambiarlo. Por la mañana los niños están en el colegio y nosotros llegamos a casa a las 11. Nos da tiempo a trabajar, dormir un rato, resetearnos y estar con los niños cuando llegan. 

Lo más popular

Tanto en tu blog como en el programa tratas y denuncias muchos temas de actualidad...
Sí, cuando estás al frente de un proyecto donde tú eres la voz cantante tienes que mostrar tu opinión, hacerla valer y aceptar la de los demás. Esto también tiene que ver con la edad: con 25 años hay temas que no quieres tocar y con cuarenta y tantos te preguntas por qué no habías hablado de eso antes…

Hablemos de moda. ¿Sigues las tendencias, vas a las pasarelas?
Sigo la moda a través de las revistas. No tengo tiempo para ir a las pasarelas, salvo cuando se trata de algún amigo. También estoy al tanto de las tendencias, de lo que se lleva, para luego hacer lo que me da la gana [risas]. Lo que me sienta bien, pues me lo pongo y no me importa que sea de hace tres temporadas atrás. Lo que no me voy a poner es algo que no va conmigo aunque se lleve.

Vamos, que eres de las que saben qué es lo que hay que tapar...
Cuando llevas muchos años conviviendo contigo misma sabes que tienes que potenciar aquello que te va bien y disimular lo menos bonito que tengas. 

¿Cómo te defines a la hora de vestir?
Me gusta mucho la ropa vintage, aunque a la hora de ponérmela no me atrevo mucho, pero me encanta conseguir piezas especiales y lo guardo todo. Lo que tengo en mi armario es un pequeño tesoro que espero que a mi hija Olivia le guste. En cuanto a la forma de vestir, depende del estado de ánimo: si un día me siento superdeportiva, ese día me falta completar el look con una raqueta; el día que me siento lady, más lady que nadie... Yo creo que la moda está para divertirse y para jugar,

¿Tu mejor compra de mercadillo?
Una falda de los setenta ¡maravillosa! Que no me vale, pero me valdrá... Me costó siete libras en una tienda de segunda mano de Londres.

¿Hay alguna prenda a la que tengas especial cariño?
Sí, una falda de Balmain que me compré en Nueva York de segunda mano, divina... Y un Chanel de los setenta, muy gastado, que me regalé. 

¿Qué haces para estar tan guapa, aun madrugando?
Lo fundamental es limpiar bien la piel, cosa que aprendes con los años, y luego es muy importante cuidarla con hidratación y nutrición. A mí las arrugas no me asustan. De hecho, me parece maravilloso ver a una mujer que tiene arrugas con una piel cuidada. 

¿Pasarías por el quirófano?
No. Yo pruebo todo tipo de tratamientos, pero siempre que no sean invasivos, porque me dan mucho miedo. La cara es el reflejo de tu expresión, de tu forma de ser, y así como en el cuerpo me daría más igual, la cara eres tú en esencia.

¿Qué cosméticos llevas en el bolso?
De maquillaje siempre llevo un cacao, una barra de labios para cuando me entran las ganas de ponerme el rojo, colorete y corrector de ojeras. Y cuando estoy muchas horas fuera de casa, llevo hasta una hidratante. Ahora acabo de descubrir el sérum y no puedo vivir sin él: si no me lo pongo me falta algo. 

¿Cómo te gusta maquillarte?
Depende de la ocasión. Para algo más 'festivalero' me maquillo más, pero para el día a día, máscara de pestañas, por supuesto, corrector de ojeras, colorete y labios.